Muere conocido locutor de radio y televisión cubana

11/07/2012 6:40 PM

11/08/2012 11:56 AM

Esther Rodríguez aún recuerda los sentimientos encontrados que le provocaba escuchar la voz de su padre en la radio. Siendo una niña en el Washington D.C. de los años 60, Rodríguez se sentía especial por el trabajo de su padre, pero la confundía que él transmitiera en español aunque vivían en un ambiente en el que el idioma principal era el inglés.

Ramón Irigoyen, el progenitor de Rodríguez, era un conocido personaje de Radio Reloj y la televisora CMQ en Cuba. Después de emigrar a Estados Unidos en 1961, Irigoyen regresó a la radio como director y locutor de La Voz de las Américas, una emisora del gobierno estadounidense.

Esa voz radial que tanto recuerda Rodríguez se extinguió el 31 de octubre en Miami con el fallecimiento de Irigoyen a sus 72 años.

“Cuando vivíamos en Washington [D.C.] yo aprendí a entender que mi familia era un poquito diferente”, contó Rodríguez. “Hablábamos en español en casa y no éramos americanos en realidad. Después fui entendiendo el esfuerzo de mis papás para traernos a este país”.

Los Irigoyen salieron de Cuba poco después de que Fidel Castro tomara el poder. Primero emigraron a Nueva York Esther Bosch Irigoyen, la esposa de Ramón Irigoyen, junto a sus tres pequeños, Rosa, Ramón y Rodríguez. Esther estaba embarazada del cuarto hijo del matrimonio, a quien bautizaron Kenneth.

Rodríguez recuerda caminar por una pista del aeropuerto llena de nieva al llegar a Nueva York, junto a su madre embarazada y sus dos hermanitos. Era el dia de la inauguración del presidente John F. Kennedy. Meses más tarde su padre, se subió a un avión con destino a Miami para encontrarse con su familia en Estados Unidos.

“Mi papá era muy conocido en Cuba, y no quería decir que se iba para siempre porque temía que no lo dejaran salir”, recordó Rodríguez. “Por eso vinimos primero y luego él tuvo que mentir para salir, diciendo que iba a visitar un amigo en Miami porque era menos sospechoso que viniera solo”.

En la radio estadounidense, Irigoyen se destacó en su programa Cita con Cuba, que difundió noticias a los cubanos aquí y en la isla durante la década de los 60 y 70. Luego, fundó El Show de Irigoyen, también de noticias en español.

“Eventualmente mi papá se cansó de vivir en el norte y nos mudamos a Miami, donde había más cubanos”, contó Rodríguez.

En el sur de Florida el locutor decidió emprender varios negocios. Algunas empresas fueron exitosas, otras no tanto, según cuenta su hija.

“Pero él tenia un espíritu de negocio y no se desanimaba”, explicó. “Sabía que en este país podía intentar y triunfar, y lo logró”.

Además de sus hijos y viuda, a Irigoyen le sobreviven nietos, bisnietos, una hermana y un sobrino. Su familia llevó a cabo una “celebración de su vida” el 4 de noviembre en su casa de Coral Gables.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio