El cubano Alexei Ramírez quiere verse en el espejo de Omar Vizquel

03/03/2010 12:15 AM

03/03/2010 4:24 PM

Alexei Ramírez ve a Omar Vizquel en un altar. Se dirige con respeto hacia el venezolano, y no oculta su deseo de seguir los pasos del veterano caraqueño que algún día pudiera rubricar su nombre en el templo de los inmortales.

"Es el espejo en el que me gustaría verme. Todo lo hace a la perfección'', dijo con reverencia el cubano en el estadio Camelback Ranch, donde se concentra los Medias Blancas de Chicago como su base de los entrenamientos primaverales.

Y si Ramírez desea calcar a Vizquel, el venezolano está dispuesto a abrir su enjundioso libro de conocimientos acerca de los secretos del campocorto, y servir como una suerte de tutor para el pinareño.

"Lo he visto poco jugando, pero sí he notado algunos detalles para que pueda hacer un mejor trabajo en el campocorto'', expresó Vizquel, quien además de ser ganador de 11 premios al Guante de Oro es el shortstop con mejor porcentaje defensivo en la historia de las Grandes Ligas con .985.

Para el veterano, que se encuentra en su primer año con los Medias Blancas, es cuestión de hacer algunos ajustes en la mecánica de Ramírez.

"Alexei necesita mover más los pies a la hora de fildear. Tiene la tendencia a quedarse parado y no mover los pies hacia la pelota'', analizó. "También lo vi un poco cerrado en la cintura a la hora de hacer el dobleplay''.

Durante la pasada temporada, Ramírez incurrió en 20 errores, una de las cifras más altas en las Grandes Ligas. Sin embargo, y de acuerdo al UZR -una estadística que mide el alcance real que tiene cada pelotero en el terreno a la hora de defender- el cubano le salvó 2.3 carreras a los Medias Blancas por encima del promedio de los campocortos de las Mayores, una cifra superior a la que dejaron, por ejemplo, Edgar Rentería, Hanley Ramírez y los también cubanos Yunel Escobar y Yunieski Betancourt.

"Bueno, la idea es mejorar lo que hice el año pasado. En eso estoy trabajando, y ahora más con la ayuda de ese señor torpedero que es Vizquel'', admitió.

El aspecto ofensivo es otro elemento que Ramírez no quiere descuidar. En el 2009 su promedio se cayó 13 puntos (.290 en el 2008 y .277 en el 2009), pero la realidad es que en la campaña pasada fue un mejor bateador, y especialmente, más paciente.

En el 2008 le hizo swing a un 42.7 por ciento de los envíos que le hicieron fuera de la zona de strike y el año pasado redujo esa cifra a 32.1. Recibió más boletos y terminó incrementando su porcentaje de embasamiento de .317 a .333.

La tendencia para el 2010, sin embargo, pudiera no ser la misma, advirtió el cubano.

"Es importante poder tomar bases con bolas, pero soy agresivo, mientras tenga luz verde y la bola esté cómoda para batear voy a hacerle swing'', ripostó.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio