Policía de Miami fue acusado por sus compañeros en una carta

La carta anónimamente escrita provocó una investigación del FBI que llevó a una acusación federal contra Iglesias

01/08/2013 3:34 AM

01/08/2013 12:11 PM

Miembros del equipo de lucha contra las drogas del Departamento de Policía de Miami se pusieron en contra de su jefe, el sargento Raúl Iglesias, acusándolo en una carta no firmada de “robar drogas y dinero mientras ellos las recuperaban de manos de los criminales”.

“En la mayoría de los casos hay una discrepancia en la cantidad de drogas y dinero [que Iglesias] regresó a los agentes para que se informara en el documento de arresto y se devolviera a [el cuarto] de propiedad”, destacó la carta del 13 de abril del 2010, enviada ese mismo mes a la unidad de asuntos internos/corrupción del departamento. “Esto ocurre 2-3 veces durante los cuatro días de trabajo de una semana”.

“Los agentes se quedaron estupefactos en cada una de las ocasiones, pero no tenían otro recurso”, concluyó la carta. “Esto se ha convertido en un trabajo en un ambiente hostil”.

La carta anónimamente escrita provocó una investigación del FBI que llevó a una acusación federal contra Iglesias, de 40 años, quien es juzgado por nueve cargos de conspiración para poseer cocaína, violar los derechos civiles de los sospechosos, obstrucción de la justicia y hacer declaraciones falsas.

Pero Rick Díaz, el abogado defensor de Iglesias, ha minimizado las alegaciones en la carta, que son similares a las acusaciones contra el policía de 18 años de experiencia. Díaz presentó el lunes la carta como prueba, en un esfuerzo por demostrar a los jurados que el caso de los federales está preparado y es vengativo.

Díaz hizo que al ser interrogado en la corte, el detective Suberto Hernández, un miembro de la Unidad de Supresión del Crimen bajo Iglesias, admitiera que había colaborado en la carta, aunque agregó que no fue él quien la escribió. Hernández también testimonió que nunca vio a Iglesias plantar drogas en un sospechoso, o robar narcóticos o dinero de los narcotraficantes.

“No lo vi”, dijo repetidamente Hernández, quien agregó que no sabía quién era el autor de la carta.

Rossicia Allen y Calvin Chalumeau, otros dos detectives en la ex unidad de Iglesias, también testificaron el lunes que ellos sabían sobre la carta enviada a asuntos internos, pero no participaron en su preparación. Ambos también dijeron que nunca vieron a Iglesias plantar drogas en algún sospechoso.

Pero Chalumeau testificó que Iglesias robó una cantidad no especificada de dinero confiscada a un traficante de cocaína-crack en abril del 2010, justo días antes de que la carta se enviara a asuntos internos.

Anteriormente en el juicio, Hernández, el detective, testimonió que no encontró drogas en un hombre que era sospechoso de comprar a principios del 2010 pequeñas piedras de cocaína-crack de un traficante en un estacionamiento en el downtown de Miami.

Hernández y su compañero detective Luis Valdés dijeron a los jurados que Iglesias le había pedido a ambos si tenían alguna “mariguana extra” para plantarla en el sospechoso de comprador después que la búsqueda inicial en el hombre, el 27 de enero del 2010, no encontró drogas.

Iglesias dijo entonces a los detectives que encontró una pequeña bolsa de plástico con residuos de cocaína en el bolsillo trasero de los jeans del sospechoso – aunque ninguno de los detectives vio a Iglesias registrar a éste. El abogado de la defensa, Díaz, disputó las historias de los detectives y sugirió que Iglesias simplemente encontró una prueba que Hernández pasó por alto.

Pero los detectives dijeron que Iglesias llamó a otro detective de la unidad anti pandillas de la policía, Ricardo Martínez, quien llegó al lugar y estrechó manos con Iglesias. Después de reunirse con Martínez, Iglesias mostró la pequeña bolsa de cocaína.

Los fiscales Ricardo Del Toro y Michael Berger dijeron que Martínez – quien fue encontrado culpable de vender auriculares robados de Bluetooth en un caso no relacionado en el 2011 – le dio la bolsa de cocaína a Iglesias. Pero no se espera que los fiscales llamen a Martínez como testigo.

En general, los cargos contra Iglesias provienen de lo que los fiscales federales han descrito como cuatro acusaciones por separado de conducta impropia durante cuatro meses en el 2010, cuando Iglesias supervisó la encubierta Unidad de Supresión del Crimen.

Iglesias – un ex infante de Marina y veterano de la Guerra de Irak – está acusado de plantar en enero del 2010 cocaína en polvo en el sospechoso, robar dinero después del arresto de un traficante de cocaína-crack ese abril, despojar de drogas y dinero a un distribuidor de mariguana ese mayo, y entonces mentir a los investigadores sobre una caja de dinero dejada en un auto abandonado como parte de una carnada del FBI.

Un miembro del equipo de Iglesias, el ex detective Roberto Asanza, ya se declaró culpable de un cargo menor relacionado con las drogas por el supuesto despojo, y podría testificar contra Iglesias posteriormente en el juicio.

Iglesias, quien fue relevado del deber con paga en el 2010, enfrenta hasta 20 años de prisión si es encontrado culpable.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio