Después de 5 años misterio rodea asesinato en Boca Raton

12/13/2012 12:00 AM

10/12/2013 8:23 AM

Antes de que Nancy Bochicchio saliera del centro comercial Town Center en Boca Raton con su hija, hace hoy cinco años, llamó a su hermana con una buena noticia.

“Dijo que tenía mi regalo de Navidad”, afirmó JoAnn Bruno de la charla el 12 de diciembre del 2007. Bochicchio le dijo durante la visita de su hija Joey al médico para verificar su soplo cardíaco, el médico le dijo que estaba bien y “viviría hasta los 100”.

Esa fue la última vez que Bruno oiría la voz de su hermana. Justo después de la medianoche, los guardias de seguridad del centro comercial encontraron a Bochicchio y Joey muertas en la parte trasera del SUV todavía en marcha de la familia. Habían sido secuestradas del centro comercial a punta de pistola, víctimas de robo y asesinadas.

Cerca de 2,000 pistas y cinco años más tarde, el asesino sigue en libertad. El caso sacudió a Boca Raton y al sur de Florida, y alcanzó nivel nacional después de aparecer en Los más buscados de Estados Unidos.

Para JoAnn Bruno, el sufrimiento ha sido privado e intenso. Si se le pregunta cómo ha sido su vida durante el último lustro, responderá con una sola palabra: “Infierno”.

Bruno ha permanecido despierta noche tras noche, esperando que su teléfono sonara con la voz de un detective que le diera la buena noticia de que el asesino ha sido capturado.

“Hay un animal enloquecido allá afuera”, afirmó Bruno, llorando, como siempre lo hace cuando habla de los asesinatos. “Ellas necesitan descansar en paz ... ¿Cómo podrían descansar con él por ahí?”

Esperando la llamada que no llega, Bruno asegura que ha permanecido en contacto con los detectives que trabajan el caso, hablando por teléfono cada dos semanas.

Ultimamente, no ha habido muchas actualizaciones.

“La policía ha revisado todos los archivos”, señaló Bruno. “Si tan sólo pudieran encontrar la pieza del rompecabezas para armarlo todo”.

Bruno reprogramó una visita a la cripta donde están enterradas su hermana y su sobrina, en Hartsdale, Nueva York, para poder asistir a una conferencia de prensa a las 10 a.m. el jueves en el 6500 Congress Avenue —edificio 6500— y pedir ayuda al público.

Todavía hay una recompensa de $350,000 por información que lleve al arresto del asesino o asesinos.

Un grupo de trabajo especial fue armado entre la policía de Boca Raton y la jefatura de Policía de Palm Beach, pero fue disuelto en el 2009.

Fue entonces cuando los investigadores determinaron que los asesinatos de las Bochicchio no estaban relacionados con el asesinato de Randi Gorenberg, una mujer de 52 años de edad, vista por última vez con vida mientras conducía lejos del centro de la ciudad en su Mercedes negro.

La Unidad de Casos Pendientes de la jefatura de Policía de Palm Beach ha estado investigando este caso desde el 23 de marzo del 2007, cuando Gorenberg recibió un disparo en la cabeza y fue arrojada un parque al oeste de Delray Beach.

Su asesino todavía anda suelto.

El FBI ha estado ayudando desde entonces a la policía de Boca Raton en el caso Bochicchio.

Era temprano el 13 de diciembre del 2007, cuando los investigadores encontraron los cadáveres de Nancy y Joey Bochicchio atados con lazos de plástico y esposas en el SUV Chrysler Aspen de la familia.

Los detectives determinaron que alguien secuestró a la madre y la hija, las llevó a un cajero automático y obligó a Nancy a sacar $500 en efectivo. La policía aún no había dado a conocer cómo ambas murieron.

Otros detalles del asesinato lo asemejaban a un secuestro y robo ocurrido el 7 de agosto del 2007 en el centro comercial.

En ese robo, alguien secuestró a una mujer y a su hija de 2 años, las llevó desde el estacionamiento del centro comercial a un cajero automático, obligó a la madre a retirar dinero, y después las ató y las abandonó a las dos en el auto, en Town Center.

Pero el secuestrador las dejó vivas.

Los asesinatos de las Bochicchio hicieron que las autoridades del centro comercial mejoraran la seguridad con una subestación de policía y cámaras de vigilancia. La policía también empezó a usar lectores de placas mientras patrullaba los estacionamientos. Sin embargo, los asesinatos conmocionaron a los compradores hasta la temporada navideña.

“Es verdaderamente lamentable que este trágico incidente tuviera lugar en nuestra ciudad hace cinco años”, indicó el administrador del centro comercial, Brian Nelson. “Nuestros pensamientos y oraciones están con todas las familias que han sido víctimas de delitos violentos”.

A pesar del aumento de la seguridad, Bruno se ha mantenido lejos.

“No me gusta estar en el vecindario”, comentó Bruno.

Ha visitado el centro comercial sólo una vez en los últimos cinco años para recoger el vestido blanco para el funeral de Joey.

Bruno presentó una demanda por homicidio culposo contra Simon Property Group, propietario del centro comercial, y varias tiendas, en el 2008, refiriéndose a una falla en encarar problemas de seguridad. El litigio se resolvió a finales de ese año, pero los detalles no han sido dados a conocer.

Ahora, cuando habla del centro comercial, Bruno comenta sobre la seguridad, advirtiéndole a los compradores que lo que pasó con su hermana y su sobrina le puede pasar a cualquiera.

“No bajen la guardia”, indicó Bruno. “La gente parece haber olvidado .... Hay crímenes en todo momento, en todas partes”.

“Mientras los detectives continúan la investigación, Bruno señaló que va a seguir esperando por el día en que el asesino sea capturado.

“No es justo”, subrayó. “Nunca ha pagado por lo que hizo”.

La policía de Boca Ratón insta a cualquier persona con información a llamar los detectives al 561-338-1352, o a Crime Stoppers al 800-458-8477.

Consejos de seguridad para la temporada de compras

Preste atención. Los ladrones tienden a centrarse en las personas que están distraídas o parecen ajenas a su entorno, haciendo cosas como cargar paquetes en un auto, sujetar a los niños o hablar por un teléfono celular. Sea extremadamente cuidadoso y consciente si lleva consigo algo como un bolso o un teléfono celular. En cuanto a las carteras, las autoridades dicen que lo mejor es llevarlas tan firmemente como sea posible, para que no puedan ser agarradas por alguien que pase corriendo o conduciendo. Para las mujeres, la vigilancia es aún más importante: son dos veces más propensas que los hombres a ser abordadas en los estacionamientos de un centro comercial.

No pierda de vista a la gente alrededor de usted, y mire por encima del hombro a menudo, especialmente si usted está caminando solo en un estacionamiento o un garaje. Si siente que algo no está bien, trate de llegar a un lugar iluminado o a algún lugar con más gente. Confíe en sus instintos.

Los estacionamientos y garajes pueden ser especialmente peligrosos. Muchas de las víctimas son asaltadas cuando están saliendo o entrando en sus autos, en el momento que son más vulnerables. Una vez más, estar alerta puede salvar vidas. Si algo sospechoso está ocurriendo, o alguien parece estar observando, quédese en su auto. Si está caminando hacia su vehículo, siga hacia un lugar más seguro. Cuando entre en su auto, cierre la puerta rápidamente.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio