Gheonie Florival tiene retraso en su desarrollo físico y quiere un ‘scooter’

Nació dos meses prematura y sólo pesó tres libras y 12 onzas

01/14/2013 3:05 AM

01/14/2013 4:58 AM

Gheonie Florival es la niña típica de 6 años.

Se ríe de casi todo, le gusta vestirse y usar espejuelos para el sol. En su clase de kindergarten en la Primaria Oak Grove, saca buenas notas y dice que tiene una mejor amiga llamada Phoebe que la ayuda con su tarea cuando “no la entiende”.

Pero después que la escuela termina los martes y jueves, la vida de Gheonie es diferente a la de otros niños de 6 años. Ella tiene que ir a terapia física, terapia del lenguaje y terapia ocupacional para mejorar su forma de caminar, vocabulario y balance.

Gheonie nació dos meses prematura y sólo pesó tres libras y 12 onzas. Mientras comenzaba a andar, se le diagnosticó como una persona que camina de puntillas; los médicos dicen que ella está retrasada en su desarrollo, física, no mentalmente.

“Estuvo en una escayola durante seis semanas y los médicos pensaban en operarla, pero no quería que pasara por todo eso”, dijo Kadeisha Walker, la madre de Gheonie. “Ella fue un bebé milagroso”.

Actualmente, su caminar en puntillas apenas se nota y Gheonie puede caminar y correr con el resto de sus compañeros de clase, excepto que algunas veces tropieza. Si ella tuviera un deseo, éste sería un scooter.

“Realmente, realmente quiero una scooter”, dijo Gheonie. “La he querido desde el año pasado y mi mami me la prometió este año”.

Walker, una madre soltera de 33 años de edad, quería rendirse en un momento dado. Estaba frustrada y no sabía como manejar la situación de su hija más joven. Pero su madre, Melita Walker, la mantuvo funcionando.

“Soy yo sola, y tengo que ser la mamá y el papá”, dijo Walker. “Quería rendirme, pero mi mamá me recordó que Dios no te da más de lo que puedes manejar, así que tienes que tomártelo de día en día. Ahora, disfruto cada momento de ello”.

Su apartamento de dos habitaciones en North Miami es pequeño y no hay mucha privacidad. En la sala de estar, hay sillas de patio en vez de sofás y un árbol artificial blanco de Navidad tiene dos regalos envueltos. Cuando llueve, el techo gotea y la luz se va con frecuencia.

Gheonie y sus dos hermanas mayores, Giselle Florival, de 8 años, y Grabrielle Walker, de 11, comparten un dormitorio con su mamá. Gabrielle tiene una litera y Gheonie duerme con su mamá en una cama separada. Su abuela tiene su propia habitación.

“Su litrera se está deshaciendo así que realmente nos vendría bien una nueva”, dijo Walker.

Aunque el apartamento es viejo, es relativamente nuevo para la familia, que se mudó a él hace siete meses después que su antiguo departamento se infectó con cucarachas y ratas, y era demasiado caro para Walker.

“Sé por qué nos mudamos”, dijo Giselle. “Estaba lleno de cucarachas. Era sucio”.

Walker recibió recientemente su permiso de residencia permanente y solicitó empleo en Winn Dixie, Walmart, Taco Bell y Publix. Mientras espera que alguien la contacte, ella paga la renta y compra los víveres con los cheques mensuales de $710 por incapacidad y la pensión alimenticia que recibe del padre de Giselle y Gheonie.

El viene a visitarlas en el apartamento cuando puede. El padre de Gabrielle no está cerca. El vive en Inglaterra.

“A veces te enloquece tener que desempeñar los dos papeles, pero ahora ya estoy acostumbrada”, dijo Walker. “No es fácil a veces para ellas, porque les gustaría tener a su papá en sus vidas, pero yo les digo que su papá las quiere, pero no puede estar aquí. Soy mami. Soy papi. Ellas pueden venir a verme para cualquier cosa”.

Todo lo que Walker desea es ser capaz de estar con su familia, incluyendo a su hermana y sus sobrinos que viven en Hallandale. El resto de la familia aún vive en Jamaica. Ella planea tener algún día su propia casa, un auto, un trabajo y el suficiente dinero para salir en viajes de fin de semana con las niñas.

“Mientras mis niñas estén felices, yo estoy bien”, dijo Walker.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio