JOSE AZEL: Bienes públicos, no golosinas políticas

 

En memoria de Manuel Jorge Cutillas.

Un buen gobierno, ¿qué es? ¿Qué criterios debemos utilizar para evaluar la gestión de nuestros líderes electos?

El doctor Mohamed Ibrahim, un acaudalado empresario y filántropo sudanés-británico, creó en 2006 el Premio por Logros en Liderazgo Africano para entregar cada año a un Jefe de Estado africano democráticamente electo que gobernara adecuadamente, elevara los estándares de vida, y dejara voluntariamente el cargo al final de su mandato.

El premio en efectivo de la Fundación Mo Ibrahim incluye un pago inicial de $5 millones, más $200,000 anuales vitalicios. El premio fue creado para apoyar el buen gobierno y el liderazgo prestigioso en África.

Lamentablemente, el premio no ha sido concedido en cuatro de los últimos cinco años, porque la Fundación no ha podido identificar a un líder que cumpliera sus criterios de buen gobierno.

El criterio de buen gobierno de la Fundación evalúa la capacidad del líder para ofrecer confianza y seguridad a la ciudadanía, libertades políticas y participación, Estado de derecho, transparencia, derechos humanos, y oportunidades económicas sustentables.

Desafortunadamente, en todas partes la valoración de la gestión política parece enfocarse en la capacidad del líder de proporcionar no bienes públicos, sino golosinas políticas. Por consiguiente, los estados democráticos se hacen proclives a desembolsos sociales excesivos, una patología político-fiscal análoga a lo que los economistas llaman “fracaso del mercado”.

Resulta que los procesos electorales hacen más políticamente gratificante legislar políticas que canalizan grandes beneficios a pequeños grupos de intereses que promulgar políticas que confieren beneficios menores a grandes grupos políticamente amorfos. Así, el apoyo público se crea no a través de un excepcional servicio público, sino a través del patrocinio clientelista. En este contexto, la calidad de un Estado se mide a menudo por el monto de “gastos sociales” en que incurra. Se presume que mientras más gaste el Estado en subsidios sociales y clientelismo más compasivo sea.

El razonamiento es que tareas sociales deben ser asignadas al gobierno para corregir la ineficacia del mercado. Pero el análisis de políticas públicas muestra que los programas del gobierno son siempre más propensos a la incompetencia que los mercados. El suministro de “bienes públicos” por el gobierno no es inmune a consideraciones de cantidad y calidad.

Así, la provisión pública de bienes y servicios es tan susceptible a los fracasos como los mercados privados. Este fracaso se ilustra espectacularmente con la inauguración del sitio digital de la Ley de Cuidados Médicos Asequibles (Affordable Care Act).

Además, cuando un grupo de intereses especiales tiene éxito patrocinando un bien público a través del Estado, es el Estado el que carga con los costos financieros. Es decir, los grupos de intereses especiales que hacen campaña por bienes públicos dotados por el Estado no cargan con los costos de esos bienes. Los costos, a través de impuestos y otros mecanismos coercitivos, pasan a la sociedad en general.

Esta propuesta de los bienes sociales se aferra a que mientras más gaste el Estado en subsidios sociales más compasivo será. Es una lógica de perversa acrobacia expositiva que invierte las premisas a mitad del pronunciamiento.

El buen gobierno debe promover sistemas socioeconómicos donde la mayoría de los ciudadanos sean capaces de satisfacer sus propias necesidades, de manera que enormes gastos sociales sean innecesarios. En consecuencia, la calidad de un Estado debe medirse en proporción inversa a los desembolsos sociales que se requieran para asistir a la ciudadanía.

Los gastos sociales dependen de las contribuciones de otros sectores de la sociedad, vía impuestos y otros mecanismos. Al final, riqueza no es creada, sino redistribuida. Margaret Thatcher lo definió sucintamente: “El problema con el socialismo es que eventualmente se agota el dinero de los demás”.

Buen gobierno es lo que mejorará las vidas de los ciudadanos. El Índice Mo Ibrahim es un ejemplo de una manera más comprensiva de evaluar la calidad del gobierno. Para proteger nuestra forma de vida democrática necesitamos analizar más responsablemente la gestión de nuestros líderes.

Alternativamente, podríamos emular al presidente de Venezuela Nicolás Maduro, quien, para enfrentar la agudísima crisis fiscal del país, dictaminó la creación de una nueva institución gubernamental, encabezada por un viceministro de la Suprema Felicidad Social.

Profesor Adjunto, Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos (ICCAS) de UM. Autor del libro Mañana in Cuba.

Más de Opinión

  • JORGE RAMOS AVALOS: Ahogarse en la orilla

    Laredo, Texas

  • SABINA COVO: Torres de David latinoamericanas

    En Caracas, Venezuela, desalojaron esta semana la llamada “favela más alta del mundo”. Se trata de un edificio de 45 pisos — Confinanzas, como se llamaría originariamente o Torre de David como le llaman hoy día— que se alza en el centro de la ciudad y que tenía como destino ser un centro financiero pero quedó abandonado en el 94, año en el que el sector banquero de ese país sufrió la gran crisis. Una fotografía que circuló en las redes sociales, mostraba a una niña de unos cinco años envuelta en una cobija de Blanca Nieves, junto con su madre, que tenía en brazos a una pequeña bebé y las pocas pertenencias de la familia. Una escena deplorable pero que personifica la realidad de muchas familias en Venezuela, y otros rincones de Latinoamérica.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Familiares y</span> amigos de Natan Cohen, capitán del ejército israelí de 23 años, lloran su muerte el miércoles. Cohen fue ultimado el 22 de junio durante un intercambio de disparos con palestinos en Gaza.

    ARMANDO GONZALEZ: Israel en Gaza

    “Esta es una de nuestras grandes diferencias: nosotros usamos misiles para proteger a nuestros civiles. Ellos usan sus civiles para proteger sus misiles”.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria