Carromero sale de la cárcel en España tras obtener la semilibertad

01/12/2013 5:00 AM

10/12/2013 8:22 AM

El joven político conservador español Angel Carromero, que cumple en España la condena a cuatro años de prisión dictada en Cuba por la muerte accidental del disidente Oswaldo Payá, salió este viernes de la cárcel tras obtener el régimen de semilibertad.

“Ya ha salido”, declaró una portavoz de Instituciones Penitenciarias, tras confirmar que este organismo concedió el “tercer grado” o régimen carcelario abierto a Carromero, dirigente del movimiento juvenil del Partido Popular (PP, derecha) del presidente del gobierno español Mariano Rajoy.

“Esta noche duerme en su casa, los presos en tercer grado pueden dormir en casa el fin de semana y el fin de semana empieza ya”, agregó.

Según periodistas a la puerta de la prisión de Segovia (centro), donde Carromero estaba interno desde su repatriación el 29 de diciembre, éste se marchó acompañado de dos amigos que fueron a buscarlo en un Alfa Romeo rojo.

El joven político, de 26 años, aparentemente tranquilo, no quiso hacer declaraciones a la prensa, a la que solo dedicó un “gracias por la atención”.

A partir del lunes, Carromero “se tiene que presentar en un centro de inserción social que son los que gestionan el régimen abierto”, precisó la portavoz de Instituciones Penitenciarias.

Tras pasar los trámites, podrá acudir a su trabajo en el ayuntamiento de Madrid, quien decidió devolverle su puesto de asesor, agregó.

La portavoz penitenciaria no pudo sin embargo confirmar si el joven político deberá pernoctar en prisión de lunes a viernes o si se le pondrá una pulsera telemática que le permitiría dormir toda la semana en su domicilio.

Vicesecretario de Nuevas Generaciones del PP en Madrid, Carromero regresó a España desde La Habana gracias un acuerdo entre España y Cuba para su repatriación.

Juzgado en la localidad de Bayamo, había sido condenado el 15 de octubre a cuatro años de cárcel por homicidio imprudente a raíz de un accidente de tráfico.

Este ocurrió el 22 de julio cuando Carromero conducía un automóvil de alquiler en compañía de dos opositores cubanos, Payá y Harold Cepero, y de un activista sueco, Jens Aron Modig, de 27 años, a unos 700 kilómetros de La Habana.

De camino hacia Santiago de Cuba, el automóvil se estrelló contra un árbol en las afueras de Bayamo, causando la muerte a Payá, de 60 años, y Cepero, de 31, y heridas a Modig.

Desde un principio, la familia de Payá exculpó a Carromero de toda responsabilidad en la muerte del líder disidente y sigue exigiendo “una investigación independiente a la del gobierno” cubano sobre el accidente.

Carromero “puede aclarar muchas cosas”, afirmó en diciembre la viuda de Payá, Ofelia Acevedo. “Ojalá pueda arrojar la verdadera información de lo que sucedió y pueda decirlo”, agregó tras conocer que sería repatriado a su país, tras pasar más de cinco meses en prisión en Cuba.

Según uno de sus compañeros del PP, Pablo Casado, que visitó a Carromero en la cárcel de Segovia, este “está traumatizado por los seis meses que ha estado en Cuba”. Su “régimen carcelario era acorde con lo que es una tiranía estalinista”, aseguró la semana pasada en declaraciones a la emisora de radio Onda Cero.

Esperanza Aguirre, presidenta del PP en Madrid y figura emblemática del partido, había considerado por su parte que “Ángel Carromero no es un delincuente según la ley española”. Otra cosa es que hayamos tenido que aceptar una sentencia para que haya podido venir a España“, dijo a los periodistas ante la prisión segoviana el día de su repatriación.

En una entrevista publicada en diciembre por el diario conservador ABC, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo afirmó que su gobierno estudiaría la posibilidad de indultar a Carromero una vez que estuviese en España.

García-Margallo aseguró asimismo que Madrid no cedió ”absolutamente nada“ a las autoridades cubanas a cambio de la repatriación del líder de Nuevas Generaciones.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio