Cubanos entre escépticos y optimistas

 
 

El opositor cubano Antonio González Rodiles, quien dirige el "Estado de SATS", lamentó que el gobierno de Cuba entienda el Día de los Derechos Humanos como una jornada de “confrontación” y calificó de “realmente bajo” usar a los niños “para estas cosas”.
El opositor cubano Antonio González Rodiles, quien dirige el "Estado de SATS", lamentó que el gobierno de Cuba entienda el Día de los Derechos Humanos como una jornada de “confrontación” y calificó de “realmente bajo” usar a los niños “para estas cosas”.
Alejandro Ernesto / EFE

EFE

El apretón de manos entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el gobernante de Cuba, Raúl Castro, en el funeral de Nelson Mandela, fue recibido el martes por los ciudadanos de la isla y analistas como una señal alentadora para las relaciones entre ambos países, sin faltar opiniones escépticas e incluso críticas.

Muchos cubanos acogieron con sorpresa el breve saludo de Obama y Raúl Castro en Johannesburgo, que fue divulgado por la televisión estatal de la isla y por medios digitales, aunque no se han producido, hasta el momento, valoraciones oficiales en el país sobre la imagen más comentada del día.

“¡Ver para creer! Quisiera poder leer la mente para ver qué se les cruzó por la cabeza a ambos mandatarios al verse”, comentó un internauta en Cubadebate, web oficial cubana que resaltó el “furor” que causó el apretón de manos en las redes sociales.

“Mandela, después de muerto, continúa promoviendo la paz y la reconciliación entre los pueblos”, dijo el martes el académico cubanoamericano Arturo López Levy, quien consideró que “no hay que exagerar” ese apretón de manos, aunque “transmite mensajes positivos” y su simbolismo “no es insignificante”.

“La civilidad no es una condición suficiente pero sí necesaria para que los pueblos y países puedan discutir temas espinosos que los separan y crean conflictos entre ellos”, advirtió este profesor de la Universidad de Denver (EEUU).

Este saludo no es el primero que se produce entre un presidente estadounidense y un Castro. En el año 2000 Fidel Castro y Bill Clinton se saludaron e intercambiaron unas palabras con motivo de la Cumbre del Milenio de Naciones Unidas, celebrada en Nueva York.

Pero lo interesante del encuentro del martes , según López Levy, es que se produce al inicio del segundo mandato de Obama, quien en las últimas semanas ha tenido para Cuba algunos otros gestos que “sin ser sustanciales crean expectativas sobre su legado histórico presidencial”.

De hecho, a principios de noviembre el presidente de EEUU afirmó en Miami, en un acto con miembros de la disidencia cubana, que ha empezado a ver cambios en Cuba y que su país necesita ser creativo e imaginativo en sus relaciones con la isla.

López Levy recuerda, además, que en estos momentos “hay en circulación un importante volumen de contacto pueblo a pueblo”, así como “dinámicas que pueden romper el paradigma de guerra fría que ha dominado” la relación entre dos países enemistados desde hace más de medio siglo.

Quizá por eso algunos en la isla esperan que el gesto de hoy vaya más allá, como el caso de Rosa María, una empleada doméstica de La Habana quien cree que el saludo debería continuar con una conversación.

“Eso es lo que hace falta porque somos vecinos, son muchos años de tirantez y es hora de terminar con eso”, señaló esta habanera.

“Quizá pueda ser el inicio de algo bueno que pueda cambiar las relaciones entre ambos países”, comentó Alejandro, un joven informático de 23 años.

Pero no todos son optimistas y sectores críticos y de la disidencia han reaccionado con opiniones que oscilan entre la moderación, el escepticismo y la crítica.

Al ex preso político José Daniel Ferrer, líder de la ilegal Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), le parece positivo el saludo pero expresó su deseo de que Raúl Castro tenga ese mismo comportamiento con el pueblo que, a su juicio, reprime y recordó los arrestos y hostigamientos contra la disidencia que se han producido en el país el martes, Día Internacional de los Derechos Humanos.

“Ojalá que Raúl Castro diese también algún síntoma de que quiere comportarse civilizadamente con los demócratas cubanos y dialogar con ellos. Nos gustaría que abogase como Mandela por el respeto a los derechos humanos”, declaró.

El opositor Antonio González Rodiles, promotor del foro crítico “Estado de SATS”, cree que ese saludo debería ser lo normal entre dos países vecinos si bien agregó que “lo que quisiera es que existiera en Cuba un presidente democrático que se pueda dar la mano con todos los presidentes del mundo, pero principalmente con todos los cubanos”.

Más radical se mostró en Twitter el psicólogo y periodista independiente Guillermo Fariñas quien escribió en esa red social: “Respeto decisión de @barackobama, pero que recuerde que saludó a Raúl Castro, un dictador que tiene las manos manchadas de mucha sangre inocente”·

Quien no se ha pronunciado sobre el apretón de manos y se mantiene en silencio sobre la muerte de Mandela es el expresidente Fidel Castro, de 87 años, retirado del poder desde el 2006 y que tuvo una estrecha relación de amistad con el líder sudafricano.

Más de Cuba

  •  

Personas esperando en el aeropuerto de Miami para viajar a Cuba el Martes 1 de Julio.

    Cuba bloquea viajes de cubanos con pasaporte sin revalidación

    El gobierno cubano bloqueó intempestivamente la llegada de cubanos del exterior cuyos pasaportes no tengan la revalidación requerida, causando molestia a docenas de viajeros que no pudieron abordar sus aviones en el aeropuerto de Miami y otros que fueron detenidos a su llegada a La Habana.

  •  

ARCHIVO - En esta imagen del 27 de noviembre de 2012 cedida por James L. Berenthal, el estadounidense Alan Gross, preso en Cuba, posa para una foto durante una visita del rabino Elie Abadie y el abogado estadounidense James L. Berenthal en el Hospital Militar Carlos J. Finaly, donde cumple una sentencia de prisión en La Habana, Cuba.

    Alan Gross dice que este será su ‘último cumpleaños en Cuba’

    El subcontratista estadounidense Alan P. Gross “no está en buen estado” luego de pasar cuatro años y medio en una cárcel cubana, y ha jurado que “regresará a EEUU antes de su cumpleaños 66, vivo o muerto”.

  •  

 <span class="cutline_leadin">El flujo </span>de viajeros entre ambas orillas del Estrecho de Florida -que separa las costas de Estados Unidos y Cuba- ha alcanzado un nivel récord, mientras la eliminación de trabas legales está favoreciendo el reencuentro de familias.

    Se acortan las viejas barreras entre los cubanos

    El muro político que ha separado durante medio siglo a los cubanos de la isla y de Miami se está derrumbando bajo el triple efecto de las remesas familiares, los negocios privados y las flexibilidades migratorias, según señalan algunos estudios y analistas.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria