Condenan por espía a periodista del diario oficialista cubano ‘Granma’

11/14/2012 2:05 AM

10/12/2013 8:23 AM

Un periodista del diario Granma de Cuba fue sentenciado a 14 años de cárcel por espionaje, una acusación presentada poco después de que reportara sobre el mal manejo del gobierno de un crítico proyecto de construcción, según disidentes.

José Antonio Torres era corresponsal de Granma, publicación oficial del Comité Central del gobernante Partido Comunista, en la ciudad oriental de Santiago de Cuba, la segunda en importancia de la isla.

Arrestado en febrero del 2011 y juzgado a mediados de junio, fue sentenciado más recientemente a 14 años de cárcel y la suspensión de su título universitario de periodismo, dijo el disidente José Daniel Ferrer García.

Los medios de prensa de Cuba, controlados por el gobierno, han hecho sólo breves referencias al caso de Torres, a pesar de lo bien conocido que son sus reportajes y de la fuerte acusación presentada en su contra. Sólo se sabe de unos seis a 12 cubanos encarcelados por acusaciones de espionaje.

Ferrer, jefe de la organización disidente Unión Patriótica de Cuba, dijo que había recibido información sobre Torres de parte de opositores del gobierno encarcelados en las mismas prisiones en las afueras de Santiago, al principio en la de Aguadores y recientemente en Boniato.

“Sabemos que él apeló la sentencia de 14 años, pero teme consecuencias mayores” porque el tribunal de apelaciones podría aumentarla, dijo Ferrer por teléfono a El Nuevo Herald desde su hogar en Palmarito de Cauto en la provincia de Santiago.

Torres tampoco ha recibido visitas conyugales de su esposa en 20 meses, añadió Ferrer, una señal de que oficiales de la Seguridad del Estado podrían estar tratando de persuadir a su esposa a romper su relación con él.

El periodista insiste en que es inocente y que el gobierno en algún momento reconocerá su “error” en enviarlo a la cárcel, señaló Ferrer. Torres ha rechazado sus muchas solicitudes de que le dé detalles del caso para que los disidentes puedan hacer pública su defensa.

Ferrer lo parafraseó respondiendo que él “confía en la justicia revolucionaria, y que no quiere ninguna relación con contrarrevolucionarios”.

No se conocen detalles de la acusación de espionaje, añadió Ferrer, aunque según una versión no confirmada Torres había depositado un CD con información confidencial en el buzón de la misión diplomática de Estados Unidos en La Habana.

El blog Diario de Cuba, radicado en España, reportó a principios del presente año que al parecer Torres había enviado una carta a la misión ofreciendo brindarles información sobre objetivos militares y funcionarios del gobierno en Santiago.

Torres fue arrestado después de que el Granma publicara su reportaje de 5,000 palabras sobre el escandalosamente mal manejo de la construcción de un acueducto para la provincia de Santiago de Cuba, un importante proyecto del gobierno en una región que por mucho tiempo se ha visto marcada por la escasez de agua.

El reportaje de julio del 2010 usó palabras como “errores”, nunca corrupción, y señaló en términos neutrales que el vicepresidente Ramiro Valdés, uno de los funcionarios más poderosos de Cuba y supervisor del proyecto, había indicado que la situación estaba mejorando.

El gobernante cubano Raúl Castro hizo a Torres elogios inusualmente públicos por el artículo, escribiendo en una posdata al artículo del Granma que “este es el espíritu que debe caracterizar a la prensa del Partido (Comunista) en sus exámenes, ser transparentes, críticos y autocríticos”.

La posdata elogió además a Valdés por su manejo del proyecto, aunque se alega que ambos tuvieron choques en las décadas de 1960 y 1970, cuando Castro era ministro de las Fuerzas Armadas y Valdés era ministro del Interior, a cargo de la seguridad interna.

Puede que Torres haya causado más problemas cuatro meses más tarde, cuando escribió sobre el cable de fibra óptica colocado desde Venezuela hasta la Playa Siboney, justo al este de Santiago. Torres señaló que Valdés, quien era entonces ministro de Comunicaciones, estaba supervisando el proyecto.

Varios oficiales del ministerio fueron arrestados luego por acusaciones de corrupción al parecer vinculadas con el cable. Valdés dejó el ministerio a inicios del 2011 y fue promovido a un puesto supervisando los ministerios de Comunicaciones, de la Construcción y de Recursos Hidráulicos.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio