OSCAR PEÑA: Ningún cubano puede tirar la primera piedra

 

En estos días he escuchado y leído acusaciones calificando de inmorales a cubanos que están tratando de rectificar errores con planteamientos y propuestas innovadoras para salirse de viejos esquemas establecidos para tratar el caso cubano.

Honestamente, son acusaciones profundamente exageradas e incomprensibles. Acaso ¿no es más inmoral apoyar y pedir libertad y soluciones para Cuba basándose en leyes extranjeras como es la del embargo a Cuba y otras?

Los cubanos navegamos todos en un mal de inmoralidades y pecados. Ahí esta en el suelo la mitológica piedra para que cubanos sin pecados con la patria arrojen a otros cubanos y nadie en una parte, ni en la otra, puede tomarla y tirarla. Algunos han tenido el atrevimiento de hacerlo y el pedrusco rebota contra sus caras.

Cómo podría la dirección histórica del gobierno cubano lanzar piedras a otros si lucharon para quitar un dictador blando que llevaba siete años en el poder -y estaba buscando su salida electoral- para después implantar ellos una dura tiranía que va a cumplir 55 eneros con el poder absoluto.

¿Cómo podría explicar el gobierno cubano a la población que el boniato, la papa, la malanga, la calabaza, el pan y el huevo cubano escasean en la isla porque solo se da en los Estados Unidos? ¿Cómo explicar que antes el cubano no emigraba y hoy existen alrededor de tres millones que le han dicho adiós al país? ¿Cómo explica qué en Cuba no hay libertades civiles por culpa de leyes de otros países? Indudablemente el principal problema de Cuba es nacional y su “bloqueo” ha sido interno.

Por su parte la dirección histórica del exilio sin quererlo ha sido la mejor aliada del gobierno de Cuba efectuando en estas cinco largas décadas varias acciones contraproducentes que han servido al régimen para atrincherarse, confundir y venderse ante el mundo como víctimas. También en los últimos tiempos los norteamericanos han querido levantar viejas sanciones económicas a la isla que son mal vistas por el resto del planeta y los primeros exiliados junto con Fidel Castro han obstruido ese proceso. Lamentablemente los desterrados han tenido buenas intenciones pero pésima proyección y presentación ante la comunidad internacional y el pueblo cubano. No han sido efectivos tampoco en otras políticas que han estado a favor de la Habana, como estimular e implementar desde 1959 las salidas y deserciones del país.

Lamentablemente tampoco el movimiento de la disidencia interna puede tirar la piedra. Fue algo que comenzó como algo muy puro iluminando caminos cubanos. No dependían de nadie y hacían la diferencia en el terreno cubano haciendo denuncias serias y proponiendo soluciones nacionales viables para todos. En sus inicios el pueblo comenzaba a percibirlos como abogados de sus problemas, pero la mayoría de esos opositores han ido subordinando sus proyecciones a un discurso radical y extraño para el pueblo cubano de estos tiempos y han perdido aquel impacto y efectividad ante los nacionales. Solo llaman la atención de extranjeros.

¿Y el pueblo cubano? Ni el mas simple de los ciudadanos tampoco puede recoger la piedra y lanzarla. Desde 1959 la mayor parte del pueblo se cortó su cabeza y dejó que pensaran por él. Después con los desengaños y los miedos reales se ajustó una careta que no se ha quitado del todo hasta hoy y solo ha optado por la resignación, el acomodo individual o la salida del país.

¿Quién tira la primera piedra cubana? Nadie. Absolutamente nadie. Todos de una forma u otra somos culpables. ¿Qué se puede hacer entonces? Entender todas las partes que es entre todos que tenemos que arreglar el país. Pedir esto y buscar las formas entre nacionales es lo mas ético para todos.

Más de Columnas de Opinión sobre Cuba

  •  

 <span class="cutline_leadin">Soldados venezolanos </span>patrullan la frontera con Colombia, en San Cristóbal, el 20 de agosto, en un intento por detener el contrabando de productos hacia el país vecino.

    GINA MONTANER: Venezuela y el control del estómago

    El presidente venezolano Nicolás Maduro ha anunciado que a partir del 30 de noviembre se pondrá en funcionamiento el sistema biométrico en los supermercados del país.

  • ALEJANDRO ARMENGOL: Escasez y palabrería en Cuba

    No hay colonia, talco y máquinas de afeitar en las tienas cubanas. Tampoco hubo desodorante y papel sanitario durante los primeros meses del año.

  • ALEJANDRO RIOS: Otro intercambio cultural

    Me encontré dos veces con Isaac Delgado en los pasillos del Canal 41 (AmericaTeVe). Recibí un saludo cordial sin haber sido presentados. Además de su talentosa huella en una franja que fuera muy popular en la música bailable cubana, me pareció una persona decente y comedida.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria