VOCES DE LA EDUCACION

RAQUEL REGALADO: Vísteme despacio

 

A mi tío abuelo Nono le encantaba decir “vísteme despacio que tengo prisa”. Un día me explicó que el dicho proviene de Fernando VII, que una vez se encontraba acompañado de su ayudante momentos antes de asistir a una reunión, y que entre los nervios y el apuro de vestir al rey el ayudante no lo estaba haciendo bien, y el rey le dijo: “Vísteme despacio que tengo prisa”.

Esta semana mientras seguía los comités y la votación en Tallahassee, me acordé varias veces de mi tío abuelo y de la sabiduría de sus palabras. Lamentablemente al nivel estatal ya que este año es un año electoral todos se han mandado a correr y pocos van a lograr un trabajo bien hecho.

Por ejemplo, el Departamento de Educación le otorgó a una compañía 220 millones de dólares y un contrato por 6 años para crear el nuevo FCAT. Este nuevo examen, que empezará el año que viene, no se va a probar este año en la Florida si no en el estado de Utah, y nuestros niños serán comparados a los de Utah el primer año. ¿Por qué Utah? Porque dice la Comisionada de Educación que no hay tiempo para dar el examen en la Florida. ¿Y por qué un contrato por 6 años? Porque ella dice que no hay tiempo para renegociar otro contrato. Pero lo que no dice el Departamento de Educación estatal es que ellos son los que pusieron las fechas de cumplimiento y ellos pudieran cambiarlas.

Pero siendo justos esta decisión está en línea con la filosofía educacional de Tallahassee, cuyo objetivo es un movimiento constante y frustra a los maestros, estudiantes y padres de familia. Ya que solo en el último año, el Estado ha realizado más de 36 cambios en los estándares, pruebas y la configuración de los grados de las escuelas.

Mientras tanto, la Asociación de Superintendentes de Distritos Escolares de Florida mantiene que después de más de una década del FCAT los distritos escolares necesitan por lo menos tres años de pruebas para hacer ajustes antes de que estos y sus empleados sean sancionados o recompensados ​​por resultados de los nuevos exámenes.

Pero en Tallahassee todo es prisa y gústele o no a los distritos escolares, los estudiantes que no pasen el nuevo examen no podrán graduarse de la secundaria, a sus maestros se les pagará menos y sus escuelas recibirán una baja puntuación.

“Tío, no entiendo el dicho, ¿no estaba apurado el rey?”, le pregunté. “Sí, Raquelita, pero es mejor apresurarse lentamente”, me respondió. “Cuando las cosas son importantes es mejor caminar lentamente si quieres llegar más pronto a un trabajo bien hecho”. Qué pena que la comisionada de Educación, Pam Stewart, no tuvo un tío abuelo Nono, y que el liderazgo en Tallahassee no reconozca que después de todo el daño que ha hecho el FCAT lo mejor es ir despacio y no hacer un papelazo multimillonario. Porque en Tallahassee, como en todo lugar, tarde o temprano la prisa se tropieza con sus propios pies.

Miembro de la Junta Escolar.

Más de Opinión

  • HOWARD L. SIMON: La libertad matrimonial está llegando a Florida

    Impulsadas por la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos en el caso de la ACLU en nombre de Edie Windsor, que derogó parte de la llamada Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA), la cual prohibía al gobierno federal reconocer los matrimonios de parejas del mismo sexo, más de 20 cortes han dictado sentencias contra prohibiciones estatales similares.

  • DANIEL MORCATE: ¿Viene otra burbuja?

    No sé los lectores pero yo, después de los brutales embates de la Gran Recesión que padecimos —y que muchos aún padecen— he quedado puesto y convidado.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Una mujer </span>y su hijo, quien es parte de un grupo de menores deportados de Estados Unidos, llegan el martes pasado a Ciudad de Guatemala.

    MARIBEL HASTINGS: Niños migrantes: Ojos que no ven...

    WASHINGTON ̶ En otra señal de la disfuncionalidad en la capital política del país, ahora resulta que la única coincidencia migratoria entre la Casa Blanca y los republicanos del Congreso es deportar de forma expedita a los menores centroamericanos que buscan en Estados Unidos refugio de la rampante violencia que ahoga a sus países, zonas de guerra por mérito propio.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria