I Give it a Year

I Give it a Year: una ruptura anunciada

 

Crítica de cine/El Nuevo Herald

Mal comienzan las nupcias de Josh y Nat cuando al sacerdote que los está casando, en el momento de pronunciar “los declaro marido y mujer”, le da un acceso de tos de tal categoría que el padrino de la boda tiene que darle de beber de la copa que ha llenado en la misma pila de agua bendita. “Les doy un año”, comenta una amiga que parece conocerlos bien. Con esta “buena vibra” los recién casados salen de la iglesia bajo una lluvia de pétalos de rosa y fondo musical de Vivaldi. Y tras el banquete, lanzan globos al cielo estrellado, como en las bodas románticas del cine.

Un minuto después comienza a cumplirse el pronóstico anunciado en el título del filme. Natasha (Rose Byrne) y Josh (Rafe Spall) están en la oficina de la arrebatada terapeuta sexual que tiene más problemas que ellos. El drama es el de una pareja que no funciona, ni siquiera como personajes –él parece medio retardado, ella no expresa nada interesante– pero a ambos les cuesta aceptar esa realidad. Y luego aparecen posibles y probables sujetos de flirteo –Simon Baker como Guy y Anna Faris como Chloe –por ambas partes. ¿Serán “rollos” pasajeros o duraderos? Lo cierto es que ha pasado exactamente un año y ninguno de los dos, o más bien ninguno de los cuatro protagonistas de esta historia, es feliz.

El inglés Dan Mazar, nominado al Oscar por su guión de Borat, se estrena en la dirección con esta comedia romántica de un humor que no cuaja del todo, y la mejor nota tal vez la ponga un personaje secundario, el padrino (Stephen Merchant). Son pocos los momentos medianamente simpáticos en el filme –ni siquiera el muy estirado chiste que abre la historia con el cura de la tos (Alex MacQueen). Y ciertos parlamentos que intentan ser inteligentes, se ven fabricados y un poco pedantes. Le falta brillo y personalidad a este filme para escapar del saco de comedias ligeras de igual corte. Solo el final “infelizmente feliz” se sale de lo previsible. • 

pilayuso@yahoo.com

Más de Cine

  •  

 <span class="cutline_leadin">Jennifer Aniston</span> en ‘Life of Crime’, dirigida por Daniel Schechter.

    Life of Crime

    Life of Crime: al cine otra novela de Elmore Leonard

    En Life of Crime Jennifer Aniston resurge en un papel bastante más sustancioso que las comedias románticas que usualmente encarna. El ama de casa de sociedad, Mickey Dawson, es secuestrada por un dúo de ex convictos en su casa de Detroit –luego de golpear y encerrar en un clóset al amiguito del country club (Will Forte), que pasaba por ahí en mal momento– y esperan que el pudiente señor Dawson (Tim Robbins) pague el rescate. El problema es que el corrupto marido que se da escapadas con su amante Melanie (Isla Fisher), más lista que él y que todos los malos de la película, no parece tener prisa en soltar un centavo por la vida de su esposa.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Maggie Gyllenhaal</span>, Michael Fassbender y Domhnall Gleeson en ‘Frank’, dirigido por Lenny Abrahamson.

    Frank

    Frank: el hombre de la cabeza de papier-mâché

    Esta es la historia de Frank, cabeza, literalmente, de una banda musical, quien lleva una gran máscara como disfraz, y lidera el grupo al que por rara circunstancia se une el joven tecladista Jon (Domhnall Gleeson). El filme, de Lenny Abrahamson se inspira en la historia real de su guionista Jon Ronson, ex miembro del grupo The Freshies quien, a 26 años de su paso por la banda, escribió el artículo en The Guardian: Frank Sidebottom: la verdadera historia del hombre detrás de la máscara, en el que cuenta su experiencia junto a aquel extraño músico de pop de nombre real Chris Sievey, “un hombre aún más excéntrico que su alter ego de papier mâché”.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Daniel Candía</span> en el filme chileno ‘To Kill a Man’, ganador en Sundance y dirigido por Alejandro Fernández Almendras.

    To Kill a Man

    To Kill a Man: tomar la justicia por su mano

    Jorge (Daniel Candía) y su familia son asiduamente agredidos por unos delincuentes de su vecindad en Tomé, Chile. Luego de un incidente que deja al hijo de Jorge en el hospital y una corta estancia en prisión del cabecilla del grupo, un tipo llamado “el Kalule” (Daniel Antivilo), las vejaciones y amenazas se han hecho cada vez más temibles. Las denuncias a la policía, que se limita a tomar notas y recoger “antecedentes”, no han servido de nada. La ley es inoperante.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria