Familia pide ayuda para esclarecer asesinato en Miami

12/07/2012 12:46 AM

10/12/2013 8:23 AM

Cosme García Sánchez se acababa de mudar al parque de casas de remolque al lado del Río Miami, en el área de Flagami, cuando llegó la fecha del Día de Acción de Gracias.

El camionero de 54 años vivía solo en una casa de remolque en el 2750 NW South River Drive. Su única hija en Miami trabajaba ese día, entonces decidió acompañar a sus nuevos vecinos a una celebración en el barrio.

La noche terminó en tragedia. Según las autoridades, uno de los vecinos, Juan Rabeiro-Amezcua, lo mató a tiros con un revólver cuando García Sánchez intervino en una disputa entre los invitados.

Dos semanas después de su muerte, las autoridades aún no han encontrado a Rabeiro-Amezcua, de 37 años. El jueves, Nuemis Sánchez, la hija de García Sánchez, pidió la ayuda del público ante una media decena de cámaras de televisión durante una conferencia de prensa en la sede del Departamento de Policía de Miami.

“Por favor ayúdenme encontrar al hombre que mató a mi papa”, dijo Nuemis Sánchez, de 27 años. “Me lo quitaron sin razón”.

García Sánchez nació en Cienfuegos y creció en La Roda, en Cuba. En 1980, emigró a Estados Unidos con la ola de cubanos que huyeron de la isla desde el Puerto de Mariel. En Miami, trabajó por algunos años como joyero antes de convertirse en camionero, dijo su hermana, Sara Sánchez.

Aparte de Nuemis, García Sánchez tenía un hijo mayor en Cuba, Jordan. Se había divorciado de la madre de Nuemis cuando ésta era adolescente, pero mantuvo una relación cercana con su hija.

Últimamente, solían cenar juntos los viernes, frecuentemente en el apartamento de Sara.

“Mi papá siempre fue muy cariñoso”, dijo Nuemis Sánchez. “Todavía me trataba como su niñita, y me sentaba en sus piernas”.

Alrededor de las 10:35 p.m. la noche del 22 de noviembre, García Sánchez se encontraba con un grupo de sus vecinos afuera de una de las casas de remolque, dijo el detective Frankie Sánchez, de la Unidad de Homicidios.

En algún momento, algunos de los vecinos empezaron a discutir “por un asunto sencillo”. Pero Rabeiro-Amezcua decidió armarse y fue a su casa por un machete. Regresó a la celebración e intentó atacar a una de las mujeres.

“La víctima (García Sánchez) intervino. Quiso ayudar a la mujer”, explicó Sánchez.

Rabeiro-Amezcua no logró herir a la mujer. Pero según las autoridades, volvió a su casa por otro arma: un revólver. Esta vez, García Sánchez era su blanco.

Le disparó varias veces y García Sánchez murió allí mismo en el pavimento. Nadie más resultó herido.

Las autoridades creen que Rabeiro-Amezcua, quien está desempleado, está escondido en la casa de uno de sus amigos en el área de Miami. El sospechoso, también de origen cubano, tiene varios antecedentes delictivos en el Condado Miami-Dade, desde posesión de cocaína a la violencia doméstica, dijo Sánchez.

“Lo que hizo fue un acto de cobardía”, dijo el detective. “Tomó una vida, y ahora está escondido”.

Cualquier persona con información debe llamar a la Unidad de Homicidios al (305)-603-6350 o Miami Dade Crime Stoppers al (305)-471-TIPS (4877).

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio