Partido Republicano paga alto precio por obviar a hispanos

11/08/2012 1:11 AM

09/09/2014 9:22 AM

El Partido Republicano, agrupación que por décadas le restó importancia al crecimiento de la población hispana en Estados Unidos, pagó un alto precio por su descuido en los comicios del martes y enfrenta la urgente necesidad de atraer más latinos a sus filas si quiere seguir siendo una fuerza competitiva en las futuras contiendas nacionales, consideraron analistas.

“La escritura está definitivamente en la pared para los republicanos”, comentó Deborah Schildkraut, profesora de Tufts University especializada en la política estadounidense y en sicología política.

“Los latinos desde hace mucho tiempo han sido considerados como el ‘gigante durmiente’ de la política electoral, un grupo que sería decisivo cuando comience a darse cuenta de su potencial. La realización de ese potencial ha sido un proceso largo y lento [] Pero el cambio ha comenzado a producirse”, comentó Schildkraut.

El gigante parecía haber salido de su somnolencia el martes luego que millones de hispanos salieron a votar el martes para pronunciarse en más de un 70 por ciento a favor del presidente Barack Obama, quien obtuvo la reelección en los comicios gracias en gran parte a ese respaldo.

De acuerdo con un sondeo de elaborado por la ONG Latino Decisions, el candidato republicano Mitt Romney habría obtenido uno de los más bajos índices de apoyo entre los hispanos en las última elecciones, alcanzando sólo 23 por ciento, que no estuvo muy lejos del mínimo de 21 por ciento que tuvo Bob Dole en 1996.

Según distintos análisis realizados al día siguiente de la contienda, el voto hispano jugó un papel decisivo en los esfuerzos del presidente Obama de llevarse los delegados electorales de los estados claves que consolidaron su victoria, especialmente Ohio, Nevada, Nuevo México, Virginia y Florida.

El que Obama haya logrado ganar por segunda vez en estos estados clave, fortalece la creencia de que el mapa electoral estadounidense está siendo alterado significativamente por los cambios demográficos que se están produciendo en el país, y que la nueva dinámica dentro del juego político estadounidense requiere que el Partido Republicano emprenda un proceso de redefinición si es que quiere seguir siendo competitivo.

Michael Heaney, profesor de Estudios Organizacionales y Ciencias Políticas de la Universidad de Michigan, comentó que el Partido Republicano ha perdido la mayoría en el voto popular en cinco de las últimas seis elecciones presidenciales debido principalmente a esos cambios poblacionales.

“El cuadro demográfico de Estados Unidos hoy en día no favorece a la agenda republicana”, comentó Heaney.

“La agenda republicana es magnífica si eres un hombre blanco de avanzada edad. De manera que si eres un viejo de piel blanca, el Partido Republicano luce muy bien. Pero la población tiene cada vez más un aspecto diferente”, señaló.

En particular, la plataforma presentada por el Partido Republicano presenta muy pocos puntos de interés para las mujeres y no se acerca a las minorías, comentó.

“Y la realidad demográfica es que los blancos están disminuyendo como proporción de la población y del electorado. Un partido que no desarrolle una estrategia para atraer a las minorías y las mujeres, no va lograr capturar la mayoría de la votación en elecciones presidenciales”, comentó.

Parte del rechazo sufrido por los republicanos en las últimas elecciones está ligado con las posturas antimigrantes asumidas por algunos de sus miembros durante el polémico debate nacional sobre la inmigración, que termina siendo interpretada por muchos hispanos como racista y excluyente.

Marco Sendon, representante del grupo conservador T-Party en el Sur de Florida, negó que la sea y explicó que se trata de desconocimiento sobre lo que el Partido Republicano quiere hacer.

“Lo que hace falta es simplemente articular la agenda mejor. Nosotros no hemos articulado propiamente cual es la posición de nosotros y eso nos ha costado mucho” comentó.

“Nosotros, los conservadores, hemos fracasados en articular exactamente qué los valores conservadores son precisamente los que ellos viene a buscar a los Estados Unidos. Es decir, el sueño americano por medio de los frutos de sus esfuerzos. En vez de venir aquí y acomodarse con un cheque del gobierno que más se asemeja lo que dejaron atrás en su tierra natal”, sostuvo.

Agregó que el Partido Republicano en realidad está a favor de la inmigración, pero sostiene que ésta debe ser legal y regulada, debido a que el cumplimiento del ordenamiento legal del país es fundamental para evitar el colapso de las instituciones democráticas, y porque es necesario que el país mantenga el control de sus fronteras.

No obstante, las agrupaciones pro hispanas creen simplemente que las acciones antiinmigrantes emprendidas por líderes republicanos en estados como Arizona, hablan por si mismas, y que brindar explicaciones no sería suficiente para atraer más latinos a las filas republicanas.

Heaney coincidió y subrayó que el Partido Republicano necesitar emprender una redefinición de su identidad parecida a la iniciada por el presidente Bill Clinton hizo en 1992, cuando el Partido Demócrata realizó un inventario de sus posiciones para ayudarle a ser más competitivo en la política nacional.

El profesor explicó que Clinton inició una serie de evaluaciones para determinar cuáles eran los temas en los que el partido perdía consistentemente, llegando a la conclusión de que estaban totalmente desalineados con el resto del país en el tema de la seguridad personal, la asistencia social y el comercio internacional.

“Bill Clinton fue una figura de transformación para el Partido Demócrata [] Movió a los demócratas hacia el centro en esos temas. Ahora los republicanos necesitan hacer lo mismo. Necesitan mirar a sus posiciones y ver donde están perdiendo”, comentó Heaney.

El profesor indicó que una evaluación exhaustiva de estas posiciones llevarían al Partido Republicano a detectar que hay tres temas donde deberían girar hacia el centro: la inmigración, los derechos para las parejas del mismo sexo y la salud reproductiva de las mujeres.

En cambio, los republicanos deberían seguir avanzando sobre la promoción de una mayor responsabilidad fiscal, la reducción del tamaño del gobierno y los impuestos.

“Estos temas [los económicos] funcionan, pero yo me movería al centro con los otros [porque] mucha gente los interpreta como un tema de tolerancia, como un tema de exclusión, que realmente golpea los tres sectores demográficos donde están perdiendo, los hispanos, las mujeres y los jóvenes”, afirmó Heaney.

“Porque mucha gente, en particular los jóvenes, ven la agenda republicana y se pregunta: ¿Por qué son tan intolerantes? ”, añadió.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio