Una mezcla de vino y antigüedades en la Calle Ocho

 

igomez@elnuevoherald.com

En el ambiente de la Calle Ocho, entre vecinos, como Gamboa Barber Shop y la Casa de la Música, una mesa y un par de sillas indican la sencilla y casi inadvertida entrada a LeKoKe Wine & Bites. La sorpresa, al atravesar la puerta, es encontrarse con lo que algunos llaman una “pequeña joya” escondida en La Pequeña Habana, que incluso comparan con un lugar en el SoHo de Nueva York o con un bar de tapas estilo español.

Pero, la verdad es que sus propietarios Ronald “KoKo” Torres, cubano, y Laura Espinosa, colombiana, confiesan que nunca han estado en Europa.

“El vino y las antigüedades siempre se han mezclado bien y de ahí partió la idea de concebir la decoración de este lugar’’, dijo Torres, coleccionista de antigüedades y conocedor de vinos.

Decorado con piezas antiguas, obras de arte y muebles de maderas recicladas, LeKoke, que abrió en febrero, alberga una amplia estantería colmada de vinos italianos, españoles, franceses, argentinos, australianos, californianos; también de Sudáfrica e Israel, entre otros.

La carta invita a saborear un buen vino o una sangría con un menú sencillo servido al estilo tapa en el que no faltan las empanadas de chorizo, queso suizo y jamón con salsa de cilantro, jalapeño y ajo, los camarones al ajillo o diversas selecciones de quesos y jamones. Torres, además, crea un plato para el almuerzo todos los días y para algunas selecciones de la carta también se inspira en los antojos de sus clientes asiduos.

“El ‘sándwich Jorgito’ lo hice para un cliente que quería algo bien especial, le puse todo tipo de jamones, queso y chorizo”, destacó Torres, quien hace las veces de chef y atiende las mesas junto con dos asistentes. En la noche, lo acompaña y asiste Espinosa.

LeKoKe empezó con la idea de la pareja de tener un pequeño lugar para compartir un rato agradable con amigos y familiares, al calor de unos vinos. Pero la idea creció a negocio.

“Llegué al punto de tener más de 2,000 botellas de vino en mi casa. Compraba en subastas y mis amigos me venían a ofrecer botellas especiales”, contó Torres.

“Nunca acabas de conocer los vinos. Aparte de los tradicionales, siempre hay nuevas mezclas, de Shiraz con tempranillo, cabernet sauvignon con tempranillo, merlot o pinot noir…”, enumeró.

Aparte de probar los diferentes ejemplares que llegaban a sus manos, Torres compró libros sobre el tema y se dedicó a investigar en internet. Así se convirtió en experto.

“En el negocio siempre pruebo un vino nuevo todos los días’’, indicó.

LeKoKe partió de un local, con una gran lámpara candelabro semidestruida, que el propietario le regaló a Torres. “Yo me dediqué a restaurarla’’, dijo de la gran pieza de cristales que hoy ilumina el negocio.

El resto también lo construyeron él, su pareja y su familia en cuestión de año y medio.

“Trabajábamos hasta la madrugada, adaptamos muebles que conseguí en subastas y otros que me regalaron”.

Varios muebles para aparatos de televisión que pertenecieron a un hotel cerca del aeropuerto de Miami fueron convertidos en estantería, las mesas de una cafetería en la Universidad de Miami se repararon y pintaron y se combinaron con sillas antiguas del restaurante Smith & Wollensky y se restauró una barra de bar de 1952.

También con maderas de cedro recicladas se armó la nevera de vinos e, incluso, se le dio un lugar a un mueble donado por el pastor de una iglesia.

“Me ayudó también un ebanista, nacido en Pasto, Colombia. Logramos que todo encajara a la perfección en cada rincón del bar”.

En los estantes, aparte de botellas, también hay lugar para piezas de su colección de antigüedades como cámaras de cine, un antiguo maletín de médico o una máquina de imprimir insignias del ejército.

“El nombre de LeKoke viene de una broma, a Ronald le dicen KoKo y mi hermana, que estudió en París, le puso Lekoke para que sonara como en francés”, cuenta Espinosa.

Además de aportar el nombre, su hermana, Gisela Vergara, es también socia del lugar.

LeKoke abre de 11:30 a.m. a 8:00 p.m., de lunes a miércoles y el resto de la semana de 11:00 a.m. a 1:00 a.m., con eventos y música en vivo.

Torres, quien vino de Cuba a Miami en 1989, conoció a Espinosa cuando trabajaban en una distribuidora de productos italianos, él era el gerente y ella, su asistente.

“Eramos buenos amigos, él estaba casado”, contó Espinosa. “Ronald sufrió un accidente, se cayó de un techo y quedó muy mal físicamente. Un tiempo después su relación de pareja terminó de deteriorarse y se divorció”, agregó.

Torres empezó una nueva vida solo.

“El estaba muy deprimido y en terapias de recuperación y yo le dije que tenía una habitación extra en mi casa. Viviendo bajo el mismo techo nos volvimos más amigos y luego terminamos enamorados”, contó Espinosa, quien estaba también separada.

En el 2005, se mudaron como pareja a un apartamento, con los dos hijos de él y dos hijos de ella. Posteriormente, abrieron su primera empresa Dynasty Care, una oficina de terapia, que en la actualidad administra Espinosa, quien es flebotomista y asistente médica. Torres tiene un título como masajista y terapeuta físico.

“Los fines de semana, después del trabajo, buscábamos siempre un lugar para ir a tomar un buen vino, comer algo y disfrutar de un buen ambiente. En esas salidas surgió esa idea de una bodeguita para compartir vino y comida con familia y amigos”, concluyó espinosa.

LeKoKe está ubicado en 1225 SW 8 St., Miami.

Más de Finanzas

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria