Hombre que recibió trasplante de cara sale de su encierro

Un trasplante extraordinario devuelve a Richard L. Norris el rostro perdido en un accidente terrible hace 15 años

12/05/2012 3:14 AM

12/05/2012 10:01 PM

Después de que un accidente con un arma de fuego le arrancara la mitad de la cara, Richard Lee Norris pasó 15 años viviendo como un ermitaño en Hillsville, Virginia. Horriblemente desfigurado, se pasaba la vida en un encierro. Cuando se aventuraba a salir a la calle, lo hacía enmascarado con una gorra de béisbol y una mascarilla quirúrgica. No hizo carrera y nunca se casó.

Ahora, siete meses después de someterse al trasplante de rostro más completo de la historia, Norris, de 37 años, está finalmente saliendo de su encierro.

Gracias a una combinación de potentes medicinas y una determinación férrea, Norris está sanando con mayor rapidez de lo que nadie esperaba, según sus médicos en el Centro Médico de la Universidad de Maryland (UMMC), donde se llevó a cabo su trasplante.

“Nosotros hacemos la operación como médicos, pero el resto depende de usted como paciente”, dijo Eduardo Rodríguez, odontólogo y cirujano del UMMC. “Usted lleva el peso de la responsabilidad”. Norris, según Rodríguez, asumió la responsabilidad como nadie.

El doctor Rodríguez nació en Miami en 1966 de padres cubanos, refugiados poco después de la revolución de 1959. Rodríguez estudió la secundaria en el Colegio de Belén y más tarde hizo Neurobiología en la Universidad de la Florida en Gainesville. De ahí pasó al Colegio de Odontología de la Universidad de Nueva York, donde se graduó en 1992. Más adelante, después de otros estudios avanzados, completó su formación como cirujano maxilofacial en el Centro Médico Montefiori, del Colegio Albert Einstein en Nueva York.

Para cuando Norris fue seleccionado como candidato a un trasplante en el 2005, ya se había sometido a más de una docena de operaciones que trataban de darle uso funcional a su boca. A pesar de las numerosas cirugías, ciertos rasgos faciales —como los labios, la nariz y el estremo de la lengua— eran irreparables.

“Luego de varios intentos de reconstrucción, se hizo evidente que eso no iba a funcionar”, dijo Norris, quien se negó a ser entrevistado en persona, en un comunicado escrito a The Post. “El trasplante de cara era una de las pocas opciones que me quedaban”.

La operación de 36 horas se llevó a cabo en marzo y en ella participaron más de 150 médicos, enfermeros y personal del UMMC.

“Todo, desde el cuero cabelludo hasta la mitad de mi cuello fue reemplazado, incluyendo los huesos de la mandíbula, los dientes, parte de la lengua, músculos y nervios”, dijo Norris, que logró preservar la vista después del accidente de y las operaciones subsiguientes.

Los días que siguieron al trasplante fueron prometedores. A Norris le retiraron el respirador artificial postoperatorio, y en menos de una semana ya podía afeitarse la cara y cepillarse los dientes.

Cuando Norris vio su nuevo rostro en el espejo por primera vez, escribió, “lo único que pude hacer fue abrazar al doctor Rodríguez”.

No obstante, pasó en el hospital los dos primeros meses después de la operación. El objetivo en ese momento, dijo Rodríguez, era reducir la inflamación e impedir el riesgo de rechazo por medio de altas dosis de medicamentos inmunosupresores.

En mayo, a Norris se le dio de alta pero le pidieron que permaneciera en el área de Baltimore, donde se podía reunir con su equipo de trasplante así como un psicólogo, un trabajador social, logopedas y fisioterapeutas varias veces por semana.

Finalmente, se permitió a Norris que regresara a Hillsville, en el sudoeste de Virginia, donde hace su “tarea” del logopedia y va a ver a su médico personal. Viaja de vuelta a Baltimore una o dos veces al mes para hacerse chequeos con Rodríguez y con otros médicos.

“Me ha ido muy bien reconquistando el poder de hablar”, dijo Norris. “Cada día mejoro un poco más”.

Había, no obstante, un obstáculo en el proceso de recuperación: el muy temido rechazo.

Como en el caso de cualquier otro trasplante, existía la posibilidad de que el cuerpo de Norris rechazara su nuevo rostro. En su caso, el rechazo fue leve y tratable, dijo Rodríguez.

Antes del trasplante, Norris casi nunca salía de su casa. Además de llevar una gorra de béisbol y una mascarilla quirúrgica en sus poco frecuentes salidas públicas, hacía sus compras de noche para enfrentar las miradas curiosas de pocas personas.

“Ahora puedo pasarle por el lado a la gente y nadie me mira dos veces”, escribió.

Luego de años de esforzarse todo lo posible por evitar a la gente, ahora Norris interactúa con los demás con una sorprendente tranquilidad, dijo Rodríguez. “Todo el mundo (en el hospital) lo conoce. Es muy simpático”.

Aunque los resultados de Norris son “extraordinarios”, Rodríguez dijo que la recuperación total llevará más tiempo.

Será difícil enseñar a Norris, quien no ha comido ni hablado apropiadamente durante 15 años, a hacer su cara completamente funcional. “Es difícil acostumbrarse a los dientes y la lengua” cuando alguien lleva tanto tiempo sin ellos, dijo Rodríguez. Además, se planea una operación menor de los tejidos blandos de su cara, como es el caso de los párpados que presentan exceso de piel.

Pero, más que nada, hay una pregunta persistente. Aun con medicamentos inmunosupresores, los médicos afirman que no tienen idea de cuánto durará el trasplante. Existen expectativas de que en algún momento tendrán que reparar o reemplazar el trasplante, dijo Rodríguez.

Rodríguez se siente esperanzado cuando tiene en cuenta los trasplantes de rostro anteriores. El primer trasplante completo de rostro tuvo lugar en España en el 2010 y todo va bien dos años después. El primer trasplante parcial se hizo en Francia en el 2005, y Rodríguez dijo que su longevidad es prometedora.

“Me gustaría llegar a 10 años con Richard”, dijo. “Por supuesto, no podemos prometer nada, pero 10 años sería algo magnifico”.

Mientras tanto, Norris dijo que está contento de poder pescar, jugar al golf y pasar tiempo con sus amigos y familiares.

“Mis amigos han salido adelante con sus vidas, han fundado sus familias y hecho sus carreras”, dijo. “Ahora puedo empezar a dedicarme a la vida que me han devuelto”.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio