Chofer y compañía de autobús involucrados en choque tenían un buen récord

12/04/2012 3:45 AM

09/09/2014 11:35 AM

El error que hizo embestirse a un autobús lleno de Testigos de Jehová contra un paso a nivel en el Aeropuerto Internacional de Miami parece ser la primera tacha registrada tanto para el chofer como para la compañía de autobuses.

El chofer, Ramón Ferreiro, de 47 años, dio un giro equivocado en South Le Jeune Road. Iba demasiado rápido, y al parecer, con su velocidad pasó múltiples señales que alertaban de la baja altura en la explanada de llegada al aeropuerto.

Cuando chocó el autobús de 11 pies de altura en el paso a nivel, dos personas sentadas en el frente murieron y los restantes 30 pasajeros tuvieron que ser llevados a hospitales.

Ferreiro tenía una licencia comercial de manejo válida con la aprobación adecuada para transportar pasajeros, de acuerdo con los registros del Departamento de Seguridad en las Carreteras y Vehículos de Motor de la Florida.

El tenía “una licencia para manejar lo que estaba manejando”, dijo la portavoz Kirsten Olsen-Doolan.

Ferreiro no tenía antecedentes criminales, ni había estado nunca antes en una corte civil. Es originario de Cuba, y no está claro cuánto tiempo lleva en Estados Unidos. El no devolvió llamadas hechas por el Miami Herald.

Tampoco está claro si Ferreiro comprendió las múltiples señales amarillas en el aeropuerto, que alertaban que los “vehículos altos” debían doblar antes del paso a nivel.

Funcionarios del aeropuerto han sugerido que las señales podrían ser confusas para alguien que no lee en inglés.

No hay registros de cómo Ferreiro tomó la prueba para recibir su licencia comercial de manejo, sólo que la aprobó y recibió su licencia plena en octubre del 2010, de acuerdo con Olsen-Doolan. Es posible tomar la prueba escrita en español y usar un intérprete para la prueba práctica de manejo.

El vecino de la puerta de al lado de Ferreiro, Diosdado Rodríguez, dijo a un reportero en español del Miami Herald que no sabía cuan bien Ferreiro hablaba inglés, pues ellos siempre se comunican en español.

“El es una persona excelente —nunca hubiera querido lastimar a alguien”, dijo Rodríguez. “Ahora debe estar pasando un mal momento”.

El pasajero Serafín Castillo, de 86 años, resultó muerto del impacto en el accidente del sábado, y Francisco Urena, de 57, murió poco después de llegar al Hospital Jackson Memorial. Dos pasajeros se mantienen en condición crítica y cuatro estaban en condición estable el lunes en el Jackson.

Mayling Hernández, quien es dueña del Servicio de Autobuses Miami junto con su esposo Alberto, dijo que Ferreiro llevaba algunos meses manejando para la compañía y fue referido por otro chofer.

La congregación de Sweetwater de Testigos de Jehová que contrató el Servicio de Autobuses Miami para ir a una conferencia en West Palm Beach había contratado antes a la compañía, de acuerdo con un informe en el Palm Beach Post.

La compañía tenía el permiso adecuado del Departamento de Transporte de la Florida para vehículos de motor de este tamaño. También tenía el seguro requerido de $5 millones con la Administración Federal de Seguridad de Vehículos de Motor, de acuerdo con los registros del Departamento de Transporte de EEUU.

No hay demandas de clientes presentadas contra la compañía en la base de datos de la División de la Florida de Servicios al Consumidor. Mayling y Alberto Hernández también tienen sus antecedentes criminales limpios.

Después de revisar la lista de requerimientos legales para el chofer y la compañía, el capitán Kenny Morris, de la Patrulla de Carreteras de la Florida, dijo que la última pieza del rompecabezas sería las prácticas de contratación de la compañía.

“Esperamos que los autobuses de transporte sean muy rigurosos con quien contratan”, dijo Morris. “Esperaría que tengan un proceso de revisión muy bueno para los choferes”.

El Servicio de Autobuses Miami realiza regularmente servicios programados entre Gainesville y el sur de la Florida, y es conocido por los estudiantes de la Universidad de la Florida (UF) como una opción barata —aunque no confiable. Los materiales de orientación para los nuevos estudiantes colocan al Servicio de Autobuses de Miami en una página de compañías de transporte sugeridas, pero la compañía no tiene “ningún acuerdo contractual” con la universidad, de acuerdo con Scott Fox, el director de transporte y servicios de estacionamiento de la UF.

Mina Radman, una estudiante de tercer año en UF con una especialidad en periodismo, dijo que ella no ha tenido nunca una mala experiencia al tomar el Servicio de Autobuses Miami hasta su casa en el Condado Broward, pero sabe que muchos otros estudiantes han estado en vehículos de la compañía que se han descompuesto.

“Es algo alarmante que fuera un vehículo del Servicio de Autobuses de Miami el que estuviera involucrado”, dijo Radman. “Esto definitivamente me hace pensar que como estudiante, tomas el autobús y piensas ‘Alguien me está llevando a casa’, y no piensas que algo malo va a ocurrir”.

La investigadora de The Miami Herald Monika Leal, la reportera de El Nuevo Herald Melissa Sánchez y la ex interna del The Miami Herald Meredith Rutland contribuyeron a este reportaje.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio