La Habana, escenario, paradero y visión

12/25/2013 8:09 AM

12/25/2013 7:27 PM

Nativo de Miami, actualmente Raúl Rubio reside en Nueva York, como profesor en la Universidad John Jay, desde donde hace trabajo investigativo sobre temas culturales, especialmente centrados en Cuba.

Su más reciente producción es una compilación de ensayos que se relacionan con La Habana, en el libro La Habana: cartografías culturales (Aduana Vieja, 2013), que se presentó en la librería Books & Books. Como otras obras sobre el tema, que cita en su bibliografía, éste trata de la fascinación con los temas cubanos en todo el siglo XX. La Habana protagoniza muchas historias como escenario, como paradero, como visión. La idea de Rubio, que explica en su prólogo, es utilizar los productos culturales para hacer una cartografía de esa ciudad, con la literatura y el cine de los años 1930 a los 1950 y, más tarde de los tiempos contemporáneos, que incluya las memorias, los deseos y las fantasías.

En la presentación de la publicación, Fabio Murrieta, director de la editorial Aduana Vieja en Valencia, indicó que esto no es solo cultura cubana sino cubanoamericana, porque el autor pertenece a una nueva hornada de cubanos en la diáspora, a quienes se les debe dar acogida.

Rubio expresó que fue influenciado en su obra y su carrera por la cubanoamericana Achy Obejas, y su libro We Came All the Way from Cuba So You Could Dress Like This? Se refirió también a la influencia de Books & Books en su juventud, y a cómo Cuba estaba siempre en su mente, por la fascinación que ejercía sobre él su familia cubana. Recordó además, entre sus lecturas, el libro de Zoé Valdés La nada cotidiana en inglés, Yocandra in the Paradise of Nada.

“Nunca he dejado Miami”, dijo en inglés Rubio, quien antes de establecerse en Nueva York fue profesor de Barry University y luego de Middlebury College en Vermont. Pero, sobre todo, está en su memoria su primera visita a Cuba con el grupo del arzobispado católico en Miami para ir a ver a Juan Pablo II en su visita a la isla, y su regreso en el 2009.

El libro fue realizado como un proyecto académico, pero sin abandonar su propia perspectiva. No es una representación de todo en Cuba, sino que se relaciona más bien con la nostalgia de La Habana, y las visiones de La Habana que tienen tanto los cubanos como los extranjeros. La portada exhibe el cuadro Historia, con el mapa de Cuba cruzado por muchas huellas de zapatos, de la artista cubana Jenny Alfonso Relova, que vive en Sospel, cerca del Parque de Mercantour, y de la frontera entre Italia y Francia a 350 metros sobre el nivel del mar.

De las tres partes del libro me interesó más la tercera, por ser para mí la más novedosa: una visión de la cultura material. Pero es interesante que haya puesto juntos en la primera parte visiones de los norteamericanos sobre el ambiente afrocubano de los años 1930, y de los cubanoamericanos Cristina García y Gustavo Pérez Firmat, que llegaron a Estados Unidos de niños.

La segunda parte está dedicada a las visiones fílmicas. Este libro es un modo interesante de acercarse a La Habana, desde la nostalgia del ayer hasta la realidad del presente, en ensayos impresos anteriormente en otras publicaciones.

‘Hábitat’ de Joaquín Gálvez

La Otra Esquina de las Palabras, dirigida por Joaquín Gálvez, en el Café Demetrio de Coral Gables, siempre presenta a sus amigos e invitados, pero esta vez le tocó a él leer, como poeta, de su nuevo libro Hábitat (Neo Club Ediciones, Miami, 2013). Las palabras preliminares estuvieron a cargo de la ensayista y narradora Lourdes Tomás, quien desde el primer momento comentó que le había gustado mucho el libro.

Hábitat está dividido en tres partes. como el de Raúl Rubio, pero éstas son poéticas: Balada del purgatorio, En el archivo de un poeta e Imitación del Ave Fénix. Tomás se refirió a la producción anterior de Gálvez, diciendo que éste tenía una visión del poeta como paria, y que estaba preocupado con la devaluación de la literatura. Ella encontró en su poesía la relación con la soledad de los animales, que en el ser humano es una soledad urbano tecnológica, algo que Ezra Pound no tuvo que confrontar, según el poema Hábitat que le da nombre al libro, y que toma de Robert Frost el verso que alude a que “las buenas cercas hacen buenos vecinos”, aunque en su poema lo cercan en su soledad.

Gálvez leyó varios poemas después de afirmar que Tomás ha sido una mentora para él y agradecer a los diversos colaboradores en la publicación del libro. Aquí escogemos un poema, Homenaje a Magritte: “Esa montaña de cadáveres son orquídeas canceladas. / Alguien quiso cultivar un jardín, / pero en sus ojos se miraba el gas –de una cámara… / Y ese espejo fue una sentencia / cuando reflejó el rostro del agua”.

Es obvio que las imágenes de este poema acogen el estilo surrealista de Magritte –un sueño inspirado o una pesadilla–, que solicitan del lector la colaboración con el escritor que sugirió Tomás al presentar el libro. • 

Acerca de Olga Connor

Olga Connor
Olga Connor escribe para el Nuevo Herald sobre la literatura, las artes, y la actualidad cultural de Miami. Contacto: olconnor@bellsouth.net

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio