Informe explica demoras en elecciones en Miami-Dade

12/20/2012 2:56 AM

10/12/2013 8:23 AM

La espera de hasta siete horas en algunos precintos de Miami-Dade durante las elecciones del mes pasado se produjo, en parte, porque el Condado no pudo estimar la cantidad de tiempo que se necesitaría para llenar las boletas de 10 a 12 páginas, no abrió más sitios de votación anticipada y decidió no establecer nuevos límites entre los precintos este año como estaba previsto, concluyó un informe publicado el miércoles.

Una oleada de último minuto de votos por correo que abrumaron al personal del Departamento de Elecciones, así como la rotura durante 12 horas en el día de la elección de una máquina que clasifica las boletas, también retrasaron en dos días el conteo final de los resultados, según el informe del departamento.

El informe del miércoles fue el primer documento abarcador que resume todos los factores que contribuyeron a los problemas en Miami-Dade. Funcionarios del estado, líderes políticos locales y los administradores del condado se han estado reuniendo desde las elecciones del 6 de noviembre.

Parte de la culpa la tienen los legisladores de la Florida, quienes colocaron 11 enmiendas constitucionales extensas en la boleta electoral y redujeron el número de días de votación anticipada de 14 a ocho.

Pero el informe de 53 páginas, sin proporcionar ningún mea culpa explícito, también atribuye la responsabilidad al departamento de elecciones del condado, dirigido por Penelope Townsley, la supervisora de elecciones designada por el alcalde Carlos Giménez.

“Fue una combinación de factores”, afirmó Giménez a The Miami Herald el miércoles por la noche. “Pero no puedo echar la culpa a ninguna persona o entidad individual. La culpa llega a muchos lugares”.

El informe señala siete factores clave que afectaron la elección, cuyo costo se había proyectado en $11.3 millones:

• La longitud de la boleta: La boleta tenía de 10 a 12 páginas, en gran parte gracias a 11 enmiendas constitucionales del estado y, aunque el informe no las menciona, 10 preguntas sobre el estatuto del condado.
• El tiempo que les tomó a los votantes llenar sus boletas: Si bien el departamento se centró en la educación de los votantes, una estimación del tiempo de votación promedio “pudo haber dado un mejor indicador para manejar los tiempos de espera”.
• El número de sitios de votación anticipada: el estado limita los sitios a las oficinas electorales, ayuntamientos y bibliotecas públicas. Miami-Dade podría haber abierto más sitios, pero se atuvo y se limitó a sus 20 sitios tradicionales.
• El procesamiento de los votos por correo: Miami-Dade recibió un número récord de votos por correo —incluyendo más de 55,000 en la jornada electoral y el día anterior— que toman más tiempo para ser tabulados debido a que requieren que los trabajadores verifiquen las firmas individuales. Hubo problemas técnicos con la oficina de correos, sólo 60 de los 150 trabajadores temporales asignados a abrir las boletas se presentaron a trabajar, y la máquina que clasifica las boletas se rompió durante 12 horas, a partir de las 2:30 a.m. del día de las elecciones, demorando aún más el recuento de votos.
• Las demoras en los lugares de votación: Miami-Dade verifica a los votantes de forma manual, utilizando registros de papel el día de las elecciones, en lugar de los más rápidos, más precisos (y más caros) registros electrónicos disponibles en los sitios de votación anticipada.
• No haber rediseñado los precintos: aunque el departamento había previsto establecer nuevos precintos, a raíz de la redistribución de distritos legislativos realizada una vez cada 10 años, al final decidió no hacerlo porque el alcalde y varios comisionados temían que la creación de nuevos lugares de votación podría confundir a los votantes. Más de un cuarto de los votantes del condado se habría desplazado hacia nuevos centros de votación, según el informe.

Un grupo asesor que Giménez convocó, propuso ajustes en las leyes electorales estatales en la última semana, incluyendo el permitir que los condados abrieran sitios de votación anticipada en más lugares, la ampliación de la votación anticipada para incluir el domingo antes del día de las elecciones, limitar la extensión de las enmiendas constitucionales y permitir que los condados comenzaran el recuento de los votos ausentes 20 días —en lugar de 15 días— antes de la jornada electoral. Los comisionados del condado adoptaron esas recomendaciones el martes.

El grupo asesor, que tiene previsto volver a reunirse el 7 de enero, dirigirá ahora su atención a los posibles cambios a nivel del condado.

El informe de las elecciones hace una serie de recomendaciones para los departamentos, entre ellas varias que son costosas:

• Abrir más de 20 sitios de votación anticipada para las elecciones presidenciales. Este año, la operación de los sitios costó $20,000 por día.
• Reemplazar la única máquina de clasificación de boletas ausentes con dos máquinas, lo que permite que el departamento disponga de un respaldo. El costo estimado es de $12 millones.
• Comprar registros electrónicos de votantes para usarlos en todos los lugares de votación el día de las elecciones. El costo de 1,040 registros a utilizarse en 520 sitios: $1.6 millones.

El informe no ofrece estimados de otras recomendaciones, incluyendo el software de verificación de firmas que se piensa comprar. Giménez declaró que quiere que su administración dedique algún tiempo a considerar mejoras tecnológicas para garantizar que el nuevo equipo va a funcionar antes de hacer compras que podrían resultar obsoletas en dos o cuatro años.

“No queremos seguir cambiando nuestros procesos después de cada elección presidencial”, afirmó. “Es muy caro, y sólo sirve, fundamentalmente, para llegar hasta la siguiente solución”.

El informe ofrece un desglose precinto por precinto del equipo de votación, señalando que el departamento añadió escáneres de votación a 41 precintos donde se esperaba una participación elevada, según las cifras del último día de votación anticipada. El día de la elección, se prepararon 167 escáneres más para su uso en las urnas.

Pero, lo que ilustra algunos de los retos del departamento, Miami-Dade ha podido comprobar que sólo 66 de los escáneres fueron entregados y puestos a funcionar. “Aunque creemos que los otros 101 escáneres fueron entregados, los formularios de transferencia de custodia utilizados normalmente para validar la entrega, no estaban disponibles”, señaló el informe.

En otra parte del documento, el departamento concluyó que sólo en seis lugares de votación de los 541 hubo electores que emitieron su voto después de la medianoche del día de las elecciones. Uno de ellos estuvo en la ciudad de Miami, y los otros cinco estuvieron en West Kendall y el suroeste de Miami-Dade, que tuvo un auge de población en la década transcurrida desde que el condado rediseñó por última vez los límites de sus precintos.

Los registros del Condado mostraron que 24 urnas fueron cerradas después de la medianoche. Pero en 18 de esos sitios, los votantes ya no estaban votando, amplió el informe. Simplemente, a los trabajadores electorales les tomó más tiempo notificar al departamento de elecciones que habían cerrado.

El último votante, según el informe, votó en Eureka Villas Park, en el suroeste de Miami-Dade, a la 1:18 a.m., más de una hora después que el republicano Mitt Romney había reconocido la victoria del presidente demócrata Barack Obama.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio