Esposa de Alan Gross desafía presentación de orquesta cubana

11/12/2012 3:14 AM

11/12/2012 4:55 AM

La esposa del subcontratista estadounidense Alan Gross, que cumple 15 años de cárcel en Cuba, pidió el domingo junto a más de 500 rabinos que liberen a su marido por razones humanitarias en una manifestación en Florida.

Judy Gross, la esposa del subcontratista manifestó el domingo en el exterior de un anfiteatro de West Palm Beach donde se presentó la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba.

“Estoy aquí en la función de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba, para enviar un mensaje a La Habana: la manera más rápida de abrir relaciones entre los Estados Unidos y Cuba, y de promover intercambios importantes de persona a persona, es poner en libertad a mi esposo”, dijo una carta de la señora Gross divulgada antes de su manifestación.

Antes de esta acción, más de 500 rabinos enviaron una carta al gobernante Raúl Castro para sumarse a los pedidos de liberación de Gross, de 63 años, quien estaría sufriendo en una cárcel cubana problemas de salud.

“Bajo estas circunstancias, le rogamos a su gobierno que libere al Sr. Gross, en base a razones humanitarias. Alternativamente, si a pesar del sufrimiento del señor Gross y de su familia a lo largo de los últimos tres años en la cárcel, usted está resuelto a detenerlo, le rogamos que permita que un doctor de la elección del señor Gross lo evalúe y trate cualquier condición médica que pueda tener”.

De acuerdo al comunicado divulgado con la carta de la esposa de Gross, los abogados del subcontratista presentaron una petición al Relator Especial de la Organizción de Nacones Unidas (ONU) contra la Tortura, relacionada con lo que consideran una denegación de tratamiento médico.

Los abogados de Gross señalaron que un médico emitió el 2 de octubre pasado un informe en el cual concluyó que Gross “tiene un problema médico que potencialmente pone en riesgo su vida”.

“En las seis semanas que han pasado desde la emisión de dicho informe, el gobierno cubano ha guardado silencio”, dijo la misiva de los abogados divulgada por su esposa.

“La falta de claridad médica proveída al señor Gross por el gobierno cubano, le ha causado grave angustia mental, y bien puede ser que le esté causando daños irreparables a su salud. Si siguen negándole cuidados médicos, esa conducta constituirá tortura”, indicaron los letrados.

Cuba condenó a Gross en diciembre del 2009 por haber distribuido material de comunicaciones e informático a grupos judíos en la isla, una actividad considerada un “ataque a la integridad del estado”.

La Habana ha señalado en varias ocasiones que está dispuesta a conversar sobre esa liberación y niega que Gross se encuentre gravemente enfermo, pero los abogados del subcontratista aseguran que no ha habido contactos sustanciosos para lograrlo.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio