Rio se llena de acentos e idiomas con visita papal

 
 

Brasileños esperan al papa Francisco para la oración dominical del Angelus, el 21 de julio de 2013, en el Vaticano.
Brasileños esperan al papa Francisco para la oración dominical del Angelus, el 21 de julio de 2013, en el Vaticano.
ALBERTO PIZZOLI / AFP/Getty Images

AP

Los cantos y oraciones se difunden en inglés, portugués y español con diferentes acentos. Son de millares de jóvenes que llegaron a las atiborradas playas de Copacabana para ver al papa Francisco, el primer pontífice latinoamericano y a quien consideran cercano a su realidad.

Sobre la famosa acera de adoquines blancos y negros de la playa en Rio de Janeiro o en la estación de metro de Cantagalo, al pie de una favela del mismo nombre, los participantes de la Jornada Mundial de la Juventud se agrupan alrededor de la fe y de la esperanza.

“Todos los días nos encontramos con jóvenes de otras partes del mundo, cada uno canta y reza en su lengua, lo que nos une a todos es Dios”, dijo Estephanie Rei, una estudiante brasileña de 22 años de la ciudad de Sao Paulo. “En los buses, en el metro, en la playa siempre que nos encontramos con otras personas que vinieron para la jornada hay cantos y oraciones en diferentes idiomas. Todos nos entendemos aunque no hablemos la lengua del otro”.

Rei habló a la salida del metro de Catangalo, donde un grupo de jóvenes entonaba cantos religiosos en inglés, en español y otros idiomas, mientras esperaban la llegada del vagón.

Rio de Janeiro, apodada como la “ciudad maravillosa”, como la famosa letra de un samba, y sus famosos símbolos --desde el Cristo del Corcovado hasta su malecón a lo largo de Copacabana e Ipanema, entre otras playas, será la que reciba al santo padre en su primera salida desde que fue elegido como cabeza de la iglesia católica en marzo.

Con sus seis millones de habitantes, esta es la ciudad que albergará por siete días al primer papa latino, el otrora cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, que tenga la iglesia católica.

Algunos de los jóvenes que han llegado a Rio se identifican con la humildad de papa Francisco, otros con las medidas adoptadas contra la corrupción en el Vaticano o con la labor de evangelización.

Pedro Lanzilotti, un administrador de condominios de 57 años, afirma que es la “primera vez que veo un papa preocupado por la angustia de la población”.

El pontífice, de 76 años, “no quiere saber nada de Castel Gandolfo… trae en su vida humildad, es simple”, destacó en relación a que el Vaticano informó en junio que el papa Francisco se abstendría de vacacionar algunas semanas, como lo han hecho sus predecesores, en Castel Gandolfo, sobre las colinas al sur de Roma, sino que permanecería en Santa Marta, una residencia en el Vaticano.

Tal vez esos gestos sean los que más han llamado la atención de José Javier Rodríguez, un joven sociólogo laboral de 24 años y quien se inscribió en 2012 desde su natal Santo Domingo, en República Dominicana, para ser voluntario de la Jornada Mundial de la Juventud como traductor al español y en portugués.

De familia católica, con un tío que es sacerdote salesiano, Rodríguez, el menor de siete hermanos, indicó que si bien la iglesia ha perdido fieles, también los ha ganado y se pone como ejemplo porque a su corta edad ya ha dado catequesis y cree que seguirá ayudando en su país.

“Así como pierde, gana (la iglesia seguidores)… aquí hay muchas personas”, dijo Rodríguez al señalar hacia un sector de la playa de Copacabana donde se observaban algunos jóvenes con credenciales o de asistentes o de voluntarios para la XXVIII edición de la Jornada, un encuentro que comenzó a realizarse en 1986.

Se calcula que Brasil tiene la mayor población de personas que se declaran católicos en el mundo con 123 millones.

En el mundo la iglesia asegura que conviven 1,200 millones de católicos y 40% de ellos están en América Latina.

La jornada en Brasil, conocida por los participantes con las siglas JMJ, fue programada por el actual papa emérito Benedicto XVI, antecesor de Francisco y quien renunció al cargo en febrero.

El lema de la jornada es “Id y haced discípulos a las Naciones” o sea evangelizar y proclamar la fe cristiana en el mundo.

Esta es la segunda jornada de la juventud realizada en América Latina. La primera coincidentemente fue realizada en 1987 en Argentina, coincidentemente el país natal del pontífice,

“Venimos cuatro personas de mi parroquia en Casablanca, formamos parte de un grupo de oración que se reúne semanalmente y promueve la evangelización de los jóvenes. Somos del grupo Renovación Carismática”, dijo el chileno Alvaro Alfaro, de 25 años.

“Siento que este Papa vino a renovar a la iglesia, a hacerla más humilde y a reforzar el trabajo de la evangelización, que se venía perdiendo. Yo que trabajo en evangelización espero que esta experiencia me ayude con el trabajo que hacemos con los jóvenes de mi comunidad”, comentó Alfaro, un estudiante de teología y profesor de religión en un colegio de Casablanca.

La venezolana Katherine Tavares se mostró emocionada de estar en Rio de Janeiro para su segunda jornada, después de participar en la anterior, de 2011 en Madrid. “Yo trabajé de voluntaria en Madrid en la parte de redes sociales y fue una experiencia enriquecedora que marcó mi vida, porque me permitió llevar la JMJ a jóvenes en todo el mundo que no podían estar presente”, comentó Tavares, una socióloga de 32 años.

En la jornada de Rio de Janeiro volvió a inscribirse de voluntaria para trabajar en redes sociales con una nueva motivación: estar cerca del primer papa latinoamericano en la historia de la iglesia.

La de Rio de Janeiro, a la que se espera asistan al menos dos millones de participantes, se realiza en un ambiente que ha estado marcado por la oleada de protestas callejeras de junio, manifestaciones sin precedentes en los últimas décadas de la historia de este país de 194 millones de habitantes.

De allí que las autoridades hayan tomado precauciones adicionales y al menos 20,000 uniformados -10,000 de ellos del ejército y el resto de la policía- se encargarán de la seguridad de la jornada, según el general del ejército José Alberto da Costa Abreu, jefe del centro coordinación de Defensa para la JMJ.

Más de El Mundo

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria