Familiares y amigos dan un último adiós a joven baleada en bus escolar

11/27/2012 1:17 AM

10/08/2013 10:38 AM

Casi una semana después que Lourdes Guzmán DeJesús fue muerta de un balazo en su camino hacia la escuela, seis compañeras de clase escoltaron a su amiga en su último viaje.

Tomadas de la mano, las escolares caminaron detrás del coche fúnebre que llevaba el cadáver de su amiga, mientras éste avanzaba por el cementerio hasta el lugar de la tumba.

En total, más de 100 personas entre familiares, amigos y compañeros de clase asistieron el lunes por la tarde al funeral en el suroeste de Miami-Dade.

Su muerte dejó despojada a su madre, Ady Guzmán DeJesús, y conmocionada a su comunidad de la escuela comunitaria en la Academia Preparatoria Palm Glades.

Lourdes, conocida como “Jina”, resultó muerta el martes de la semana pasada cuando otro estudiante que llevaba una pistola calibre .40 en su mochila la sacó en el autobús escolar privado que llevaba estudiantes a tres escuelas chárter. El arma se disparó, alcanzando a Lourdes en el cuello. Jordyn Alexander Howe, un estudiante en Somerset Academy Silver Palms, ha sido acusado de homicidio involuntario y portar un arma oculta.

En el servicio funeral íntimo, la madre de Lourdes lloró por última vez sobre el cadáver de su hija y gimió “Dios mío” —mientras el ataúd plateado, cubierto de rosas rosadas y flores blancas, se cerró por última vez.

Antes que los portadores del féretro tomaran el ataúd, un globo en forma de mono se soltó de una de sus esquinas, una de las muchas señales de que el funeral era para una joven que murió demasiado pronto.

“Simplemente estoy tratando de recordar cómo era antes, cómo siempre estaba sonriendo y feliz”, dijo Jackie Moreno, de 13 años, quien conocía a Lourdes desde cuarto grado y caminó con las otras compañeras en la escolta. “No quiero recordarla en el hospital”.

Glenda Maldonado, cuya hija Noelia Luna fue una compañera de clases de Lourdes, dijo que la adolescente tenía una personalidad divertida. “Ella era muy divertida, ella era feliz —una buena niña. No era una chica de la calle, era alguien de bajo perfil”, dijo Maldonado. Agregó que varios compañeros de clase, la mayoría vestidos de azul marino, los colores de la escuela, habían asistido a la escuela primaria con Lourdes en Summerville Advantage Academy. “Ellos son como familia debido a que han crecido juntos”, dijo ella.

Otra amiga, April Zaig-Stephens, de 14 años, dijo que a Lourdes le gustaba ayudar a los maestros, ayudar en el espectáculo de talentos de la escuela del año pasado y también visitar a los ancianos con su madre, que trabaja en un hogar de ancianos. Agregó que ella y sus amigas están haciéndole frente a la pérdida. “Nos ayudamos una a otra. Es difícil ver una compañera nuestra irse de una forma tan triste”, manifestó April.

Durante la ceremonia cristiana, los dolientes escucharon el Salmo 22 y rezaron el “Padre Nuestro” y el “Ave María” en español. Para concluir, los familiares y amigos liberaron varias palomas blancas y globos púrpura, uno de los colores favoritos de Lourdes.

El funeral ocurrió a continuación de otros actos conmemorativos para la adolescente caída. La semana pasada, estudiantes en Palm Glades ataron globos de colores a una cerca y las porristas gritaron “¡Vamos, Lourdes, Vamos!” para celebrar su vida. El sábado por la tarde, familiares y amigos celebraron una vigilia en el lugar del accidente, donde el arma se disparó justo afuera del vecindario cerrado del supuesto tirador en Homestead.

Jordyn estará hasta el 11 de diciembre sin fianza en un centro de detención juvenil, donde los fiscales decidirán si lo acusan como adulto.

El muchacho de 15 años de edad había traído al menos una vez antes el arma a la escuela en Somerset Academy Silver Palms, dijeron fuentes a The Miami Herald.

Cuando se le preguntó sobre las medidas de seguridad contra las armas en el campus, la directora Kerri Ann O’Sullivan dijo en una declaración que había “numerosas medidas de seguridad” en efecto. Agregó que la escuela chárter sigue el mismo código de conducta que las escuelas públicas tradicionales en el Condado Miami-Dade.

“La seguridad de nuestros estudiantes y del campus son una preocupación de suma importancia”, dijo O’Sullivan. “En el caso de un acto ilegal, se contacta de inmediato a la policía”.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio