Leonardo Padura: Los cubanos no conocen la literatura que se escribe en el mundo

10/04/2011 2:06 PM

10/04/2011 2:08 PM

“Los cubanos no conocen la literatura que se está escribiendo en el mundo” y “eso retrasa a un país”, afirmó el martes en París el escritor cubano Leonardo Padura para quien es “evidente” que los cambios económicos que están siendo aplicados en Cuba “provocarán cambios políticos”.

Durante un pausa en su intensa agenda europea que comenzó en Dinamarca para promocionar la salida de su ya exitosa novela “El hombre que amaba a los perros” que en 2012 se publicará en inglés, Padura habló con un reducido grupo de periodistas de sus proyectos e inevitablemente de la realidad política de su país pues “no puedo ser otra cosa que cubano”.

Periodista y escritor conocido por su tetralogía “Cuatro estaciones” que protagoniza el policía Mario Conde y que fue traducida a 17 idiomas, Padura lamenta el “problema de información cultural gravísimo para un país con la capacidad de consumo cultural como Cuba”.

“¿Cuándo un lector cubano leerá a Roberto Bolaños? ¿Cuándo van a poder leer al japonés (Haruki) Murakami o al sueco Hening Mankell?”, se pregunta.

“¿Cuándo los lectores cubanos tendrán acceso a esa literatura?”, insiste antes de sentenciar: “eso retrasa a un país y más a un país con las condiciones de Cuba”.

Y explica: “para los pobrecitos haitianos el problema es conseguir un poco de agua que no los mate con la contaminación del cólera, pero para los cubanos es ver una película () y eso que gracias a la piratería, entre comillas y sin comillas, hay una cierta actualización”, asegura.

Padura, que defiende la necesidad de crear un “mercado interno” que permita el desarrollo de la cultura cubana en la isla, opina que “Raúl Castro le ha dado lógica económica a la realidad política, a la inversa de Fidel Castro” y tras asegurar que “se están viendo resultados” confía en que “esto permita que la gente viva mejor.

Pero admite que ”lo que ocurre en Cuba es contradictorio“.

”El país se está abriendo en muchos sentidos y de pronto hay síntomas que van en el sentido contrario“, dice interrogado sobre la reciente retirada por parte de las autoridades cubanas de la acreditación de prensa del corresponsal en la isla del diario español El País.

”Lo que parece evidente es que si bien se están produciendo cambios económicos y cambios sociales en Cuba, el gobierno va a procurar retardar lo más posible los cambios políticos“ aunque ”más tarde o más temprano“ los cambios económicos ”provocarán cambios políticos“, afirma.

Padura que se considera un ”privilegiado“ porque tiene internet en su casa explica que ”ahora falta que veamos el cable de internet que viene de Venezuela“ pues ”a partir de allí la decisión de que los cubanos accedan a internet o no, será política y no tecnológica“.

Cuenta que en este viaje estrenó el pasaporte que el gobierno español le otorgó hace seis meses y dice que una de las ventajas de estos viajes es poder ir a bibliotecas o ir a museos en preparación de su próxima novela.

”Los herejes“ arranca en la la Holanda de Rembrandt en el siglo XVII y llega hasta nuestros días, cuando el hijo de una familia judía sefardí va a Cuba en busca de un cuadro y se topa con Mario Conde, dice el autor que reivindica su próxima novela como una ”reflexión que tiene que ver con la decisión del individuo de ejercer su libertad“.

¿Por qué introducir a Mario Conde en una novela del siglo XVII?

”Por que quiero que Mario Conde vaya viendo los cambios de Cuba conmigo, responde Padura antes de adelantar que “está hablando con productores” para llevar al cine “El hombre que amaba a los perros” la novela en tres tiempos que cuenta la vida en el exilio del revolucionario ruso León Trotski, la historia de su asesino, el republicano y comunista Ramón Mercader y la de Iván, un periodista cubano que conoce a Mercader en una playa cubana cuando pasea a sus perros.

“Yo prefiero no hacer la versión cinematográfica porque entre la novela y la versión para cine hay un acto de carnicería inevitable”, confiesa Padura que fue guionista de la película “Siete días en La Habana” a estrenarse probablemente en el próximo Festival de Cine de la capital cubana.

Cuenta que será “asesor cultural y espiritual” del equipo de béisbol de La Habana pues hay que “cambiar de mentalidad” y entender que como (Lionel) “Messi se puede jugar con Argentina y luego con el Barca”. Claro que admite que le pasa lo que a “Mario Conde cuando sus amigos se lo llevan al estadio: siente que entra en un espacio de libertad”.

¿Mario Conde verá los cambios en Cuba?

“Ojalá Mario Conde y yo los veamos”, concluye.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio