ARMANDO GONZALEZ: El Presidente y las encuestas

 
 

En medio de  los diversos problemas que enfrenta su gobierno, la figura del presidente Barack Obama  ha perdido lustre, según encuestas.
En medio de los diversos problemas que enfrenta su gobierno, la figura del presidente Barack Obama ha perdido lustre, según encuestas.
Pablo Martinez Monsivais / AP

Hace varias semanas publiqué una columna bajo el título Un presidente en su peor momento donde expuse las dificultades del presidente Obama en navegar a través de una economía muy lenta en recuperarse, un nivel de desempleo aún por encima de 7 por ciento (oficial) pero, en realidad, por encima de 10 por ciento, Obamacare a punto de comenzar pero ya rechazado por la mayoría de los votantes y la embarazosa comparecencia del Presidente en la cumbre del G-20 donde el presidente Putin lo hizo lucir como lo que es: un organizador comunitario.

Pero resulta que ya ese se ha hecho el segundo peor momento. Esto resulta más claro cuando recurrimos al instrumento tradicional de medición política: las encuestas de opinión.

Hace algo más de una semana, la encuesta Quinnipiac mostró un nivel de aprobación del Presidente del 39 por ciento y un nivel de desaprobación del 54 por ciento. Esto compara con las cifras de la encuesta anterior el 1ro. de octubre que mostraban un nivel de aprobación de 45 por ciento y un nivel de desaprobación de 49 por ciento.

El Partido Demócrata esperaba que los republicanos fueran culpados por la opinión pública después del paro del gobierno federal en la primera mitad de octubre. Y así fue. Brevemente. Pero la encuesta Quinnipiac tres semanas después del paro del gobierno indicó que la puesta en marcha de Obamacare infligió mucho más daño al Presidente y a su partido.

Las cifras de Quinnipiac sobre Obamacare son un fiel reflejo de las cifras de aprobación presidencial, 44 por ciento aprueban Obamacare y 55 por ciento lo rechazan. Pero, aún más importante, 46 por ciento de los encuestados, casi una mayoría, opinan que el Presidente los engañó deliberadamente cuando les aseguró, una y otra vez, que todo el que quisiera mantener su seguro de salud podría hacerlo.

Hay pocas descripciones más duras para un presidente que “mentiroso”. Y, aún peor, las cifras son alarmantes en dos grupos demográficos que han respaldado plenamente al presidente Obama: hispanos y votantes jóvenes.

En el 2008, Obama fue respaldado 66-32 por votantes de menos de 30 años de edad y 60-37 en el 2012. Los hispanos lo respaldaron 67-31 en el 2008 y 71-27 en el 2012. Pero ahora, los votantes jóvenes desaprueban 54-36 y los hispanos 47-41. Ambos grupos basan su cambio de aprobación en la economía, el presupuesto federal, inmigración, política exterior y cuidados de salud. Y una escasa mayoría, 51 por ciento, piensa que Obama se preocupa por gente como ellos.

Obamacare, popular en noviembre pasado, es ahora un pájaro de mal agüero. Los jóvenes lo rechazan 51-42 y los hispanos 50-44. Debemos hacer notar, si somos observadores objetivos, que las encuestas de opinión son “fotos instantáneas” de la opinión pública. Esto puede, y de hecho cambia, con las circunstancias pero todo indica que la desastrosa puesta en marcha de Obamacare ha estremecido la opinión pública.

Y, un resultado final de Quinnipiac: ¿Ha sido la administración Obama competente en su gestión de gobierno?. Un 43 por ciento respondió “Sí”, 53 por ciento respondió “No”. El fiasco de Obamacare seguramente contribuyó a este resultado. Pero quizás los ciudadanos han comenzado a notar que este presidente no está siguiendo sus deberes en cuanto a ejecutar las leyes.

La administración anunció en julio pasado que no pondría en vigor el employer mandate o mandato patronal de Obamacare que requiere que los patronos ofrezcan seguro médico a sus empleados. Y, ha admitido, no puede verificar la eligibilidad de solicitantes para subsidios. Ha dicho que proveerá subsidios a los que compren seguros a través de los insurance exchanges federales aún cuando Obamacare no menciona eso.

Los Padres Fundadores al escribir la Constitución definieron el rehusar el cumplimiento fiel de la ley por parte del Poder Ejecutivo como “Tiranía”. El presidente Obama, sentado en una silla muy caliente, parece tener una opinión diferente.

AGonzalez03@live.com

Más de Opinión

  •  

 <span class="cutline_leadin">El periodista </span>norteamericano James Foley, asesinado por los extremistas del Estado Islámico, aparece en esta foto de noviembre del 2012 en Alepo, Siria, informando sobre la guerra civil.

    DANIEL MORCATE: Artilleros de la libertad

    Son audaces y valientes hasta la temeridad. Se juegan la vida en cada misión y no lo saben ni quieren hacer de otra manera. Suelen empacar una mochila y una caja de herramientas de trabajo —cámara, grabadora, ordenador portátil— y lanzarse a la aventura de la mano del azar, como si el mañana no existiera. Luego te llaman desde lugares olvidados por los dioses para ofrecerte una crónica, ciertas imágenes, un testimonio urgente sin saber cómo vas a reaccionar. Si les harás caso o no. Si podrás o desearás pagarles la plata que a duras penas remunera su arriesgado esfuerzo. Son los corresponsales de guerra y de “conflictos”, como se dice ahora. Periodistas de periodistas. Gente intrépida como James Foley, el corresponsal del Global Post a quien energúmenos sin entraña acaban de decapitar en Siria. O como Steven Sotloff, el reportero de Miami que trabaja como freelancer para las revistas Time y Foreign Policy, y quien lleva más de un año en poder de los mismos salvajes y pudiera convertirse en su próxima víctima.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Benjamín Netanyahu</span>

    VICENTE ECHERRI: La misión inconclusa de Israel

    Luego de 50 días de conflicto entre Israel y los extremistas de Hamas que mandan en la franja de Gaza se ha llegado a un cese al fuego arbitrado por Egipto que, de momento, las partes respetan. Los militantes de Hamas lo han celebrado como una “victoria de la resistencia” y yo creo que tienen razón. Una vez más, Israel ha suspendido las hostilidades y el grupo terrorista sobrevive. La destrucción o serios daños de unos 17,000 inmuebles y más de 2,200 bajas mortales son el precio que han estado dispuestos a pagar por esta “victoria” que consiste, sencillamente, en la supervivencia y en que Israel les suspenda parcialmente el bloqueo. Puesto que la agrupación terrorista ha demostrado que no le tiene ningún aprecio ni respeto a la vida de los palestinos ni a sus bienes, el conflicto les resulta costeable: a pesar de la paliza, se mantienen en pie y desafiantes, ya eso es muchísimo.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Jorge Gastón</span>

    ORESTES RODRIGUEZ: Fallece en Miami un amigo de la prensa

    El retropróximo 25 de agosto falleció Jorge Gastón, fundador de la Unión de Colaboradores de Prensa (UCP), cuyos miembros mantienen una entusiasta actividad dentro del periodismo local.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria