Fuerte multa a banco francés por hacer negocios con Cuba

 

jtamayo@elnuevoherald.com

El mayor banco en Francia, BNP Paribas, escondió $1,750 millones en transacciones ilegales con entidades cubanas como parte de una larga serie de violaciones a las sanciones de EEUU que le costaron un récord de $8,900 millones en incautaciones y multas, de acuerdo con fiscales estadounidenses.

Un documento de la fiscalía en el caso dijo que el BNP ha corregido su forma de operar, “incluyendo poner fin a todos los negocios y prohibir nuevos en cualquier tipo de divisa con las entidades sancionadas” en Cuba, Irán y Sudán.

No estuvo claro cómo impactará el caso a Cuba, ya limitada por el embargo así como por las leyes y regulaciones de EEUU sobre lavado de dinero y financiamiento del terrorismo. BNP cerró el año pasado su oficina en La Habana, después que cayó bajo la investigación de EEUU.

“Este es un banco muy importante, pero no significa que otros bancos no sean capaces de hacer transacciones”, dijo Luis F. Luis, un ex economista jefe en la Organización de Estados Americanos que estudia la banca cubana.

El Departamento de Justicia de EEUU anunció el lunes un acuerdo con BNP, que estuvo bajo negociación durante varios meses, por el que el banco aceptó una incautacion de $8,830 millones y una multa de $140 millones por violar del 2000 al 2010 las sanciones estadounidenses en tres países.

El banco se declaró culpable de cargos criminales en el Estado de Nueva York y se espera que dentro de una semana lo haga de cargos federales.

Funcionarios del BNP conocían y aprobaron las repetidas violaciones, al no incluir los nombres de los países sancionados en las transacciones enviadas a la oficina en Nueva York del banco, de acuerdo con el “Resumen de hechos” de 36 páginas presentado por los fiscales federales en Nueva York.

“Durante el curso de su conducta ilícita, el BNP procesó miles de dólares estadounidenses en transacciones financieras con Entidades Sancionadas localizadas en Cuba, con un valor total de más de $1.747 billones”, dijo el documento. El uso de los dólares estadounidenses está sujeto a las leyes y regulaciones de EEUU.

La cantidad incluye más de $300 millones en transacciones con una empresa identificada sólo como que es “una de las mayores compañías estatales de Cuba” y que está en una lista especial de EEUU de “Nacionales Especialmente Señalados”, agregó el documento.

Los empleados del banco “dirigieron esas transacciones que involucraban a Cuba, mientras omitían las referencias a Cuba en los mensajes de pago” para esconderlos de los observadores de EEUU, dijo el documento. Y después de que se bloquearon tres transferencias en el 2006 debido a que mencionaban a Cuba, el BNP las volvió a procesar sin mencionar al país caribeño y a través de bancos diferentes de EEUU.

“Desde por lo menos el 2000 hasta e incluyendo el 2010, el BNP conspiró, a través de sus instalaciones centrales en París, con numerosos entidades y bancos cubanos, así como con instituciones financieras fuera de Cuba para suministrar financiamiento en dólares estadounidenses para financiar entidades cubanas en violación del embargo de EEUU”, agregó el documento.

El uso de cantidades tan grandes de dólares estadounidenses en las transacciones cubanas del BNP es sorprendente porque los bancos cubanos usan generalmente euros para evitar los bloqueos de EEUU, dijo un ex banquero de La Habana que desertó en el 2005 y pidió mantenerse en el anonimato porque aún tiene familia en Cuba.

Aunque el Resumen de Hechos no identifica a las empresas involucradas en las violaciones, incluye varios ejemplos de “instituciones crediticias cubanas” que indican que ellas cubrieron un amplio rango de actividades financieras y comerciales del gobierno cubano.

Una de las instalaciones estuvo involucrada en préstamos en dólares estadounidenses a una compañía en los Países Bajos para financiar la adquisición de productos de petróleo crudo para que se refinaran y vendieran a Cuba, de acuerdo con el documento.

Otra de las instalaciones estuvo involucrada en préstamos de dólares estadounidenses a “una de las mayores compañías comerciales estatales cubanas”, sólo identificada en el documento como Corporación Cubana 1.

Las instalaciones “se estructuraron en formas muy complicadas”, agregó el documento. Y los empleados del BNP confirmaron a investigadores de EEUU que las complejidades “no tenían otro propósito comercial que ocultar las conexiones con Cuba”.

Los $8,900 millones en confiscaciones y multas son las mayores sanciones en un caso de violaciones jamás procesadas por el Departamento de Justicia, y según reportes son tambien las mayores en cualquier caso contra un banco de EEUU.

Varios bancos europeos y otros han pagado en años recientes severas multas por violar las regulaciones de EEUU en los negocios con Cuba, Irán, Sudán, Siria y otros países sancionados por sus desarrollos de armas, abusos a los derechos humanos y otros asuntos.

En el 2011, el banco ING en los Países Bajos estuvo de acuerdo en pagar $619 millones para resolver acusaciones de tratos ilegales con países sancionados. Dos años antes, Credit Suisse Bank pagó $536 millones y en el 2004, el banco suizo UBS pagó $100 millones por casos similares.

Pero las violaciones del BNP se presentaron como más desvergonzadas y amplias en el Resumen de Hechos, de acuerdo tanto con los fiscales federales como funcionarios bancarios.

Poco después de que una transferencia relacionada con Cuba fuera bloqueada en el 2006, un abogado de BNP de alto rango en París consultó con una firma legal estadounidense sobre si el bloqueo “podría ... provocar una investigación retroactiva” de las autoridades de EEUU, dijo el documento.

La firma de EEUU replicó en un memorando que “el riesgo de una importante sanción regulatoria ... es tal que el BNP Paribas debe considerar descontinuar la participación en alguna de esas instalaciones de dólares estadounidenses”, de acuerdo con lo que dice el documento.

Pero después, un abogado subalterno de BNP pasó el memorando a un funcionario a cargo del cumplimiento con leyes y regulaciones pero recibió las reprimendas del abogado de alto rango, “quien insistió en que ‘era el borrador de un memorando’ y simplemente no se debió distribuir a nadie”.

“Ahora no tenemos más control sobre su estatus. No haga nada en este archivo sin hablar conmigo sobre él”, dijo el abogado de alto rango al subalterno, de acuerdo con el documento.

El abogado subalterno, agregó el documento, respondió que el funcionario de cumplimiento iba a “borrar el correo electrónico”.

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria