Falleció Alvarez Guedes, el hombre de la risa eterna

07/31/2013 3:39 AM

09/09/2014 10:44 AM

Guillermo Alvarez Guedes, uno de los humoristas cubanos más queridos por el público de Miami y de los países latinoamericanos que lo aplaudieron, falleció el martes en su casa de Kendall a las 12:40 p.m. Tenía 86 años.

Con su partida, el mundo del espectáculo hispano pierde una de sus estrellas más versátiles que supo traducir el “cubaneo” de sus chistes a un lenguaje universal.

“Siempre trato de hacer reír a todos los que hablan en español. Unos se ríen más que otros, pero para mí lo más importante es que la gente tenga ‘material’ suficiente para mejorar su salud”, expresó Alvarez Guedes en una entrevista con El Nuevo Herald, en el 2010.

El humorista ingresó el lunes 15 de julio en la sala de cuidados intensivos del Doctors Hospital de Coral Gables aquejado por un padecimiento estomacal. Tras experimentar una mejoría, fue trasladado a una habitación, donde lo visitaron amigos, antiguos colegas y respondió llamadas telefónicas. Pero él dijo adiós rodeado de su familia en su residencia.

Hasta el año 2011, el artista fue la figura central de la revista radial Aquí está Alvarez Guedes, espacio de la Clásica 92.3 FM que compartió durante 15 años con el presentador Adrián Mesa, quien lo consideraba su mentor.

“Guillermo era un cubano ‘a todas’ y un artista completo. Lo mismo podía hacer reír al público con un chiste, que ponerlo a llorar declamando un poema”, dijo Mesa sin ocultar su tristeza por la pérdida de su colega y amigo. “Durante todos estos años me enseñó muchas cosas. Era un sabio. Me siento orgulloso de haber compartido tantos años con él”.

Por su parte, la presentadora radial Susy Lemán expresó que “pese a que esperaba la noticia de su partida, no quería que sucediera”.

“Me dio muchos consejos”, evocó Lemán, tras describir al humorista como un hombre “privado” que siempre llegaba a la cabina “muy bien vestido, perfumado y sonriente”.

“La única vez que lo vi triste fue cuando el atentando a las Torres Gemelas”, agregó la presentadora. “Pero al día siguiente dijo que la única manera de contrarrestar el dolor era alegrando al público”.

Sus comienzos

Guillermo Alvarez Guedes comenzó su carrera artística en su pueblo natal, Unión de Reyes, Matanzas, donde nació el 8 de junio de 1927. Allí participó en funciones teatrales desde los 5 años de edad.

Según su sobrina, la presentadora Hilda Rabilero, hija de la famosa actriz Eloísa Alvarez Guedes, hermana del comediante, tanto el polifacético artista como sus seis hermanos tenían un gran sentido del humor. “Lo que muchas personas desconocen es que mi tío era un hombre muy instruido, con el que se podía conversar sobre cualquier tema”, señaló Rabilero. “Recuerdo que le fascinaba el mundo de la espiritualidad”.

Tras darse a conocer en la radio desde finales de la década de 1940, debutó en la televisión gracias al productor y animador Gaspar Pumarejo. Su carisma y su sentido del humor le permitieron incursionar en sainetes, comedias musicales y espectáculos de cabaret.

Alvares Guedes estelarizó Casino de la Alegría, Jueves de Partagás y un sinnúmero de programas estelares de la CMQ TV. Su mancuerna artística con la legendaria Rita Montaner, en la década de 1950, hizo historia en las tablas, la radio y la televisión cubanas.

Durante esa etapa apareció en las películas San Rifle en la Habana ( Thief in Silk, 1953), Yo soy el hombre (1952) y La pandilla del soborno ( The Big Boodle, 1957).

Entre sus múltiples facetas, Alvarez Guedes se destacó como el visionario productor discográfico del sello GEMA, que lanzó al mercado a Rolando Laserie, Celeste Mendoza, Elena Burke y otras estrellas de la canción.

“Le abrí muchos mercados a la música cubana. La impusimos donde no existía. De eso estoy muy orgulloso”, dijo en la entrevista del 2010.

“Para mí representó la oportunidad de grabar un disco y ser escuchado internacionalmente”, destacó el salsero Willy Chirino. “Al enterarme de su muerte, siento que perdí un amigo, de esos que la vida pone en tu camino para llevarte de la mano a realizar tus sueños”.

La sonera Albita añadió que siempre estará agradecida por el apoyo que recibió su música en el programa del humorista.

“Guillermo es la Cuba del ayer, la de hoy y la siempre. Una eterna sonrisa en el corazón”, expresó la cantante.

En el exilio

Tras exiliarse en 1960, el humorista vivió en Nueva York y San Juan, Puerto Rico, donde retomó su labor musical, contribuyendo al lanzamiento de El Gran Combo de Puerto Rico, y lanzando las carreras discográficas de Danny Rivera y Luisa María Güell.

“Me duele mucho su partida. Guillermo era un hombre extraordinario. Y como artista se las sabía todas”, dijo Güell, tras recordar que recién llegada a España, en 1968, grabó para el sello GEMA varios temas que la dieron a conocer en Estados Unidos y Latinoamérica. “Me dio todos los consejos del mundo y me enseñó cómo tratar a la prensa. Además, me puso al día sobre muchos aspectos del exilio que yo desconocía mientras vivía en Cuba. Fue como un padrino para mí”.

En otro de los múltiples encuentros que concedió a esta redacción, Alvarez Guedes confesó que nunca recurría a amuletos “ni a todas esas porquerías” antes de presentarse frente al público. Tampoco usaba apuntador porque ejercitaba su memoria aprendiéndose los números telefónicos sin escribirlos.

Sobre la queja de algunos colegas, que culpaban a la audiencia cuando la función fracasaba, el humorista aseguraba que era capaz de convertir un público “malo” en “bueno”.

Cuando se le preguntaba si algún día escribiría sus memorias, sostenía que si algún día se decidiría a escribirlas, sería cuando fuera “viejo”.

“Leopoldo Fernández, Alberto Garrido, Federico Piñero y Enrique Arredondo () me dejaron el amor a la profesión y el respeto por el público”, reconoció en una ocasión al referirse a los grandes humoristas cubanos que le precedieron.

En otra oportunidad manifestó que pensar en Cuba le causaba pesar. “Los mejores recuerdos [de Cuba] me entristecen”, reveló en agosto del 2007. “Cuba es un país que ya no existe, aunque yo nací allí”.

El artista nunca regresó a la isla. Sin embargo, siempre estuvo al tanto del acontecer político y musical cubano.

Alvarez Guedes se presentó en España, Latinoamérica y varias ciudades de Estados Unidos, grabó 32 discos de chistes, escribió libros —uno de ellos, la novela Cadillac 59 (2000)—, y apareció en las películas Dios te salve psiquiatra (1966), A mí qué me importa que explote Miami (1976) y Que todo quede entre cubanos (2008). Sus espectáculos unipersonales abarrotaron el Miami-Dade County Auditorium en innumerables ocasiones.

“Guillermo era un sociólogo de la escena, sus chistes son un estudio del carácter del cubano. Quien los escucha aprende más de Cuba que en un libro de sociología”, expresó entre lágrimas Leyda Pérez Jácome, supervisora de concursos de Sábado Gigante, quien entró a la televisión cuando el humorista la incorporó a Aquí está Alvarez Guedes, un show que la cadena Univisión transmitió a finales de la década de 1980.

“El problema no está en hacer chistes nuevos, si no en procurar que la gente se ría”, solía decir el humorista, cuyos miles de admiradores hoy lloran su partida.

Al artista le sobreviven su esposa Elsie, con la cual estuvo casado 59 años, sus hijas Idania y Elsie, cuatro nietos y su sobrino, el cantante y actor Jorge Hernández.

“Fue un hombre muy audaz”, dijo Hernández. “A través de su larga carrera reflejó como nadie el sentir de su pueblo”.

Por decisión de su familia los servicios fúnebres serán privados. En los próximos días se anunciarán los pormenores de la misa de recordación.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio