Policía investiga extraña desaparición de un niño

01/11/2013 3:38 AM

10/08/2013 10:38 AM

El bebé Dontrell Melvin llevaba desaparecido más de un año y medio, y hasta este mes aparentemente muy pocas personas, si acaso alguna, lo buscaban.

Ni su padre, quien esquiva los encuentros con la policía, ni su madre que creía que el padre le había dicho que el niño vivía con los padres de él.

Tampoco los investigadores a cargo de brindar protección al niño que recibieron hace varios meses una llamada a la línea para reportar abuso, informando preocupaciones acerca del pequeño Dontrell. La llamada se descartó, dijeron fuentes a The Miami Herald, al decir que no era digna de investigarse más.

Pero no era así.

El jueves, menos de 24 horas después de saber que Dontrell estaba desaparecido, la policía de Hallandale Beach hizo una petición pública en busca de ayuda, mientras reconocieron que ellos también tenían muchas preguntas sobre cómo el niño podía haber estado por tanto tiempo sin llamar la atención.

La policía colocó fotos de Dontrell correspondientes a julio del 2011, cuando el niño tenía unos cinco meses y la última vez que alguien lo vio con vida. En estos momentos debería tener casi dos años.

La policía mostró fotos de su padre, Calvin Melvin Jr., de 27 años, quién creen que estaba el jueves en el área. También dijeron que habían hablado con Melvin pero, donde quiera que éste decía que se iba a reunir con ellos, no aparecía.

En estos momentos, el jefe policial Dwayne Flournoy dijo que ellos tratan el caso como el de una persona desaparecida e intentan hablar con el padre del niño.

“Creo que este niño está en peligro”, manifestó Flournoy.

La última vez que alguien vio a Dontrell vivo fue en julio del 2011.

Un día, Melvin salió de su casa de Hallandale Beach con Dontrell, dijo la policía, y regresó sin él.

Cuando la madre de Dontrell preguntó qué había pasado con su hijo, Melvin le dijo que le había entregado el bebé a sus padres en Pompano Beach para que pudiera tener una vida mejor.

La pareja estaba atravesando dificultades financieras, dijo la policía, y la madre le creyó.

La vida de la pareja continuó — incluso tuvieron otro hijo — pero nadie vio más al pequeño Dontrell.

Una familia que conocía a Melvin, dijo que cuando ellos lo veían por la calle le preguntaban cómo estaba Dontrell. La respuesta de Melvin era, según dijeron: “Oh, él está bien”.

Pasaron meses. La madre creía lo que Melvin le decía. Nadie llamó a la policía con respecto a Dontrell.

“No acabamos de entender eso tampoco”, dijo el mayor Thomas Honan.

En octubre del 2012, la policía de Hallandale Beach llamó a la línea directa de abuso, pasándoles un informe de que una madre estaba teniendo problemas de custodia con el padre del niño porque éste no permitía que lo viera.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio