Creen que ausencia de Chávez influirá en elecciones

12/16/2012 5:00 AM

12/17/2012 12:24 AM

Los venezolanos acudirán a las urnas el domingo en unas elecciones de gobernadores marcadas por la ausencia del presidente Hugo Chávez en las que la oposición podría no salir tan mal parada como se temía previamente.

Chávez, quien se recupera de la prolongada y compleja operación a la que fue sometido en Cuba, tradicionalmente ha sido la figura central de todos los comicios sostenidos por el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y su ausencia ha debilitado los prospectos de elección de los dirigentes de la Revolución Bolivariana, dijeron analistas.

Es una situación muy diferente a la que se presentaba en octubre, luego que Chávez derrotara al candidato presidencial único de la oposición Henrique Capriles, resultado que desmoralizó a muchos opositores y llevó a las fuerzas del chavismo a declarar que barrerían totalmente a la oposición en las elecciones de gobernadores.

“La tienen muy cuesta arriba porque el voto chavista es un voto que depende mucho de la logística de movilización y ante la ausencia de Chávez esa logística no la va a tener fácil”, comentó el analista y columnista David Morán.

“Las elecciones se están realizando bajo unas condiciones absolutamente anormales. El tema de Chávez tiene al país alterado. Ellos [los chavistas] van a tener que desplegarse a fondo sin el instigador principal, que es Chávez, y sin el miedo que inspira Chávez”, añadió Moran.

El mandatario venezolano fue sometido el martes a una intervención quirúrgica de seis horas en La Habana en un intento por tratar el cáncer que padece. El gobierno venezolano ha informado que el gobernante salió bien de la operación pero admitió que su recuperación luce larga y compleja.

Aunque han sido muy escasos los comentarios que el gobierno ha brindado sobre la enfermedad del mandatario y el tipo de operación a la que fue sometido, cada vez son mayores las señales de que el chavismo se encuentra inmerso en un proceso de transición en medio de las crecientes dudas sobre si Chávez, quien ganó la reelección en las elecciones del 7 de octubre, podrá asumir en enero un nuevo período presidencial.

El gobierno venezolano tendría que convocar nuevas elecciones si Chávez se ve imposibilitado de asumir un nuevo período.

De hecho, son mucho los venezolanos que ven los comicios de este domingo como una especie de adelanto de la pugna electoral entre el oficialismo y la oposición que podría producirse en cuestión de meses, dijo el analista político José Vicente Carrasquero.

“La gente sí se va a activar a votar un poco más de lo que se estaba inicialmente estimado. La gente ha entendido que esto es una clase de calentamiento para unas elecciones presidenciales que van a ser mucho antes de lo que estaba previsto”, señaló.

Esa percepción se produce en medio de las dudas que existen en torno a la salud del mandatario, quien ha brindado muy poca información desde que confesó que padecía de cáncer en junio del 2011 propiciando constante dudas sobre su capacidad de mantenerse en el poder.

Carrasquero señaló la situación médica de Chávez ha dividido a la población venezolana en tres grupos distintos de personas.

“Están quienes dentro del chavismo están pensando que se va a producir un milagro, y que Chávez se va a salvar. También están los que creen que todo esto es una patraña, una simulación para la gente solamente hable de eso, una especie de estrategia para ayudar a Chávez a ganar las elecciones por vía de la lástima. Y después está la gente que está mas convencida de que esto es el desenlace final de una enfermedad terminal”, comentó.

Pero la enfermedad de Chávez es un elemento desfavorable incluso dentro del propio chavismo porque aún cuando son mucho los milicianos convocados a salir a votar para otorgarle una nueva victoria a su comandante, “hay muchos de ellos que se sienten que fueron engañados porque se les dijo que Chávez no estaba enfermo y resulta que sí lo estaba”, dijo Carrasquero.

Los venezolanos deben escoger el domingo a los gobernadores de 23 estados, así como a los diputados de los consejos legislativos regionales.

La oposición aspira a mantener sus siete estados, encabezados por los mayores y más ricos del país Miranda (centro) y Zulia (oeste), mientras que el oficialismo pretende sumar nuevos a los 16 que ya tiene en su poder, uno de los cuales, Monagas (sureste), pasó ahora a filas opositoras.

Miranda, donde el excandidato presidencial opositor y aspirante a la reelección, Henrique Capriles, se enfrentará al exvicepresidente Elías Jaua, es probablemente la joya de la corona de estos comicios.

“En este momento, solo piden solidarizarse con la salud del jefe de Estado. Ese es un tema aparte, porque el presidente no participa en esta contienda electoral”, se quejó Capriles el pasado miércoles.

Morán dijo que algunos de los sondeos que él ha visto colocan a Capriles por encima de Jaua con un cómodo margen, pero admitió que todo dependerá de la cantidad de testigos que la oposición logró colocar dentro de los centros electorales, para poder prevenir cualquier tipo de manipulaciones.

La oposición venezolana sostiene que el sistema electoral venezolano -controlado totalmente por integrantes de la Revolución Bolivariana- no es confiable y que la única manera de defender el voto es a través de la colocación de abundantes testigos en los centros electorales.

Este artículo fue complementado con servicios cablegráficos de El Nuevo Herald

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio