Otra nadadora tratará de unir Cuba y la Florida

12/31/2012 3:15 AM

12/31/2012 11:08 PM

Otra nadadora se ha presentado para hacer frente al trayecto hasta ahora imposible de Cuba a la Florida.

La nadadora de distancia australiana Chloe McCardel anunció este fin de semana que planea tratar de nadar desde La Habana a Cayo Hueso en junio del 2013, sin una jaula de protección contra los tiburones.

Si lo hace, McCardel sería la primera persona en nadar las aproximadamente 105 millas sin estar encerrada dentro de una jaula.

“Podemos demostrar que se puede hacer”, dijo McCardel el domingo en una entrevista telefónica. “No es sólo un sueño”.

La mujer de 27 de edad, sigue el camino de varios nadadores que lo han intentado antes, como Diana Nyad, que ha intentado recorrer el enorme trayecto —también sin una jaula contra los tiburones— varias veces, pero aún sin lograr cubrir toda la distancia.

McCardel ya tiene un buen currículum en la natación a distancia. Ha cruzado el Canal Inglés (o de La Mancha) en varias ocasiones, incluyendo dos cruces dobles. Ganó el Maratón de Natación de Manhattan Island en el 2010.

Pero, si vence este reto, sería la primera en hacerlo sin una ayuda significativa.

Durante décadas, el viaje —lleno de olas, tiburones y medusas— ha atraído a los ambiciosos nadadores de distancia. El trayecto tiene una fama tan temible, dijo McCardel, que su madre casi se desmaya cuando escuchó la noticia sobre el nuevo objetivo de su hija.

“Este recorrido en particular es probablemente la natación de más alto nivel en el mundo en este momento”, dijo McCardel.

Nyad intentó el trayecto por primera vez en 1978, con una jaula contra tiburones. Lo intentó dos veces sin jaula contra tiburones en el 2011 y nuevamente en el 2012.

La australiana Susie Maroney nadó con éxito el estrecho de la Florida en 1997, pero utilizó una jaula contra tiburones.

En junio, otra australiana, Penny Palfrey, hizo 79 millas hacia la Florida sin jaula, antes de que las fuertes corrientes la obligaran a abandonar el intento.

Ahora viene McCardel, que llama al proyecto su resolución de Año Nuevo.

El equipo de McCardel dijo que ella iba a hacer el viaje llevando un traje de baño básico y sin ayuda externa, como máscaras o aletas. Tampoco tocará un barco o a otra persona durante su recorrido.

McCardel ha estado hablando con expertos en medusas en Australia, dijo ella, para elaborar tácticas para evitar a las criaturas. Su equipo también planea tener a mano a un conservacionista especializado en tiburones durante el recorrido a nado.

Para prepararse, hay que realizar un gran entrenamiento; la eficiencia, no la velocidad, es la clave en la natación a distancia, dijo McCardel.

También espera utilizar la atención que su recorrido a nado genere, para recaudar fondos para las investigaciones sobre el cáncer.

Su proyecto deportivo ya cuenta con patrocinio privado para cubrir sus costos. McCardel dijo que practicó la natación competitiva cuando era una adolescente, pero que no era lo suficientemente buena para el equipo nacional australiano. Probó otros deportes, como el triatlón, pero con el tiempo se enamoró de los maratones de natación. Siempre hay un nuevo reto, dice, para impulsarse a ir más allá en cada empeño.“No se trata de una competencia entre otra persona y yo”, dijo. “Se trata de extender los límites del maratón de natación”.The Associated Press contribuyó a esta historia.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio