Sobre el espanglish y otras hierbas

 

EFE

Hay en los Estados Unidos quienes consideran que el futuro del español en este país está en el espanglish, esa modalidad del habla de algunos grupos hispanos de los Estados Unidos, en la que se mezclan préstamos y calcos del español y del inglés y/o las dos lenguas alternan en el mismo enunciado o pasaje discursivo, sin que necesariamente se deforme ninguna de ellas.

Entre esos espanglichistas de pro destaca un profesor -de cuyo nombre no quiero acordarme- que ha hecho de este asunto su caballo de batalla.

El hombre -hispanista de cierto prestigio-, con esa balumba de ideas iconoclastas (al menos eso se creerá él), se ha convertido en el niño mimado de ciertas universidades e instituciones culturales, que lo invitan a pronunciar conferencias plenarias, a participar en mesas redondas y cuadradas, y, en fin, en todo sarao que sobre nuestra lengua española se celebre aquende y allende los mares.

Este sesudo catedrático -que, por cierto, y aquí entre nosotros, parla y escribe un español impecable-, más versado en literatura que en lingüística, piensa que no solo es imperdonable menospreciar el espanglish (él escribe Spanglish) sino que hay que defenderlo y, sobre todo, difundirlo.

A mí, que estoy muy lejos de menospreciar ni el espanglish ni nada, pero que ni lo defiendo ni se me pasa por el magín ponerme a difundirlo, este señor me tilda de elitista.

No sabía yo que ahora se le llamara elitista a quien lo único que desea es que los hispanounidenses (no sé si a él le gustará el recién acuñado palabro) hablen un español correcto, sujeto a las normas de lo que consideramos una lengua culta. ¡A lo mejor hasta me acusa de imperialista!

Parece mentira que este señor no sé dé cuenta de que se trata de todo lo contrario.

Una postura elitista sería la del individuo que, por un retorcido y tergiversado prurito izquierdoso o por cualquiera otra razón de ese jaez, prefiriese que algunos hispanos de este país siguieran utilizando un español empedrado de anglicismos de toda laya, con el cual se comunicarán perfectamente en su pequeña comunidad, con familiares y amigos, pero que es totalmente inapropiado si ha de desenvolverse en ámbitos profesionales.

El colega (pues lo somos) ha descubierto que el espanglish posee, con sus alternancias de códigos lingüísticos y su cáfila de voquibles anglicados, unas posibilidades estéticas extraordinarias.

Supongo que se referirá, por ejemplo, a algunos poetastros de origen hispano, si bien anglodominantes, que en sus “creaciones” mezclan ambas lenguas para reflejar a cabalidad -dicen ellos- el entorno esquizoide en el que viven. O puede que este crítico a la violeta piense en varios novelistas de semejante pelaje, dados a salpicar sus libros de palabras y expresiones en español. ¡Que Dios nos coja confesados!

También me echa en cara este señor el que yo sea académico de la lengua, porque, claro está, los académicos, esos fosilizados señores, atalayados en sus olímpicas alcándaras, vivimos ajenos a realidad, y, por ende, somos incapaces de comprender esa maravilla de ductilidad y galanura que es el espanglish. ¡Cosas peores se oyen!

En la ANLE (Academia Norteamericana de la Lengua Española) -donde trabajan (con denuedo y sin remuneración alguna) dos comisiones sobre el español en/de Estados Unidos- aspiramos a que los hispanounidenses hablen y escriban un español estándar, universal; y, huelga decir, un inglés esmerado, pues, nos guste o no, esta es la lengua dominante en estos predios del Tío Sam.

- Gerardo Piña-Rosales es director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española. Correspondiente de la Real Academia Española.

(Las tribunas expresan la opinión de los autores, sin que EFE comparta necesariamente sus puntos de vista)

Más de Estados Unidos

  •  

 <span class="cutline_leadin">Los activistas </span>pro-inmigrantes anunciaron que realizarán marchas y acciones de “desobediencia civil” en Washington y otras ciudades, para presionar a legisladores republicanos, contrarios a la reforma.

    Crece presión por reforma migratoria

    Grupos de activistas pro inmigrantes anunciaron este martes más protestas para exigir que el presidente, Barack Obama, ponga fin a las deportaciones de indocumentados y la Cámara de Representantes adopte una reforma migratoria, a casi un año de que el Senado la aprobara.

  •  

 <span class="cutline_leadin">En la </span>foto de archivo, Dominique Strauss-Kahn junto a su ahora ex esposa Anne Sinclair al arribar a la Corte Federal en Nueva York.

    La ex esposa de Strauss-Kahn dice que desconocía infidelidades

    La ex esposa de Dominique Strauss-Kahn, Anne Sinclair, afirmó este martes en una entrevista en la que habló por primera vez en la televisión sobre el escándalo sexual del ex director del FMI que desconocía los infidelidades de su marido.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Camaras de </span>vigilancia en el Aeropuerto Internacional de San José, California, sí captaron el momento en que un joven cruzó la pista y subió al tren de aterrizaje de un avión

    Caso de polizón revela los graves vacíos de seguridad

    Las cámaras de vigilancia en el Aeropuerto Internacional de San José, California, sí captaron el momento en que un joven cruzó la pista y subió al tren de aterrizaje de un avión, pero el sistema falló porque nadie se dio cuenta de la violación de seguridad hasta que el avión aterrizó en Maui, en Hawai.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria