Descubren en Israel pozo que data del Neolítico con esqueletos de 8,500 años

11/08/2012 5:33 AM

11/08/2012 11:01 AM

Arqueólogos israelíes han descubierto en excavaciones en el Valle del Esdraelón, en la baja Galilea, un pozo que data del período Neolítico y que contenía dos esqueletos humanos de 8,500 años, informó hoy la Autoridad de Antigüedades de Israel.

El hallazgo, realizado en un sitio denominado “Enot Nisanit”, en los márgenes occidentales del bíblico valle, fue hecho de forma fortuita en excavaciones previas al ensanchamiento de una carretera.

Los restos humanos son de una mujer de unos 19 años y de un hombre mayor que ella y suponen un misterio para los arqueólogos, que no han podido determinar si cayeron a su interior por accidente o fueron arrojados al mismo.

El director de las excavaciones, Yotam Tepper, afirma en un comunicado de la Autoridad de Antigüedades, que “lo que está claro es que después de que estos individuos desconocidos cayeran al pozo, el agua dejó de ser empleada por la sencilla razón de que quedó contaminada y ya no era potable”.

Asimismo destaca que el foso guarda relación con un antiguo asentamiento agrícola cuyos habitantes lo emplearon para la subsistencia cotidiana.

La parte superior está construida con piedras y la inferior cavada en roca viva.

Dos grandes piedras rematan la entrada del pozo, de 8 metros de profundidad y 1,3 metros de diámetro en la apertura superior.

Además de los restos humanos, Tepper subraya que fueron encontrados numerosos utensilios que dan claves de la identidad de las gentes que cavaron el pozo, entre ellos, cuchillas denticuladas de sílex empleadas probablemente para cosechar, así como cabezas de flechas y otros útiles tallados en piedra.

Omri Barzilai, jefe del Departamento de Prehistoria de la Autoridad de Antigüedades, refiere que “los pozos de este período son hallazgos únicos en la arqueología de Israel y probablemente también en el mundo prehistórico en general”.

Los dos pozos más antiguos del mundo fueron encontrados en Chipre y ponen de relieve el comienzo del fenómeno de la domesticación.

“Parece ser que el hombre antiguo intentó idear fórmulas para proteger el agua bebible de posibles contaminaciones por los animales que cuidaba, y por ello acotó el agua en un lugar que no fuera accesible para el ganado”, concluye Barzilai.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio