La polémica del reguetón en Cuba llega a la educación primaria

01/11/2013 10:59 AM

10/12/2013 8:23 AM

La polémica en Cuba sobre la difusión de música con contenidos vulgares en géneros como el reguetón llegó incluso a la escuela primaria, tras una denuncia en la prensa a la que el Ministerio de Educación respondió con medidas disciplinarias y una llamada a elevar el “control”.

El Ministerio de Educación de Cuba (Mined) advirtió hoy en el diario oficial Granma que en sus centros primarios “solo se debe escuchar música infantil e himnos y marchas patrióticas”, en respuesta a la carta de un lector que el periódico publicó en diciembre para denunciar la difusión de un reguetón “vulgar” en una escuela de La Habana.

En concreto, esa misiva criticaba que durante el recreo en una escuela primaria del barrio de Centro Habana se difundió un reguetón con alusiones sexuales y una maestra lideraba a un grupo de niños “gritando e imitando el baile”.

La Dirección de Educación Primaria explicó hoy que funcionarios de ese departamento y otras instancias del sector investigaron lo ocurrido en esa escuela y “se aplicarán medidas disciplinarias a la directora del centro y los docentes implicados en estos hechos”.

Según precisaron, se comprobó que en el horario de descanso con los alumnos se puso en el equipo de audio de la escuela una grabación de música infantil que incluía la canción de reguetón “Kimba pa'que suene” (kimbar es un verbo que en argot cubano se identifica con el acto sexual).

Esa canción “fue escuchada y bailada por tres jóvenes docentes” y algunos de sus estudiantes.

“Lo ocurrido en este centro obliga a elevar el rigor en el control y la exigencia en el cumplimiento de los programas y actividades culturales establecidas así como el uso de los medios y equipos que se entregan a los centros”, apuntó el Mined.

Este caso se suma al debate público que tiene lugar en la isla desde hace varios meses sobre la difusión de música con letras consideradas vulgares y ofensivas, en particular las del género del reguetón.

La discusión ha llegado incluso a las sesiones del Parlamento, donde en diciembre pasado el Instituto Nacional de la Radio y la Televisión anunció que esos contenidos no se emitirán en la programación nacional.

Funcionarios del área cultural y miembros de la Unión de Escritores y Artistas se han sumado a las criticas por la promoción y difusión de “entregas pseudoartísticas” y “expresiones vulgares, banales y mediocres” consideradas más “notorias” en el caso del reguetón.

Por su parte, el Ministerio de Cultura ha señalado que se trabaja desde hace meses en crear una norma jurídica para preservar “la promoción del buen gusto” que deberá ser acatada por las instituciones estatales.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio