Súper prospecto cubano se estaría alejando de los Marlins

07/06/2011 7:23 PM

07/07/2011 10:44 PM

Cuando los Marlins eligieron a José Fernández en el puesto 14to del Draft en junio pasado, todo parecía indicar que estaba a punto de producirse un matrimonio entre el prospecto y el equipo que habría de durar mucho tiempo y tendría sus mejores días en el futuro parque del equipo en La Pequeña Habana.

Ahora no podría haber ni boda.

Las reuniones entre el club y el muchacho cubano no han desembocado en la firma definitiva del jugador de preuniversitario debido a diferencias en los términos financieros de ambos lados. Mientras el campamento de Fernández pide alrededor de $4 millones, los peces habrían ofrecido $1.6 millones.

“Básicamente, los Marlins le están ofreciendo el llamado “slot’’, que es una especie de recomendación de la Oficina del Comisionado’’, expresó Omar Claro, quien lleva las relaciones públicas de Fernández. “El equipo sabe la calidad de Fernández y que estaría listo para subir a las Mayores con facilidad’’.

De no prosperar las negociaciones, Fernández tendría dos caminos para escoger: podría aceptar una oferta de la liga profesional japonesa por cuatro temporadas y $5 millones o regresar al sistema educativo por un año más con el objetivo de regresar al Draft, ya sin compromisos con los Marlins.

Si elige el segundo camino y continúa madurando como jugador, Fernández aumentaría sus valores en caso de llegar nuevamente al Draft y ampliaría sus opciones para ser seleccionado en un puesto inferior –entre los primeros cinco-, lo cual estaría asociado a una potencial suma mayor.

Fernández, un lanzador derecho de 18 años y de 6-3 de estatura y 215 libras, llegó de Cuba en el 2008 en su cuarto intento por escaparse de la isla y se estableció en Tampa, donde avalado por su recta que llegó a viajar a 98 millas, se convirtió en una suerte de leyenda local en la Braulio Alonso High School.

Según los reportes recopilados por los Marlins, Fernández posee una recta que viaja en un rango de 92 a 98 millas, además de un pitcheo quebrado sólido.

El cubano concluyó su última temporada en el high school con récord de 13-1, efectividad de 1.35, 134 ponches en 93 innings y dos juegos sin hits. De por vida en la escuela tuvo 30-3 con 314 abanicados y apenas 59 boletos.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio