Telenovelas, Edith González exige doble para escenas de desnudo

06/07/2013 12:51 AM

06/07/2013 9:03 AM

Jorge Salinas recuperó por completo la visión luego del accidente que le afectó el ojo izquierdo cuando, en lugar de sus gotas, se echó disolvente de maquillaje. El actor de 44 años declaró que el incidente le provocó una quemadura en la córnea, pero que el tratamiento que recibió en un hospital de Nueva York impidió que la lesión no fuera grave. Como resultado pudo seguir filmando la novela Qué bonito amor, que aunque es el refrito de La hija del mariachi, a medida que avanza, le van poniendo tantos personajes con historias tan diferentes que cada vez se parece menos a la original. En esta versión hemos visto a los mariachis montando a caballo en el centro del DF, a Salinas vestido de payaso y hasta La Llorona estuvo de ‘fantasmactriz’ invitada manejando una barca en Chapultepec para rescatar al par de enamorados, que casi se mueren del susto. • 

Edith González dejó a los productores boquiabiertos cuando pidió que contrataran a una doble, flaca y pálida, para realizar las escenas de cama que le corresponden en su telenovela Vivir a destiempo. “Le debo respeto a mi hija Constanza y a mi esposo”, explicó la actriz de 48 años, a quien no le gustan los revolcones. “Con mucho gusto me beso con los muchachotes, que están muy guapos. Pero siempre lo pido en las cláusulas del contrato”, agregó González que tiene muchas escenitas eróticas con su amante Alejandro Monroy –interpretado por Ramiro Fumazoni–, el cual asegura que tardan muuuchas horas en grabar con la doble, lo que implica un gasto extra de tiempo. “¡Me parece bárbaro y macanudo! A mí me complica un poco, pero si a Edith la hace feliz, la reina es ella”, expresó el guapo argentino, a quien le da lo mismo besar a González que a la escultural modelo que la sustituye en las escenas calenturientas. Por su parte, Humberto Zurita no se quejó porque él solo le da galletazos y trancazos Para eso “la reinita” sí debería pedir una doble. ¿No? • 

Luego de trabajar 44 años en el cine, María Elena Velasco hace su debut telenovelero interpretando al personaje que la ha hecho famosa: la India María, una mujer de pueblo que enfrenta su precaria situación económica con humor. Velasco inició su carrera como vedette, y como según parece no le fue muy bien, se dedicó a encarnar a la India María, que nació en San José de los Burros. Ahora la vemos en Corazón indomable, telenovela que cuenta la historia de Maricruz Olivares, una muchacha despeinada y analfabeta que vive en una choza con su hermana sordomuda y su abuelo ( Ignacio López Tarso). Maricruz se casa con un piloto y su vida cambia al ser despreciada por los familiares del esposo. En medio de este drama, la India María le da toques de humor con sus ocurrencias. Baila además con sus guaraches como si fuera un trompo, como en la escena en la que le enseña al abuelo de Maricruz a bailar el famoso Gangnam Style. • 

Ximena Herrera, la actriz boliviana que encarna a Ximena Letrán, está feliz interpretando a esta mujer que nació en una narcojaula de oro, fabricada con los negocios sucios de su padre en El Señor de los Cielos. “Sin ver la otra cara del mundo, conoce a Aurelio Casillas y a los 15 años se convierte en su concubina. Poco a poco ella se da cuenta de cómo está exponiendo a sus hijos a ese mundo de muerte y podredumbre. Pero lo que más la atormenta es que los chicos vivan en una constante persecución”, dice la actriz que nació en La Paz, Bolivia; estudió en Boston mercadotecnia y actuación en el Centro de Educación Artística de Televisa. En México tuvo su primera oportunidad en la telenovela Corazones al límite, a la que le siguieron Bajo las riendas del amor, Niña de mi corazón, Ni contigo ni sin ti y ahora El Señor de los Cielos, donde interpreta a la bella esposa de Casillas. El personaje es una mujer que, además de sufrir por su familia, es sometida a las continuas humillaciones que le hace su marido, con sus innumerables amantes pues el narcogalán le pone los cuernos hasta con una escoba con faldas. • 

doraluzvargas@gmail.com

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio