The Wolverine

The Wolverine: Ojalá la próxima sea mejor

 

Crítica de cine/El Nuevo Herald

Una vez más regresa el australiano Hugh Jackman ( Les Misérables) con su enorme musculatura y garras de lobezno a protagonizar una nueva aventura de Logan, esta vez en escenario nipón. Con James Mangold en la dirección de este reboot del “Hombre X” de Marvel, Logan, contrariamente al motivo inicial que lo trae a esta lejana tierra –despedirse de Yashida, amigo japonés al que salvó de la muerte en una guerra hace muchos años– es sorprendido aquí con nueva tarea que cumplir y, como buen guerrero, se entrega a ella en cuerpo y alma.

Siempre dispuesto a clavar sus garras a monstruos y supervillanos, Logan es sin embargo amable y protector con las damas –aunque no con la maléfica Viper. Se trata de sus nuevas amigas japonesas: la pelirroja Yukio (Rila Fukushima), recogida cuando niña por Yashida, que ha logrado meter en la bañera a este greñudo ermitaño, y la bella y sofisticada Mariko (Tao Okamoto), heredera de la mayor fortuna del Japón. La vida de Mariko corre peligro, pero ya tiene quien la salve.

El mutante inspirado en el cómic de Frank Miller y Chris Claremont, está cansado aquí de su inmortalidad: lleva más de un siglo dando tumbos y no ha encontrado una buena razón para seguir viviendo eternamente. Y ahora algo le hace casi perder su extraordinario poder curativo, provocando que sienta el dolor de las heridas.

La pelirroja es vidente y ha soñado la muerte de Logan (Lobezno o Wolverine) ¿Se cumplirá su pronóstico? De cualquier manera Logan es muy popular y siempre podrá renacer en el mundo de Marvel. De hecho estará en el 2014 en X-Men: Days of Future Past. Aunque la presente entrega que lleva su nombre, The Wolverine, no le hace mucho favor a la saga. A pesar de que la inicial relación del japonés soldado y el mutante prometía una buena historia, las continuas –aunque espectaculares– escenas de acción con ninjas y otros villanos que interrumpen la narración cada pocos minutos, terminan por imponerse a la línea argumental. Y, claro, de acción se trata, y ciertos momentos no aportan mucho al desarrollo dramático, como la reiterada aparición en el subconsciente del mutante de un personaje de su pasado.

Queda esperar si es mejor X-Men: Days of Future Past, que se anuncia para los fans de la saga en una escena en los créditos finales. • 

Más de Cine

  •  

Chloe Grace Moretz en ‘If I Stay’, dirigido por R.J. Cutler.

    Chloe Grace Moretz

    Chloe Grace Moretz: la chica del momento

    En Vscore, el índice de popularidad del semanario Variety, Chloe Grace Moretz figura como la que encabeza la lista de las estrellas adolescentes, algo que evidentemente se refleja en que, con 17 años recién cumplidos, tenga cinco películas terminadas. Según la actriz, todo se debe simplemente a lo mucho que disfruta cada vez que se marcha a trabajar.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Escena</span> del documental Dinosaur 13, dirigido por Todd Miller.

    Dinosaur 13

    Dinosaur 13: la triste y peliaguda historia del dinosaurio Sue

    El tema de los dinosaurios, personajes preferidos de la cultura popular y de los chicos y grandes que amaron Jurassic Park, tiene mucho de fantástico y novelesco. Pero la historia que cuenta este filme que hubiera podido llamarse Historia de un secuestro o Salvando al dinosaurio Sue, es en realidad un interesante y dramático documento real. Los propios protagonistas de los hechos cuentan el increíble descubrimiento que, en 1990, hicieron de una magnífica especie, el Tyrannosaurus Rex número 13. Con un 80 por ciento de su estructura ósea, era el más grande T. Rex que se había encontrado jamás.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Clarisse Abujamra</span>, Walmor Chagas y, de espaldas, Vladimir Brichta, en A ‘Coleção Invisível’, dirigida por Bernard Attal.

    The Invisible Collection

    The Invisible Collection: la ilusión de aferrarse a lo querido

    A Coleção Invisível, de Bernard Attal, se inspira en el relato homónimo de Stefan Zweig, publicado en 1925. El célebre escritor austriaco tomó como escenario la inflación económica alemana de principios de siglo pasado para su magnífica historia, y Attal ambienta su trama en otra crisis, otro tiempo y otro hemisferio: los años 1980 del Brasil, y la ruina ocasionada por una plaga, “escoba de brujas”, que devastó las plantaciones de cacao de la región de Bahía. En este ambiente, el cineasta introduce a los personajes de Zweig, el viejo coleccionista ciego, su familia y el inoportuno forastero que viene a alterar la relativa armonía familiar.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria