Inmunoterapia, lo más reciente contra el cáncer

 
 

El cáncer de pulmón de Coris Shepard no respondió al tratamiento de radiación ni de quimoterapia. Actualmente está participando en un estudio clínico en Mount Sinai Medical Center de Miami Beach que ha reducido los tumores y ha eliminado otros.
El cáncer de pulmón de Coris Shepard no respondió al tratamiento de radiación ni de quimoterapia. Actualmente está participando en un estudio clínico en Mount Sinai Medical Center de Miami Beach que ha reducido los tumores y ha eliminado otros.
MARICE COHN BAND / MIAMI HERALD STAFF

aveciana@MiamiHerald.com

El tratamiento de radiación envió 21 días a Coris Shepard al hospital. Tenía el esófago quemado pero lo peor fue que, después de todo, no fue efectivo para los tumores que tenía en el pulmón izquierdo. La quimioterapia tampoco funcionó. De hecho, el cáncer creció en tamaño.

Frustrado y a punto de perder la esperanza, aceptó participar en un estudio clínico en el Centro Integral de Cáncer Mount Sinai en Miami Beach. El estudio estaba probando un nuevo fármaco. Este medicamento utilizaría el sistema inmunológico del cuerpo para combatir las células cancerosas. En abril, cuatro meses después de haber comenzado, una imagen de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) determinó que algunos tumores se habían reducido y otros habían desaparecido totalmente.

“Estaba absolutamente eufórico”, dice Shepard, quien pasa los veranos en Aventura y el resto del año en Filadelfia. “Ahora tengo esperanzas, ya que nada de lo que había intentado antes había funcionado”.

Shepard está participando en la Fase 1 del estudio MedImmune PD-L1. Mount Sinai es uno de cuatro centros en el país donde está disponible este tratamiento. La primera parte de este estudio está dirigida al cáncer de riñón, pulmón y colon así como a los cánceres letales de la piel conocidos como melanomas. Los investigadores esperan ampliar posteriormente el estudio a pacientes de cáncer de cabeza y cuello. Al igual que Shepard, los pacientes que participan en la investigación no han tenido éxito con los tratamientos convencionales.

Shepard recibió infusiones de un tratamiento experimental que utiliza el poder del sistema inmunológico del cuerpo para atacar el cáncer. La droga parece funcionar en una forma engañosamente simple pero ha tomado años de investigación para que los científicos desentrañaran la información necesaria para llegar hasta aquí.

Los expertos saben ahora que las células cancerosas utilizan un mecanismo de camuflaje para hacerse invisibles al sistema inmunológico. Esto lo logran uniendo dos proteínas. Una proteína se llama PD-1 que se encuentra en las células T, conocidas como las células guerreras del sistema inmunológico. La segunda es la PD-L1, que se encuentra en la superficie de la célula del cáncer para protegerla del ataque del sistema inmunológico del cuerpo. Shepard recibió el tratamiento dirigido a PD-L1.

Sin este “escudo” en las células cancerosas, el tumor no puede esconderse del sistema inmunológico.

El Dr. Jose Lutzky, oncólogo de Mount Sinai, dice que los primeros resultados mostraron que el tratamiento ha tenido éxito en reducir los tumores, pero también advierte que el experimento está en una fase muy temprana. La Fase 1 del estudio clínico busca aumentar muy lentamente las dosis de un medicamento para determinar cuál es la cantidad óptima que hace el mayor bien con el menor daño.

“Hay muchos pasos involucrados en este proceso (utilizando la inmunoterapia) y estamos comenzando a descubrirlos”, dice. “Mientras, hemos logrado una reducción significativa del tumor, y estamos intentando encontrar la dosis adecuada. Sabemos también que el bloqueo que presentan las células cancerosas va a variar de tumor a tumor”.

El estudio MedImmune PD-L1 no es el único dirigido a la proteína que permite a las células del cáncer hacerse invisibles al sistema inmunológico del cuerpo. Otras compañías, incluyendo Merck, Bristol-Meyers Squibb y Genentech/Roche, están desarrollando fármacos dirigidos a PD-L1 o a la molécula que se une a la misma (PD-1).

Todo ello aumenta el entusiasmo de la comunidad investigativa en el uso de la inmunoterapia como un nuevo tratamiento más prometedor para el cáncer. De hecho, varios medicamentos inmunosupresores, que están todavía en la fase experimental, fueron el principal tema de conversación de la reunión de la Asociación Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology) celebrada en junio en Chicago. Estos nuevos agentes estimulan el sistema inmunológico natural del cuerpo para ir tras las células cancerosas, tal como harían en el caso de una infección bacteriana. Aún más, el concepto ha demostrado funcionar en algunos tipos de cáncer. Provenge, la primera inmunoterapia para el cáncer, fue aprobada en el 2010 para los tumores de próstata, y Yervoy, aprobada un año más tarde, para el melanoma que ha hecho metástasis.

Otro tratamiento inmunosupresor bajo estudio en la Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami es el que lleva a cabo el laboratorio del Dr. Glen Barber, profesor y director del Departamento de Biología Celular. La investigación está centrada en conocer cómo un virus terapéutico, conocido como virus de estomatitis vesicular (VSV, por sus siglas en inglés), es capaz de destruir células cancerosas manteniendo intactas las células normales saludables.

“Todas las células cancerosas son extraordinariamente sensibles a los virus”, dice Barber. “Tienen un tipo de defecto respecto a eso”.

Utilizando el conocimiento de que los cánceres son susceptibles a la replicación de virus y que, por lo tanto, mueren fácilmente después de una infección, Barber y su equipo lo probaron primero en células de animales. ¿Los resultados? Las células normales no permitieron replicar el VSV, pero las células cancerosas reventaron y murieron.

En el proceso de eliminar la infección del virus “el cuerpo responde comiéndose las células infectadas con el virus. Limpia y ataca las células cancerosas”, añade.

Probado inicialmente en ratones, ratas y monos Rhesus, el VSV está en la Fase I de estudios para el tratamiento de cáncer del hígado, en la Universidad de Miami en conjunto con la Clínica Mayo en Rochester, en Minnesota y en la de Scottsdale, en Arizona. Esto significa que los científicos están utilizando “dosis muy bajas ya que el tratamiento es muy conservador” para determinar tanto la eficacia como la falta de toxicidad. Los pacientes reciben en el virus también un gen estimulador inmune e interferón beta.

Aunque satisfecho por el progreso del experimento, Barber advierte que el público no debe esperar una cura de la noche a la mañana. “Es un proceso tremendamente complicado y tenemos mucho todavía por descifrar”, dice Barber, director asociado de Investigación Básica en el Centro de Cuidado Integral de Cáncer Sylvester. “Hay mucho trabajo por hacer y toma tiempo”.

Más de Reportes

  • La disfunción eréctil es un problema común pero pocos buscan ayuda

    La disfunción eréctil es un problema común entre hombres mayores de 40 años, pero muchos no buscan tratamiento

  •  

El Dr Ashwin Mehta practica yoga durante 20 minutos para poder manejar el estrés de ser el director médico de Medicina Integral de Sylvester Comprehensive Cancer Center.

    Los secretos para menos estrés

    El estrés crónico está vinculado a las seis principales causas de muerte: enfermedades del corazón, cáncer, enfermedades del pulmón, accidentes, cirrosis hepática y suicidio. Es tiempo de deshacerse de él.El estrés puede afectar el cerebro, la tiroides, los niveles de azúcar, reducir la densidad ósea y el tejido muscular, aumentar la presión sanguínea, reducir la capacidad inmune y la habilidad para sanar

  •  

David Gandell después de la cirugía, en el 2007.

    El cáncer testicular, difícil de detectar

    El cáncer es más común en los hombres entre las edades de 20 a 35 años

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria