Reich arremete contra Bardach en juicio a Posada

03/26/2011 1:00 AM

03/26/2011 8:23 AM

Otto Reich, ex embajador de los Estados Unidos en Venezuela, declaró el viernes en el juicio del activista anticastrista Luis Posada Carriles que una ex reportera de The New York Times que lo entrevistó está prejuiciada contra los cubanoamericanos.

La reportera Ann Louise Bardach es testigo estrella de la fiscalía contra Posada. Bardach entrevistó a Posada en Aruba en 1998. Un mes después escribió un artículo con su colega Larry Rohter en The New York Times en el cual Posada se responsabilizaba de una serie de atentados con bombas en sitios turísticos de Cuba en 1997.

Bardach concluyó su testimonio el miércoles, después de reafirmar la conclusión de su artículo.

Posada no está acusado de organizar los atentados en Cuba, sino de mentir a funcionarios de inmigración acerca de su presunto papel en estos. Extractos de la entrevista grabada con Posada son ahora pieza clave de la evidencia federal en el juicio por perjurio contra Posada, que tiene 83 años.

Reich, un prominente cubanoamericano que fue aceptado por el tribunal como experto en asuntos cubanos, también denunció a Bardach como periodista prejuiciada que no se ajusta a la realidad en su trabajo y cuyos artículos en ocasiones contienen ficción. Su testimonio se produjo cuando el principal abogado defensor de Posada, Arturo V. Hernández, le preguntó si Bardach estaba en lo cierto cuando se describió asimisma como justa y exacta en sus escritos.

"En base a lo que he leído, que es bastante, yo diría que no es ninguna de esas cosas'', respondió. ‘‘Sus escritos constan de distorsión, tergiversación de hechos y, en algunos casos, fabricación''.

Reich, sin embargo, no citó ninguna instancia específica de fabricación en el trabajo de Bardach.

"Ella tiene un prejuicio, en general, contra los cubanoamericanos y los cubanoamericanos anti- castristas en particular'', declaró Reich.

En un correo electrónico a los reporteros que cubren el juicio, Bardach negó rotundamente las acusaciones de Reich.

"Negación categórica contra esta calumnia indignante'', escribió Bardach. "El récord de Otto Reich de calumniar a periodistas habla por sí mismo. De hecho fue reprendido y amonestado por sus tácticas desagradables en ese sentido''.

También dijo que ella siempre ha tratado de ponerse en contacto con Reich por teléfono y fax, pero que nunca le respondió sus llamadas. Reich afirmó que Bardach nunca lo había contactado.

En la década de los años 80, Reich fue coordinador de la Oficina de Diplomacia Pública del Departamento de Estado, que difundía información a los periodistas para publicitar las políticas de la administración del presidente Ronald Reagan en América Central. En 1987, la Contraloría General de Estados Unidos encontró que las actividades de la Oficina de Diplomacia "violaron las restricciones sobre el uso de los fondos asignados para fines de publicidad o propaganda''.

Reich también atacó a The New York Times como prejuiciado contra los exiliados cubanos.

"Hay un prejuicio en el New York Times contra los cubanoamericanos en general, y los cubanoamericanos anticastristas en particular'', dijo Reich.

Eileen Murphy, vicepresidente de comunicaciones corporativas de The New York Times, negó la afirmación de Reich en un correo electrónico a los periodistas que cubren el juicio.

"Otto Reich no ha demostrado ningún error de hecho en los artículos de The New York Times, ni tampoco nadie más lo ha hecho en los 13 años transcurridos desde su publicación'', dijo Murphy, refiriéndose a la serie de artículos de Bardach y Rohter en 1998. "En cambio, ha lanzado ataques que no son dignos de una respuesta''.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio