el informe Oppenheimer

OPPENHEIMER: La revolución educativa de México y Brasil

 
“Oppenheimer Presenta” No se pierdan el programa “Oppenheimer Presenta”, todos los domingos a las 9 p.m. en CNN en Español., y 7p.m. en CNN Latino.

Aunque la noticia no generó grandes titulares en el resto del mundo, México y Brasil acaban de aprobar históricas reformas educativas que —si se implementan tal como está planeado — podrían ayudar a que los dos países más grandes de Latinoamérica ingresen en el Primer Mundo en las próximas décadas.

Es cierto que las nuevas leyes firmadas por el presidente mexicano Enrique Peña Nieto y la presidenta brasileña Dilma Rousseff podrían diluirse a nivel estatal, donde deberán ser implementadas. Pero representan el paso más importante en más de cinco décadas para mejorar los pésimos estándares educativos de la región.

Peña Nieto firmó el 10 de septiembre un paquete de leyes educativas que introduce evaluaciones obligatorias a los maestros, y reduce significativamente el poder del hasta ahora todopoderoso sindicato docente del país.

Hasta ahora, según una ley de 1963, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación de México, o SNTE, elegía el 50 por ciento de los docentes del país, mientras el 50 por ciento restante era designado por el Estado. Esto generaba un sistema corrupto en el que decenas de miles de maestros recibían un sueldo sin ir a clase, y los maestros que se retiraban podían vender sus empleos vitalicios, o se los dejaban como herencia a sus hijos, sin ningún filtro.

La nueva ley, que está provocando violentas protestas por parte de un sindicato radical disidente, establece que tanto los nuevos maestros como los que están en funciones deberán someterse a un examen nacional de evaluación. Los candidatos a maestros tendrán dos oportunidades de aprobarlo para ser contratados, y los maestros en ejercicio tendrán hasta tres oportunidades de aprobarlo para poder seguir enseñando o ser ascendidos.

La reforma educativa de México fue aprobada por el Congreso tras un creciente descontento público por el hecho de que México permanentemente ocupa los últimos puestos en los exámenes internacionales de estudiantes, como el test PISA, de la Organización Económica Para la Cooperación y Desarrollo.

En Brasil, Rousseff firmó el 9 de septiembre una ley que destina el 75 por ciento de los ingresos petroleros a la educación, y el 25 por ciento restante a la salud.

El Congreso brasileño había aprobado la reforma en medio de manifestaciones callejeras de millones de personas que exigían un mejor sistema educativo, en las que algunos manifestantes sostenían pancartas que decían “Menos fútbol, más educación”.

Se estima que, como resultado de los grandes descubrimientos petroleros anunciados recientemente, la nueva ley inyectará más de $30,000 millones en el sistema de educación pública de Brasil en los próximos 10 años.

Desafortunadamente, otros países latinoamericanos, tales como Venezuela y Argentina, no han invertido los ingresos de su bonanza económica de la última década en mejorar la calidad de sus sistemas educativos.

En Venezuela, la escuela pública ha decaído tanto que - ironías de la “revolución Bolivariana” - hay un auge de la escuela privada. Mientras el número de jóvenes que van a escuelas públicas cayó de 2.9 millones a 2.8 millones en la última década, la población de las escuelas privadas aumentó de 486,000 a 613,000, según un estudio de la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela.

Jeff Puryear, un experto en educación del centro de estudios Diálogo Interamericano en Washington D.C., dice que la nueva reforma educativa de México es “verdaderamente histórica”, y que la nueva ley de Brasil podría tener gran impacto si está acompañada por evaluaciones docentes y otras medidas de rendición de cuentas de los maestros.

“La clave está en la implementación”, me dijo Puryear. “Pero tanto las medidas de México como las de Brasil son un gran paso adelante”.

Mi opinión: Estoy de acuerdo en que mucho dependerá de cómo se implementarán estas leyes, pero la buena noticia es que hay una creciente presión popular tanto en México como en Brasil para que se mejore la calidad educativa.

En ambos países hay una mayor conciencia que hace unos años de que Latinoamérica ocupa los últimos puestos de las pruebas estudiantiles estandarizadas como el examen PISA. Y la gente también es cada vez más consciente de que en la economía global de hoy, la educación de calidad —más que los recursos naturales, o el trabajo manual— es lo que hace que los países produzcan bienes más sofisticados, y sean más prósperos.

Ahora, lo más importante será que las sociedades civiles en México y Brasil mantengan la presión para que sus gobiernos mejoren la calidad educativa, porque los políticos tenderán a pensar que ya hicieron su labor al aprobar la ley, y estarán tentados a ceder ante las protestas de los sectores más radicales y retrógrados de los sindicatos docentes.

Si no hay presión social, las reformas pueden diluirse. Las nuevas leyes de educación de México y de Brasil son históricas, pero la batalla por mejorar la calidad educativa recién empieza.

Más de Andrés Oppenheimer

  • el informe Oppenheimer

    OPPENHEIMER: Venezuela hacia la importación de petróleo

    No es un secreto para nadie que la gestión económica del gobierno populista de Venezuela es un desastre, pero nunca me hubiera imaginado que haya llegado al punto de obligar a Venezuela — el país con las mayores reservas petroleras del mundo— a importar petróleo.

  • el informe Oppenheimer

    OPPENHEIMER: Un retroceso en los derechos de las mujeres

    Después de dos décadas de progreso en los derechos de las mujeres —incluyendo la elección de presidentes mujeres en Brasil, Argentina y Chile—, Latinoamérica es una de las regiones del mundo con mayor representación femenina en altos cargos gubernamentales, pero hay nuevos datos que revelan un sorprendente retroceso de las mujeres en varios frentes en toda la región.

  • el informe Oppenheimer

    OPPENHEIMER: Candidaturas preocupantes en la OEA

    La reciente nominación de dos candidatos sudamericanos para presidir la Organización de Estados Americanos (OEA) está causando preocupación —y en algunos casos, alarma— en círculos internacionales de defensa de los derechos humanos. Y a juzgar por algunos hechos recientes, puede que sus críticos tengan buenos motivos para estar preocupados.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria