Lourdes López prepara la nueva temporada del MCB

08/19/2014 12:12 PM

08/19/2014 12:13 PM

El gran triunfo de Miami City Ballet esta última temporada 2013-14 es que las ventas de entradas han subido alrededor de un 18 por ciento con relación a las de 2012-2013. Y aunque la bailarina cubana Lourdes López lleva aquí dos años como directora, esa fue la primera programación dirigida por ella, con una pieza de resistencia, West Side Story Suite, de Jerome Robbins, estrenada el 14 de febrero de este año, que ella vio coreografiar por Robins, pero que también sintió que era perfecta para esta cultura que ella denominó el “mosaico” de Miami.

Siendo cubana de origen y criada en un entorno multicultural, López consideró que un modo de atraer a los hispanos era programar con vista a sus intereses. Además, cree que en cada temporada debe haber un ballet completo. La temporada pasada fue la reposición de Don Quijote, también de fragancia española, aunque ruso. Esta temporada comenzarán con el ballet Romeo y Julieta, con lujosos trajes y pródiga escenografía.

López piensa que el alza en las ventas se debe en parte a los hispanos. “Ha habido incremento de ventas en los tres condados, Broward, West Palm Beach y Dade”, dice López, “y en Miami un 25 por ciento más. Es una sorpresa formidable, y solo en un año. Se ve lo que yo siempre he pensado: que el ballet es un arte comunicativo para todo el mundo, y especialmente para la comunidad latina e hispanoamericana, a ellos les gusta el ballet, y en todos los países latinoamericanos el ballet es parte de la cultura”.

Una historia clásica de amor, Romeo y Julieta, atrae a todos, y López la trae para comenzar la temporada, con la coreografía de John Cranko, una de las más famosas, y la música de Sergei Prokofiev. Fue estrenada en 1962 por el Stuttgart Ballet. En Miami comenzará el fin de semana del 17 al 19 de octubre en el Adrienne Arsht Center.

“Hay varios Romeos y Julietas, por supuesto, pero este es uno de los más famosos. Es una música tan suntuosa, de tanta emoción y tan lírica, que es algo que de verdad se siente en el alma; y para nosotros como compañía es muy importante tener un ballet de dos actos. Al público le gusta, pero también a los bailarines, porque hay que usar diversos talentos, requiere algo diferente: la pantomima, la caracterización, etc., es como ser artista de cine”.

Otra sorpresa que se avecina es el estreno norteamericano de la Carmen de Richard Alston. Y un estreno de Justin Peck, que acaba de ser nombrado coreógrafo residente de New York City Ballet. La obra de Peck no tiene título aún, pero se ha inspirado en el arte que se ve en las paredes de Wynwood. Y volverá Robins con una coreografía, The Concert, que López vaticina será del encanto de todos.

“No estaba buscando Carmen, sino otro ballet de Alston, que es moderno, y tiene el talento de crear para lo clásico, entonces él me manda cuatro o cinco piezas de ballet, pero a mí me encanta la música de Carmen –‘I adore it’–, y veo que este es clásico, es en punta, se hace en 50 minutos con una escenografía muy moderna, clásica pero contemporánea. Son pasos neoclásicos con los trajes tradicionales, es una maravilla de ballet”, confiesa López, “y tenemos a los bailarines, que sienten esa música y la saben bailar. Cuando vieron Carmen pensaban que era el ballet de Alberto [Alonso], pero este es un coreógrafo inglés, que la coreografió para el Scottish Ballet por comisión, y nunca se ha visto en ninguna otra compañía. Es la única vez que se ha bailado este ballet en Estados Unidos y fuera de Escocia”.

Ahora con el anuncio de la Ford Foundation de que López será parte de su directiva, la directora del MCB tendrá que viajar más a menudo. “Soy la primera artista que forma parte de esa fundación, y es un gran honor”, comenta López.

López regresó a su ciudad, Miami, después de haber desarrollado una carrera en Nueva York, cuando se la llamó para dirigir MCB. Ahora con la Ford Foundation tendrá que viajar mucho. “Me siento muy feliz, como si nunca me hubiera ido, han sido 40 años que se fueron como un soplo, y quiero seguir viajando a ver diferentes programas, coreógrafos, bailarines, para estar al tanto, porque el arte constantemente está cambiando”, declara López, añadiendo: “Dios me ha dado lo que nunca pensé que iba a tener”. • 

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio