Reos muertos en matanza saturan morgue en Bolivia

 
 

Personal médico atiende a un hombre herido en la cárcel de Palmasola, Santa Cruz, Bolivia, el 23 de agosto de 2013.
Personal médico atiende a un hombre herido en la cárcel de Palmasola, Santa Cruz, Bolivia, el 23 de agosto de 2013.
STR / AFP/Getty Images

AP

Los reos muertos en una reyerta en el principal penal de Bolivia abarrotaban el sábado los pisos y pasillos de una morgue, mientras familiares esperaban para llevarse los cuerpos y darles sepultura un día después de la peor matanza en una cárcel del país que dejó 31 muertos y 60 heridos por pugnas de poder entre bandas rivales.

Uno de los líderes de la matanza, Luis Alberto Tórrez Rojas alias “Cocacho”, murió el sábado en un hospital público tras sufrir un trauma cerebral con lo que se elevaron a 31 los fallecidos, informó la policía y fuentes médicas.

Un camión recogió los despojos en su mayoría calcinados de una cancha dentro del penal y los llevó el sábado en la madrugada hasta la morgue del hospital San Juan de Dios en la ciudad de Santa Cruz, 540 kilómetros al este de La Paz, donde forenses hacían autopsias e identificaban los cadáveres, dijo el viceministro de Gobierno, Jorge Pérez.

La fiscal Marina Flores dijo que llevará tiempo identificar a los muertos porque una mayoría quedó calcinada.

En las afueras del penal de Palmasola, donde ocurrió el sangriento motín, mujeres desesperadas cargaban frazadas y alimentos mientras aguardaban noticias. Muchas pasaron la noche bajo una llovizna.

“Busco a mi nieto desde ayer, no figura en las listas de fallecidos y heridos pero estaba en la sección del penal donde hubo el enfrentamiento. Nadie me da razón”, dijo a la AP Olimpia, quien prefirió no dar su apellido, mientras revisaba una y otra vez un diario local.

Entre los fallecidos hay un niño de un año y medio. Murió abrazado a su padre, ambos estaban quemados, dijo el representante del Defensor del Pueblo, Celso Parada. La madre del menor entró en shock al enterarse del desenlace.

Una ley permite que los reos puedan acoger en el penal a sus hijos menores de 6 años si no hay un hogar donde puedan dejarlos. No se sabe con certeza cuántos niños había en el momento de la matanza.

Reos de un pabellón perforaron un hueco en la pared que los separaba de sus vecinos. Abrieron el grifo de un balón metálico de gas licuado para obligarlos a salir, usaron otro como lanzallamas para quemarlos y los atacaron con machetes y cuchillos. La explosión del combustible propagó el fuego. Varios murieron calcinados en el segundo piso, según el informe del ministro de Gobierno Carlos Romero.

La matanza ocurrió en la sección Chonchocorito donde purgan condenas reos peligrosos y violentos. Había 500 reos, dijo Gálvez. En todo el penal hay 5,200 incluyendo el pabellón de mujeres que está contiguo al de hombres, dijo a la AP el director de Régimen Penitenciario Ramiro Llanos.

“Estábamos durmiendo cuando los del pabellón B nos atacaron. Entraron con cuchillos, palos y machetes”, relató el preso Mario Enrique Montaño desde una cama en el hospital. El hombre tenía quemaduras en el cuerpo y cortes en los brazos.

La gobernación de Santa Cruz declaró dos días de duelo y ofreció ataúdes. Numerosa gente colmaba los hospitales para donar sangre. El presidente Evo Morales se declaró consternado pero no interrumpió su agenda. El sábado participaba de un desfile cívico en una población fronteriza en el sur.

Ubicada en las afueras de Santa Cruz, Palmasola es una ciudadela prisión donde los reos conviven en régimen abierto y hay pocas celdas. Altos muros de ladrillo y cuatro torres de vigía rodean la prisión dividida en siete secciones.

La policía custodia los exteriores pero adentro los presos se gobiernan con sus propias reglas. Hay secciones donde internos adinerados tienen agua, electricidad, televisión por cable y muebles. Hay pequeñas ventas y hasta cantinas clandestinas. En otras secciones, presos pobres se apiñan en los pasillos y pagan por un espacio a matones que mandan en el penal. Un 80% de los presos no tiene condena y están mezclados con sentenciados, dijo Parada.

“La delincuencia gobierna los penales”, recoció Llanos.

Los presos nuevos deben pagar derecho de piso desde un equivalente a 216 dólares a los capos. Se cobra según la cara y el delito del recién ingresado, dijo a la AP por teléfono un reo que pidió no ser identificado para resguardar su seguridad. Circulan drogas y alcohol. Se paga por todo y muchos policías corruptos participan de las ganancias. El control de ese dinero es causa de frecuentes disputas, agregó.

En noviembre de 2011 un video difundido en las redes sociales desató revuelo en el país. Cuatro modelos bailaban y se desnudaban en los pasillos de Chonchocorito para festejar el cumpleaños de uno de los capos.

Precisamente porque son de régimen abierto las cárceles en Bolivia no son violentas. Pero la población carcelaria se duplicó en pocos años hasta 15,000 internos con la misma infraestructura de hace años, dijo Llanos.

En su mensaje de condolencias, los obispos católicos señalaron el sábado que la tragedia de Palmasola “pone de manifiesto la débil infraestructura carcelaria y el grave problema del hacinamiento que puede convertirse en un poderoso detonante de violencia”.

Más de América Latina

  • Firma rusa denuncia una campaña de ciberespionaje en América Latina

    Una campaña de ciberespionaje que busca información militar, diplomática y gubernamental está en marcha en Latinoamérica desde el 2010 y ya ha afectado a 778 personas y entidades de países como Colombia, Ecuador y Venezuela, advirtió el martes una firma rusa de seguridad informática.

  •  

El canciller argentino Héctor Timerman (iZQ.), y el jefe de Gobierno, Jorge Capitanich, participan en una rueda de prensa el martes en la Casa Rosada en Buenos Aires.

    Argentina reclama respuesta a EEUU sobre demanda en la Corte Internacional de Justicia

    El Ejecutivo argentino elevó el martes la presión sobre el gobierno estadounidense en el marco del conflicto de la deuda e instó a Washington a pronunciarse sobre la denuncia presentada ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

  •  

 <span class="cutline_leadin">La teniente</span> Lina Maria Rios (de frente a la cámara) habla con las agentes encubiertas de su grupo élite antes de iniciar una misión en Bogotá

    Nuevo sistema de vigilancia en Colombia

    Policías encubiertos luchan contra el manoseo en Colombia

    Todas las mañanas a la hora de mayor tránsito, siete mujeres jóvenes y cuatro hombres entran en el sistema de transporte masivo de la capital, se mezclan con la multitud y esperan. Entre los empujones de los viajeros, se mantienen alertas para descubrir a los que pueden disfrutar demasiado las apretadas condiciones.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria