Nieta de Raúl Castro visita Nueva York

11/17/2012 5:00 AM

11/18/2012 12:06 AM

Seis meses después de que el gobierno estadounidense concedió una visa a la hija del gobernante cubano Raúl Castro para que participara en una conferencia en San Francisco, la polémica volvió a surgir nuevamente. Esta vez las autoridades aprobaron la entrada de una de las nietas de Castro.

Vilma Rodríguez Castro llegó esta semana a Nueva York para asistir a la exclusiva feria de arte Pinta 2012. La actividad reúne a un variado grupo de artistas de América Latina, España y Portugal. En la feria participa como invitado de la galería Cuban Arts Project el novio de la joven de 25 años, el artista plástico Arlés del Río.

La visita de Rodríguez fue reportada por el portal Café Fuerte, radicado en Miami. El portal recogió testimonios de asistentes que aseguraron haber visto a Rodríguez en dos actividades de Pinta 2012 en Manhattan, el miércoles y jueves, respectivamente.

Rodríguez se presentó con ropa de marca y zapatos Chanel, cartera Louis Vuitton y un reloj Rolex, precisó una de las fuentes.

El Departamento de Estado declinó hacer comentarios sobre el visado de Rodríguez argumentando que existe una política de privacidad. Sin embargo, en mayo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, afirmó que no existe ninguna restricción específica a la emisión de visas para funcionarios cubanos. Asimismo negó que la administración del presidente Barack Obama condicione su otorgamiento en base a cálculos políticos.

En ese momento las declaraciones de Nuland provocaron la reacción de legisladores cubanoamericanos en Washington. Los legisladores se quejaron abiertamente sobre la situación y enviaron una carta a la secretaria de Estado Hillary Clinton. En la misiva le aconsejaron a que en el futuro las autoridades “revisen” con más detenimiento y mejor juicio las solicitudes de visa.

Rodríguez es hija de Deborah Castro Espín y el teniente coronel Luis Alberto Rodríguez López Callejas, el hombre que administra negocios propiedad de las fuerzas armadas. Según cálculos independientes, estos negocios representan alrededor de un 60 por ciento de la economía de la isla.

El viernes organizadores de Pinta 2012 consultados por El Nuevo Herald señalaron que la asistencia de Rodríguez no es responsabilidad de su directiva. La portavoz de Pinta 2012, Carolina Ledezma, añadió que cada artista invitado tiene absoluta libertad para elegir quién los acompaña.

“Cada galería y cada artista tienen derecho a invitar a quien quiera”, afirmó Ledezma desde Nueva York. “Eso no es responsabilidad de Pinta. La organización entrega un número de invitaciones y eso es todo”, precisó Ledezma.

En Miami, la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen criticó abiertamente el visado otorgado a Rodríguez. Dijo que esta clase de permisos no aportan al esfuerzo desplegado por la libertad y democratización del pueblo cubano.

“Es vergonzoso que esta administración continúe entregándole su beneplácito a los dictadores de La Habana mientras estos continúan con su odio y violenta represión del pueblo cubano”, manifestó Ros-Lehtinen en un comunicado de prensa. “Entregar visas a miembros de la familia Castro insulta a la comunidad cubana en el exilio que conoce de primera mano el falso interés que tiene el régimen castrista en implementar reformas democráticas. Su única meta es perpetuarse en el poder”.

La feria Pinta 2012 tiene un precio general para el público de $25. La participación de los artistas es definida por cada galería registrada. La actividad presenta las obras y creaciones de aproximadamente 400 artistas de 19 países. Los organizadores calculan que a la feria de Nueva York asistirán alrededor de 14,000 personas durante los cuatro días que abarca la exposición, incluyendo la fecha de cierre del domingo.

Ledezma hizo a un lado cualquier polémica por la presencia de Rodríguez. En ese sentido precisó que la reunión de arte no tiene ninguna vinculación de corte político.

“Rodríguez es una invitada de un artista invitado. Nosotros no sabíamos nada”, aseguró Ledezma. “De hecho entiendo que ella [Rodríguez] no quiere hablar con nadie porque, además, no está metida en política”.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio