Niegan permiso de salida a esposa de disidente y su hijo

12/23/2010 8:36 AM

12/23/2010 1:35 PM

Las autoridades cubanas negaron el permiso de salida del país de la esposa del disidente Darsi Ferrer para que reciba tratamiento médico en el extranjero por un complejo padecimiento, informó éste el miércoles desde La Habana.

Yusnaimy Jorge Soca y Dariel, el hijo de 9 años de la pareja, estaban a la espera desde hace varias semanas de la respuesta final de la Dirección de Inmigración y Extranjería de Cuba para viajar inmediatamente a Estados Unidos.

Ferrer calificó la negativa como una estrategia con fines políticos ante su consistente rechazo de aceptar el exilio forzado y abandonar su papel opositor.

"Con este método las autoridades del régimen optan por el chantaje de exigir mi destierro como condición previa para admitir que salga mi familia", dijo Ferrer.

Jorge padece un cuadro agudo de hipertensión endocráneana, una enfermedad cerebrovascular que puede causar pérdida de la visión, vómitos y rigidez de la nuca, entre otros síntomas.

Ferrer, director del proyecto Cubabarómetro, una iniciativa sin filiaciones políticas que reúne a profesionales y opositores independientes en La Habana, indicó que ningún especialista ha logrado orientarlos sobre el tratamiento más adecuado para Jorge.

"Los médicos ni siquiera han establecido cuál es la causa de sus repetidos cuadros de hipertensión endocráneana", agregó en un correo electrónico enviado a El Nuevo Herald. "Además de no tener un diagnóstico, tampoco cuenta con la posibilidad de que le realicen exámenes complementarios de rutina".

Hace dos semanas, Ferrer y Jorge fueron arrestados cuando se trasladaban a una concentración en el Parque Villalón, en el barrio de El Vedado, frente a la Oficina Regional de la UNESCO para América Latina y el Caribe. La movilización fue organizada por Ferrer y otros disidentes para celebrar el Día Internacional de los Derechos Humanos.

"La policía política dejó claro durante el interrogatorio del que fuimos víctimas el pasado día 10 del presente mes, que sólo autorizarían la salida de Yusnaimy y nuestro niño si yo acepto el destierro y también me marcho", puntualizó Ferrer.

Añadió que si el estado de salud de Jorge continúa agravándose, el único responsable será el gobierno cubano, ya que, según explicó, no tomaron en cuenta una situación de carácter "humanitario".

"Queda claro que en la condición actual de rehén a la que someten a Yusnaimy cualquier complicación que suceda con su salud es responsabilidad de las máximas autoridades del gobierno", dijo Ferrer. "Arrebatarle la oportunidad de recibir asistencia médica fuera de Cuba constituye un acto despiadado y criminal".

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio