Leopoldo López será presentado en audiencia judicial

 

/AFP

El líder opositor venezolano Leopoldo López se entregó este martes a la policía, en una jornada marcada por manifestaciones pacíficas, a favor y en contra del gobierno, tras dos semanas de protestas estudiantiles y violentos desbordes.

En una concentración antichavista en el acomodado sector este de Caracas, López —que busca forzar una salida anticipada del presidente Nicolás Maduro— irrumpió en el mitin, dirigió un mensaje y se entregó a la policía, que lo buscaba por cargos de homicidio en los desmanes que dejaron tres muertos la semana pasada.

“No arriesgaré a nadie, no caigamos en violencia”, afirmó mientras se montaba en un vehículo blindado de la Guardia Nacional.

El dirigente opositor fue conducido por la tarde al palacio de Justicia, en el centro de Caracas, donde se informó que su audiencia será este miércoles y que pasará la noche en una cárcel militar de las afueras de la capital, de acuerdo a su partido Voluntad Popular.

López “pernoctará esta noche ilegalmente en la cárcel de Ramo Verde”, señaló Voluntad Popular en su cuenta de Twitter.

También se informó extraoficialmente que una orden de captura fue emitida contra el dirigente de Voluntad Popular, Carlos Vecchio.

El presidente Nicolás Maduro, que lideró un mitin ante miles de simpatizantes, acusa a López de encabezar un complot “fascista” financiado por Estados Unidos. El dirigente opositor ha negado las acusaciones y aseguró que es un “perseguido político”.

A solicitud de la Fiscalía, los delitos que se le imputarían son homicidio intencional, terrorismo, lesiones graves, incendio de edificio público, instigación a delinquir y delitos de asociación, entre otros.

En un video grabado antes de su detención y difundido el martes por la noche, López pidió apoyo a su causa y acusó al gobierno de falsear los hechos.

“Si están viendo este video es porque ya se ejecutó un abuso más por parte del gobierno, lleno de mentira , de falsedades, de torcer los hechos y buscar manipular la realidad que estamos viviendo los venezolanos”, dijo López, sentado y acompañado de su esposa, Lilian Tintori.

“En este momento nos toca organizar un movimiento profundamente social, que llegue a todos los rincones del país… que tengamos la capacidad de difundir nuestro mensaje y de actuar cuando tengamos que actuar”, indicó.

“Viéndole los ojos de mis hijos, yo he conseguido la mayor fortaleza para dar esta lucha”, dijo López con la voz resquebrajada.

Las marchas de la oposición y el chavismo el martes marcaron un clímax luego de dos semanas de protestas universitarias iniciadas en San Cristóbal (cerca de la frontera con Colombia) en reclamo por la inseguridad y que fueron creciendo en magnitud, extendiéndose a todo el país e incorporando reclamos por la inflación, desabastecimiento y detenciones de estudiantes.

Las manifestaciones, que tuvieron desbordes violentos, habían sido calificadas por el presidente como “un golpe de Estado en desarrollo”.

Oficialistas y opositores se habían reprochado la temeridad de convocar dos marchas que podrían toparse en un país altamente polarizado y que tiene todavía presente abril del 2002, cuando una manifestación opositora hacia el palacio presidencial derivó en un sangriento golpe de estado que derrocó brevemente al entonces presidente Hugo Chávez.

Alrededor de 10,000 opositores vestidos de blanco congregados en Plaza Brión recibieron como a un héroe a López cuando llegó desafiando una orden de captura.

Con una bandera venezolana en sus manos, López trepó a una estatua del prócer cubano José Martí e instó a sus seguidores a “construir una salida a este desastre”.

“Si mi encarcelamiento vale para el despertar de un pueblo, … valdrá la pena mi encarcelamiento infame. Me presento ante la justicia injusta, ante una justicia corrupta”, agregó el dirigente antes de dirigirse hacia un puesto de comando policial y entregarse.

López se bajó de la estatua, abrazó a su esposa y con el rostro tranquilo se dirigió, entre un enjambre de simpatizantes y cámaras de los medios, hacia los guardias nacionales, que lo introdujeron en un vehículo blindado militar.

El vehículo, rodeado por un cordón de guardias, arrancó pero su andar fue tortuoso, lento, errático, ante los cientos de simpatizantes que no se resignaban a ver a López detenido.

“¡Libérenlo!”, “¡Suéltenlo, cobardes¡” gritaban y bloqueaban el paso del vehículo por las estrechas calles de Chacaíto.

“Hermanos, soy Leopoldo, estoy bien, permítannos avanzar sin violencia”, dijo a través de un megáfono desde el interior del vehículo.

Pero fue inútil: el camión no conseguía avanzar. Una camioneta negra, con vidrios polarizados, llegó al lugar y López fue introducido en ella.

El trayecto fue el mismo, con un andar improvisado, que en ocasiones solo conseguía dar vueltas por una misma zona obstaculizada por pelotones de manifestantes y con el eco de las cacerolas que golpeaban vecinos de la zona. Las protestas eran por su detención pero también por la elevada inflación y la falta de productos básicos.

López, un economista de 42 años educado en Harvard y con una dilatada carrera política, estaba oculto desde que el gobierno pidió su captura por los desmanes del miércoles pasado.

Él y otros dirigentes impulsan bajo la consigna “La salida” la táctica de ocupar las calles para oponerse al gobierno de Maduro, electo en abril del 2013, y forzar un “cambio constitucional”.

“Estamos expresando la frustración que sentimos, el país es un caos, no hay insumos en los hospitales, basta de inseguridad, quiero una Venezuela de progreso, donde me pueda quedar”, dijo Satle Oviedo, de 27 años, una trabajadora de un hospital público.

Cerca de allí una joven llevaba una pancarta con la leyenda: “24,763 muertes violentas en 2013. Somos más que solo cifras”.

La marcha opositora no estaba autorizada y las autoridades habían desplegado un fuerte dispositivo antimotines que impidió a los manifestantes avanzar, como era su propósito, hacia el ministerio de Justicia, cerca del Palacio de Gobierno.

A la misma hora y a sólo kilómetro y medio una multitud de trabajadores petroleros, con los colores oficialistas —que fuentes independientes estimaron en más de 10,000— iniciaron una marcha de cinco kilómetros hacia el Palacio de Gobierno encabezados por el vicepresidente de temas económicos, Rafael Ramírez.

La manifestación fue convocada para que los petroleros entregaran a Maduro un contrato colectivo de trabajo, calificado por los gremialistas como positivo.

La tensión por las marchas puso a Venezuela en el punto de mira de la comunidad internacional y varios gobernantes apoyaron a Maduro, mientras organizaciones internacionales como Celac y Unasur y países como México y Panamá exhortaron a resolver las diferencias mediante el diálogo.

Venezuela, el país con las mayores reservas de crudo del mundo, tiene a Estados Unidos como principal socio comercial pese a las permanentes desavenencias y roces políticos.

Más de Venezuela

  •  

Hugo Carvajal.

    Detienen en Aruba al general venezolano Hugo Carvajal por supuestos vínculos al narcotráfico

    El mayor general retirado Hugo Carvajal, ex director de Inteligencia Militar y uno de los hombres más temidos de Venezuela, fue arrestado la tarde del miércoles en el aeropuerto internacional Queen Beatrix de Aruba por su presunta participación en operaciones de narcotráfico, dijeron fuentes cercanas a la operación.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Rodolfo McTurk</span>, al centro y su equipo de trabajo en una foto sin fecha.

    Encausan en Miami a chavistas por proteger a narcotraficantes

    Un ex juez venezolano fue uno de tres venezolanos encausados en casos federales de narcotráfico que por primera vez vincularon a altos funcionarios de la administración del difunto presidente Hugo Chávez con capos de los carteles venezolanos, afirmó la fiscalía el jueves. Los ex funcionarios están acusados de aceptar sobornos a cambio de permitir a los traficantes pasar cargamentos de cocaína por avión de Venezuela a México y el Caribe para su distribución en Estados Unidos.

  • Venezuela rechaza detención ‘ilegal y arbitraria’ de general Hugo Carvajal

    Venezuela rechazó este jueves “enérgicamente” la detención “ilegal y arbitraria” en la isla de Aruba del general Hugo Carvajal, ex jefe de Inteligencia militar, y exigió a las autoridades holandesas la inmediata liberación del funcionario “diplomático venezolano”.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria