Tropas franceses y malienses se dirigen hacia Tombuctú

01/27/2013 9:21 AM

01/27/2013 1:41 PM

Soldados de Francia y Malí avanzaban este domingo hacia Tombuctú (norte) y la aviación francesa bombardeó posiciones islamistas en su feudo de Kidal, a 1,500 km al noreste de Bamako, después de la toma de Gao, la ciudad más importante del norte de Malí, reconquistada el sábado durante una ofensiva relámpago.

Soldados franceses y malienses avanzaban paralelamente por vía terrestre hacia Tombuctú, ciudad mítica del islam en África, a 900 km al noreste de Bamako.

Las “tropas francesas y malienses” llegarán “pronto cerca de Tombuctú”, aseguró el sábado el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault.

Esta perspectiva agrada a los refugiados de la ciudad contactados el sábado en Mopti (centro), algunos de los cuales mostraron sus deseos de venganza hacia los islamistas, que destruyeron mausoleos de santos musulmanes e impusieron una concepción rigurosa de la sharia (ley islámica).

“Nos azotaban cuando fumábamos, cuando escuchábamos música. Les haremos pagar lo que nos hicieron. También les azotaremos”, prometió Amadou, un joven estudiante.

La aviación francesa bombardeó posiciones islamistas en Kidal y diversas fuentes informaron de que desde hace varios días los combatientes islamistas se replegaron hacia las montañas de la región de Kidal, en el extremo noreste del país.

“Los bombardeos alcanzaron la casa de Iyad Ag Ghaly en Kidal y un campo militar”, dijo una fuente de seguridad, algo que también confirmaron los habitantes del lugar.

Según una fuente de seguridad maliense, los principales responsables de los grupos islamistas armados, Iyad Ag Ghaly, líder de Ansar Dine (Defensores del Islam) y el argelino Abou Zeid, uno de los emires de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI) se refugiaron en las montañas de Kidal.

El bastión islamista de Gao, a 1,200 km al nordeste de Bamako, cayó el sábado durante una operación del ejército francés en la que miembros de las fuerzas especiales con apoyo aéreo tomaron el control del aeropuerto y un puente estratégico.

A continuación, soldados africanos procedentes de Níger llegaron en avión hasta Gao, protagonizando la entrada de las fuerzas africanas en el escenario de operaciones maliense.

“La toma de control de Gao, que cuenta con entre 50,000 y 60,000 habitantes, por los soldados malienses, chadianos y nigerinos está en marcha”, indicó este domingo el coronel Thierry Burkhard, un portavoz del ejército francés.

Más de 6,000 soldados de África Occidental y chadianos tomarán el relevo en Malí del ejército francés, pero únicamente llegan con cuentagotas y su despliegue se ralentiza por serios problemas de financiación y de logística. Tan solo 2,000 de estos soldados están actualmente estacionados en Malí y en Níger.

Los primeros testimonios informaban de la alegría de la población, pero también de actos de pillaje. Las comunicaciones telefónicas con Gao, tanto fijas como móviles, están cortadas y los observadores internacionales no pueden acceder a la zona.

El sábado el ejército francés afirmó que no había combates en Gao, pero sí “operaciones de acoso”, con francotiradores.

Gao era un bastión de los islamistas del Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental (MUYAO), que cometieron numerosos abusos, entre ellos amputaciones a personas acusadas de robo.

Por su parte, el jefe de Estado beninés y presidente saliente de la Unión Africana (UA), Thomas Boni Yayi, lamentó ante sus homólogos reunidos en una cumbre la lentitud de la organización a la hora de reaccionar para “defender” Malí y “celebró” la intervención francesa.

Para un habitante de Mopti, Francia, que el 11 de enero comenzó, junto a lo que quedaba del ejército maliense, una ofensiva contra los islamistas armados para impedir su avance hacia el sur y Bamako y luego reconquistar el norte de Malí, paga una “deuda” contraída por la expotencia colonial con Malí.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio