Liberan a esposo de madre e hijas asesinadas en Miami

11/16/2012 1:32 AM

11/16/2012 2:45 PM

Detectives de Miami-Dade entrevistaron y dejaron en libertad al esposo separado de una mujer a quien se encontró asesinada y metida en el clóset de un dormitorio.

Alberto Luis Sierra se dirigió a la estación policial de distrito de Kendall el miércoles por la noche, habló durante varias horas con los detectives de homicidios y se le permitió salir en libertad en la mañana del jueves.

Su liberación no lo elimina como posible sospechoso en el asesinato de Gladys Machado, de 29 años, y sus dos hijas pequeñas. Pero los investigadores continúan su pesquisa y esperan los resultados del procesamiento de evidencia forense, física y de otro tipo de la escena del crimen.

La policía de Miami-Dade no quiso comentar sobre el asunto.

Un vecino encontró el martes por la tarde los cadáveres de Machado y de Julia y Daniela Padrino, de 8 y 4 años, respectivamente, dentro de un clóset en la casa del área de Flagami que ellas ocupaban. La policía no ha dado a conocer cómo murieron.

También el jueves, Beauty Schools of America —donde Machado trabajaba como secretaria de admisiones— donó $5,000 en su honor The Children’s Trust, una iniciativa de financiamiento independiente para ayudar a los niños en el condado Miami-Dade. El hijo de 6 años de Machado resultó ileso. Estaba con la abuela de su madre cuando se encontraron los cadáveres.

“Beauty Schools of America siente una profunda tristeza por la pérdida de la señora Machado y sus dos hijas”, afirmó la escuela en un comunicado. “Nuestra organización se siente obligada a ayudar a su hijo y otros niños del condado de Miami-Dade afectados por la violencia”.

Machado fue vista por última vez el sábado por la noche, cuando ella y sus hijas salieron de la casa de su abuela en Homestead, donde se habían estado quedando desde que ella se separara de Sierra.

Los cadáveres no fueron encontrados hasta el martes por la tarde, a unas 30 millas al norte, en la casa en que Machado había vivido con Sierra en la cuadra de los 7300 de NW 4 Street.

Cómo los cadáveres fueron a parar a esa casa vacante sigue siendo un misterio.

Sierra, 28, tiene un largo historial criminal que incluye condenas por cargos relacionados con drogas y armas.

En el 2010, la policía lo arrestó luego de que supuestamente mordiera a Machado en el brazo durante una discusión. Los agentes le encontraron más tarde 79 gramos de Ecstasy, una pistola Smith & Wesson de 9mm robada y municiones.

Tras haber sido sentenciado a un año de libertad condicional, él y Sierra se casaron en octubre del 2011.

Ese mismo mes, Sierra fue investigado también por la agencia de bienestar infantil del estado cuando Julia afirmó a una maestra que su padrastro la había mordido en el brazo.

El padre biológico de las niñas solicitó custodia exclusiva de sus hijos, pero la pesquisa del Departamento de Niños y Familias se cerró cuando Sierra fue arrestado de nuevo.

En noviembre del 2011, Sierra fue investigado por detectives en relación con otro robo con allanamiento de morada. En ese momento, estaba viviendo con Machado en la misma casa del área de Flagami donde luego ella fue encontrada muerta.

Los agentes confiscaron un rifle, una escopeta y municiones. Lo acusaron de posesión de un arma de fuego por parte de un delincuente convicto de delitos de mayor cuantía, y se le revocó su libertad condicional.

Sierra se declaró culpable más tarde y fue sentenciado a 364 días en una cárcel de Miami-Dade.

Fue puesto en libertad el 22 de junio y regresó a vivir con Machado. No está claro exactamente por qué y cuándo la pareja se separó.

Machado era según la mayoría una madre amorosa, aunque amigos y vecinos afirman que tenía sus problemas. Olga Cecilia Espinoza dijo que había conocido a Machado en la guardería donde sus hijos jugaban juntos. Ellas se hicieron amigas y tenían planes para salir juntas el sábado por la noche.

“Ella confundía un poco a veces”, dijo Espinoza. “Era muy reservada en lo que se refiere a su vida personal”.

Machado nació en Cuba, y vino al sur de la Florida cuando tenía 4 años.

Se casó con Michael Padrino en el 2004 en Miami Beach y tuvo tres hijos con él. Ellos se mudaron a Homestead en el 2007, y poco después la relación empezó a deteriorarse.

Un vecino indicó que, cuando Padrino se fue de la casa, la abuela de Gladys ayudaba siempre a cuidar a los niños y brindaba apoyo económico.

Machado y Padrino se divorciaron en febrero del 2011 y ella se casó con Alberto Sierra en octubre de ese año.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio