Casa Vieja

Casa Vieja, con sabor colombiano

 

Especial/El Nuevo Herald

En Hammocks Boulevard está Casa Vieja, que inunda la geografía del lugar con los olores y sabores de Latinoamérica, buena mesa, diversión y música.

Los dueños son el matrimonio formado por Estela y José Estrella, que han creado un emporio en la llamada industria del ocio basándose en una ecuación sencilla: la satisfacción plena del cliente. En eso José, un veracruzano afincado desde muy joven en Nueva York, ha jugado un papel fundamental aportando toda su experiencia pues es uno de los “gurú latinos” en el mundo del entretenimiento en la llamada “capital del mundo”. Esto lo avalan sus 43 años en la industria y el haber fundado y regentado lugares como el Club Ilusiones (llamado el Palacio de la Salsa) y el Club Melao, en los tiempos en que la salsa brava reinaba a plenitud de sabor en el universo sonoro del continente.

Casa Vieja es una inmensa casa colonial colombiana en Hammocks Blvd., que tiene en su entrada un precioso automóvil de la década de 1930, que no solo invita a fotografiarse junto a este (para que sea bien chic tiene que ser con el iPhone) sino que es preámbulo visual de las lindas cosas que le siguen: un amplísimo portal donde se puede beber y comer al aire libre, y si aun es de los pocos que creen que el cigarro no daña la salud, puede entonces añadir un poco más de humo a los pulmones.

Este portal está decorado con grandes cuadros de temas tradicionales colombianos. Al entrar a la Casa se encuentra la primera línea de diversión que no es más que una barra lateral lista para los requerimientos del más exigente de los bebedores, quienes además serán atendidos por solícitas y experimentadas bartenders. El salón principal es amplio con varios sofás de madera en ambos laterales. En el centro hay mesas que dejan espacio para una confortable pista de baile frente a una tarima decorada en su parte posterior por una monumental Casa Colonial colombiana. Todo un ensueño para la nostalgia y los sentidos.

En Casa Vieja hay happy hour todos los días de 2 a 7 p.m. La rumba comienza el viernes al filo de las 10 p.m. a ritmo de rancheras y huapangos con el Mariachi Jalisco, agrupación que tiene un estilo muy particular de interpretar la música mexicana. Después de la actuación del mariachi hay un karaoke para aquellos que quieren probar suerte con el canto. Los sábados, además del siempre aclamado Mariachi Jalisco, está el bolerista cubano Héctor Contreras y para finalizar el DJ caleño Obby (Obbed Oviedo).

Héctor, que no tiene lazos familiares con Orlando Contreras pero al que sí lo unen el país de origen, el amor a un género musical y una voz prodigiosa, es un artista que siempre ha preferido vivir a la sombra, preservando su arte de comercialismos baratos y falsos oropeles. Por eso prefiere cantar en Casa Vieja donde puede interpretar sus boleros con la pasión infinita del primer amor.

El DJ Obby nació en un salón de salsa en su natal Cali y cuentan que casi con dos años de edad tocaba el cencerro a la perfección, así que toda esta explosión salsera la desborda para los bailadores la noche del sábado en Casa Vieja. Pero no crea que todo es salsa. Obby ha cargado su computadora, como un Arca de Noé musical, con los ritmos de los siete mares del mundo, así que podrá bailar desde una sensual bachata, pasando por un reggaetón hasta un repetido y enloquecedor house.

Para los que vienen con hambre hay una variedad amplísima de la cocina colombiana e internacional, y si solo quiere picar, se recomienda la Picada Rodrigo (creación de un cliente con ese apellido) y que tiene papa criolla, chicharrón de cerdo, chorizo y morcilla. Aunque muchos dicen que es una herejía gastronómica irse sin probar la famosa bandeja paisa o el bistec de churrasco.

Miguel Mora es un bailarín octogenario costarricense, que llegó a Estados Unidos al finalizar la II Guerra Mundial y que nos comenta: “Casa Vieja es un lugar acogedor, donde bailo de todo, desde swing hasta danzón. También para el matrimonio de Lucía y José Mirabal ambos empresarios de la construcción nos dicen que les gusta el lugar no solo por la comida y la música en vivo sino también por el ambiente familiar y que siempre se hacen amigos. • 

Casa Vieja Restaurant Bar, 10325 Hammocks Blvd., (305) 386-6638. Amplio parqueo gratuito.

altabanproveyer@yahoo.es

Más de Entretenimiento

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria