Artista cubana busca redefinir qué es ser revolucionario

Aspira a redefinir el concepto de revolucionario

12/18/2012 12:12 AM

12/19/2012 12:45 AM

Tania Bruguera pertenece a ese grupo de artistas cubanos que sí quiere meterse en política. Cree que es necesario salir a la calle e incorporar a la gente para llevarlos a cuestionarse la realidad. Lo hizo en el 2009 en la Bienal de La Habana con el performance El susurro de Tatlin, en el que invitó a las personas a decir lo que pensaban, incluso sí era en contra del gobierno.

“Fue un momento de mucha tensión. El aire se podía cortar con un cuchillo. Para mí era un ejercicio de cómo sería el futuro en el presente, para que la gente fuera practicando cómo decir lo que piensa”, recordó Bruguera de aquel evento, que después puso a las autoridades gubernamentales en guardia ante futuros performances artístiscos en la isla.

Con la misma intención de propiciar un diálogo colectivo, Bruguera presenta el martes 18 en Key West un performance para “reabrir el Partido Revolucionario Cubano”, una idea que ha concebido también como un homenaje a su fundador, José Martí, a 120 años de que estableciera en el Instituto San Carlos las bases del PRC.

“Quiero traer una conversación colectiva sobre qué es ser revolucionario, porque en Cuba se están produciendo muchos cambios. El gobierno ha coartado el derecho a definir qué es ser revolucionario. Y todo el que hace algo contra esta definición se convierte en contrarrevolucionario”, expresó Bruguera en entrevista con El Nuevo Herald desde Nueva York.

La artista multidisciplinaria, de 44 años, considera que la isla vive un momento de transición y de crisis, en que “se está definiendo lo que pueda llegar a ser Cuba, y todos podemos contribuir”.

El performance comenzará a partir de las 12 del mediodía en el hotel La Concha, en la calle Duval, y continuará con un tour del Instituto San Carlos y un recorrido por los sitios históricos de Cayo Hueso relacionados con Martí. Bruguera ofrecerá también una conferencia de prensa para hablar del proyecto de reabrir el PRC.

“Es importante que los cubanos de a pie se den cuenta de que pueden hacer cosas”, advirtió Bruguera, especificando que ella misma participa en el proyecto como una ciudadana cualquiera.

“No soy de la CIA ni de la Seguridad [aparato represor de inteligencia del régimen cubano] y no he aceptado dinero de nadie”, precisó Bruguera, que cuando se le pregunta sobre su lugar de residencia, comenta: “Vivo en París, donde doy clases en la Escuela Nacional de Bellas Artes; tengo un largo proyecto de arte en Corona, Queens, y mi casa está en La Habana”.

“Esta obra de performance juega con el imaginario político. Si a la gente le interesa la idea, se puede convertir en una realidad. Si no quiere unirse nadie, queda como un llamado simbólico”, dijo Bruguera, que acaba de llegar de una reunión en Naciones Unidas en la que representó a los artistas de conciencia política, defendiendo la libertad de expresión.

“Un artista es un ciudadano activo, con un interés en tener una conservación crítica”, afirmó, segura de que reabrir el PRC puede ser “un proyecto incómodo, especialmente en Cuba, donde la presente Constitución dice claramente que hay un partido único”.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio