Hijo de Almeida valora quedarse en EEUU

09/06/2010 1:16 AM

09/06/2010 4:25 PM

Una semana después de su arribo desde La Habana, Juan Juan Almeida García, hijo del comandante revolucionario Juan Almeida Bosque, dijo que está considerando la posibilidad de quedarse en Estados Unidos para vivir junto con su esposa e hija, ambas residentes en Miami.

"Estoy tratando de estar aquí legalmente y tener acceso a determinadas cosas. El problema no es si quiero regresar a Cuba, sino cuándo y cómo quiero regresar'', indicó Almeida en una entrevista a El Nuevo Herald.

Almeida abandonó La Habana el 26 de agosto con un permiso temporal de las autoridades. Su salida puso fin a un capítulo que se prolongó por siete años y en los que protagonizó toda clase de incidentes para llamar la atención de la nomenclatura castrista: desde protestas callejeras y ayunos forzados hasta un intento de salida ilegal y numerosas cartas escritas a los círculos más íntimos del poder, incluyendo varias peticiones al gobernante cubano Raúl Castro.

"Intenté pedir entrevistas, que no me las dio, intenté con su hija Mariela y su hijo Alejandro Castro'', comentó. "Pero ellos tienen una mentalidad de clan, así funcionan''.

El permiso de viaje se concretó tras la mediación del cardenal Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de La Habana, quien se interesó "personalmente'' en el caso y solicitó una autorización de carácter humanitario debido al estado de salud de Almeida.

El abogado, de 44 años, sufre una enfermedad reumática degenerativa, llamada espondilitis anquilosante, que requiere tratamiento especializado. Desde comienzos de los años 90, fue atendido ambulatoriamente en el hospital Erasme de Bruselas, Bélgica, hasta que en el 2003 le cancelaron sorpresivamente la autorización.

"Fue una larga espera en la que me habían dejado en un limbo legal. Todo por un capricho presidencial, personal. Vivía prácticamente de milagro'', sostuvo Almeida.

Mimado desde sus primeros años de vida bajo la figura histórica de su padre, fallecido en septiembre del 2009, Almeida tuvo acceso a oportunidades y ventajas que la mayoría de los cubanos de a pie no tenían.

"Aunque siempre me relacioné con todo tipo de personas, no creo que mi vida tenga un antes y un después. Creo que fui cambiando paulatinamente, fue una metamorfosis'', dijo.

Graduado de Ciencias Penales en la Unión Soviética en los años 80, Almeida trabajó como especialista de mercado en la Unión Suchel, adscrita al Ministerio de la Industria Ligera. Años más tarde, entre 1998 y el 2003, se radicó en el balneario mexicano de Cancún, contratado por la empresa de servicios aeroportuarios SEAT con un salario de $700 mensuales, según explicó.

Su retorno a Cuba se produjo al calor de sospechas de tráfico de personas, desvío de fondos y contrabando de habanos durante su estancia en Cancún. Sin embargo, en Cuba nunca se comprobaron las acusaciones.

"No tengo nada que esconder'', anotó Almeida. "Fui a Cancún con un permiso de trabajo que me conseguí con relaciones muy personales. El gobierno [cubano] no estaba presente en ningún lugar y de hecho fui bastante criticado por ellos''.

También dijo que es un hombre que no tiene ahorros y que depende exclusivamente de la ayuda que pueda ofrecerle su hija Indira, a quien no veía desde hace cinco años. Su esposa Consuelo, residente legal hace seis meses, está desempleada.

"Se ha dicho y he leído que tengo cuentas, pero no tengo ahorros, no tengo dinero'', aseguró. "Mi hija nos mantiene y quiero empezar a trabajar ya''.

Debido a sus problemas económicos, Almeida ha postergado indefinidamente el tratamiento que tenía que empezar en el Centro Médico Cedros del Sinaí, en Los Angeles. Las solicitudes de salida del país, que presentó repetidamente desde el 2003, siempre se sustentaron en que debía recibir atención urgente.

Sobre la gestión del cardenal Ortega en la solución de su caso, precisó que se trata de un interlocutor "válido'' que ha hecho posible la excarcelación de más de una veintena de presos políticos, enviados a España. Previamente, Indira intentó conseguir sin éxito la ayuda de instancias y organismos de alto nivel, como la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Ahora se abren nuevas ventanas de esperanza pero en Cuba no existe legalmente el destierro y estos señores están saliendo de Cuba desterrados'', afirmó Almeida. "Se está violando la ley''.

La mediación de la jerarquía de la Iglesia Católica en la liberación de los prisioneros de conciencia fue criticada por varios opositores en la isla. En el grupo de adherentes apareció el nombre de Almeida, días antes de recibir la noticia de su permiso. Almeida dijo que fue incluido entre los firmantes sin su consentimiento.

"Es una absoluta contradicción que haya firmado esa carta y que fuera la Iglesia la que me ayudó'', declaró.

Almeida también recordó que su padre intercedió por él en busca de una autorización para viajar legalmente al extranjero, pero Raúl Castro lo ignoró con una actitud desafiante.

"El sí intervino y tengo pruebas de que lo hizo en dos ocasiones'', aseguró Almeida. ‘‘Una de ellas fue en el Aeropuerto José Martí y hubo una discusión muy fuerte entre ellos''.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio