La química creada entre Dwyane Wade (der.) y el recién llegado armador Goran Dragic ha dado buenos dividendos para el Heat en sus últimos partidos.
La química creada entre Dwyane Wade (der.) y el recién llegado armador Goran Dragic ha dado buenos dividendos para el Heat en sus últimos partidos. David Santiago el Nuevo Herald
La química creada entre Dwyane Wade (der.) y el recién llegado armador Goran Dragic ha dado buenos dividendos para el Heat en sus últimos partidos. David Santiago el Nuevo Herald

El Heat no puede fallar en la capital

05 de marzo de 2015 4:28 PM