Investigaciones y triunfo de Obama afectaron a David Rivera

11/08/2012 1:09 AM

09/09/2014 9:22 AM

Los resultados de la votación para el Congreso federal por el Distrito 26 no sólo abrieron las puertas a un candidato que en años recientes aspiró hasta dos veces y perdió, sino también demostraron que el pulso electoral en el sur de la Florida está cambiando.

Y lo está haciendo a pasos agigantados.

La contienda del martes favoreció al demócrata Joe García sobre el republicano David Rivera por aproximadamente 10 puntos porcentuales. En el 2010 Rivera superó cómodamente a García por un margen similar y todo parecía indicar que se mantendría firme durante mucho tiempo.

Pero, ¿qué ocurrió para que cambiaran las tendencias del electorado?

Rivera, de 47 años, inició la campaña a la sombra de un par de investigaciones en sus finanzas personales y de recaudación de fondos: una por el estado y otra por el FBI y el IRS. Luego, en la recta final, debió soportar el peso de una evaluación interna de la Comisión de Etica de la Florida. La Comisión concluyó que Rivera cometió 11 violaciones mientras se desempeñó en la Legislatura estatal.

Mientras tanto, en la campaña de su adversario político, la situación era diametralmente opuesta. Desde el comienzo García obtuvo el respaldo de su partido y recaudó suficientes donaciones para llegar a una masa electoral expectante y variada.

Rivera, en una ocasión un gran recaudador de fondos y con relaciones políticas en todo el estado, logró aportes de aproximadamente $600,000. García consiguió más de $1 millón.

“Creo que hay muchas cosas importantes que debemos entender”, dijo Eduardo Gamarra, analista y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Internacional de La Florida (FIU). “En este caso era clave el apoyo del candidato Mitt Romney y otras figuras del Partido Republicano, como el senador Marco Rubio y la congresista Ileana Ros-Lehtinen. Pero en el mejor de los casos, fue un apoyo tardío o simplemente no se dio”.

El senador Rubio expresó en términos muy generales su apoyo a la candidatura de Rivera.

“Ha grabado llamadas de varios de ellos, incluyendo a David Rivera, Karen Harrington, Steve Southerland y Allen West, entre otros”, manifestó su portavoz, Alex Burgos.

Hace dos semanas Ros-Lehtinen, presidenta de la influyente Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, expresó su respaldo a Rivera aunque desde una perspectiva estrictamente profesional.

“Repetida y consistentemente ha puesto temas para ayudar a ser verdaderamente libres a la gente en Cuba, Venezuela y Nicaragua, y comparto sus puntos de vista sobre las dictaduras”, puntualizó Ros-Lehtinen en un correo electrónico a El Nuevo Herald.

Otro elemento que parece haber inclinado la balanza a favor de la candidatura de García fue el rediseño del Distrito 26. El nuevo mapa congresual le dio a Rivera menos oportunidades de salir victorioso, según el académico Guillermo Grenier. El distrito 26 va desde Kendall hasta Cayo Hueso.

“No fue nada positivo para Rivera”, comentó Grenier. “Además el tema cubano ya no tiene esa resonancia en el área demográfica del Distrito 26. Su candidatura estaba dañada y muchos votantes cubanoamericanos reaccionaron de manera distante. Fue un voto de rechazo”, explicó.

El apoyo de los electores del sur de la Florida a la reelección de Barack Obama también propició un resultado favorable para García, según Fernand Amandi, vicepresidente de la consultora de comunicaciones Bendixen & Amandi.

“El peso del nivel de apoyo a Obama en el condado Miami-Dade y los Cayos le dio una gran ayuda a García”, declaró Amandi.

Agregó que la nube de sospechas y cuestionamientos sobre Rivera perjudicaron el nivel de llegada y confianza del representante federal saliente entre los electores del Distrito 26.

“Rivera no estuvo el tiempo necesario para restablecer una fuerte base política, pero también creo que se convirtió en una figura tóxica con todas estas alegaciones”, apuntó Amandi.

Darío Moreno, consultor de campañas y profesor universitario de Ciencias Políticas que asesoró a Rivera, declaró que el peso de las sospechas sobre Rivera desgastó su campaña electoral.

“Mucha gente decidió alejarse debido a sus problemas. La gente comenzó a darse cuenta que Rivera estaba en problemas constantemente. Se congelaron fondos de su partido y de otros sectores”, sostuvo Moreno.

En el Condado Miami-Dade, Moreno añadió que el voto hispano para Obama fortaleció, a su vez, la postulación de García.

“Ha sido una ola demócrata que acabó tumbando a Rivera”, concluyó Moreno.

En una entrevista telefónica, Rivera dijo que los resultados finales en el Distrito 26 se vieron afectados por la carrera presidencial y la ventaja de Obama en Florida.

“Cuando coinciden las elecciones (a la Cámara) con las votaciones presidenciales siempre resultamos afectados”, indicó Rivera. “Creo que se hizo muy difícil para un republicano ganar un escaño”.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio